Revista viernes


Juanes revela su “Origen”

Se trata de un trabajo especial, un álbum que recoge la memoria musical de Juanes y encumbra temas que son de conocimiento general.

HEIDI LLANES

27 de mayo de 2021 09:04 PM

Hace un par de décadas el rock en Colombia tuvo un giro, Juan Esteban Aristizábal se lanzaba al mundo como solista y empezaba un recorrido de éxitos con sello propio, a partir de ahí, esas letras y melodías con una fusión especial, empezaron a marcar a una generación.

A este proceso le antecedió su paso por la banda Ekhymosis, en una adolescencia cargada de muchas influencias musicales y de las cuales pudo extraer esa esencia que lo caracteriza y es el distintivo de un músico auténtico. Ese es Juanes.

Con la madurez musical que ostenta, el cantautor antioqueño está de regreso con su décimo álbum de estudio, donde además se incluye un trabajo visual en Amazon Prime Video, que no es más que un recorrido por su memoria y un tributo a sus influencias.

Juanes presenta “Origen”, un álbum especial que se conoció con una pieza promocional única, donde la creatividad se fundió entre las notas musicales de “El amor después del amor”, el clásico de Fito Páez en una interpretación magistral.

Como bien lo ha afirmado el paisa, quería regresar a sus raíces más firmes, al origen de su inspiración, y eso lo deja claro en ese documental que acompaña a estas canciones. En el trabajo visual se aprecian imágenes de Juanes en su niñez, adolescencia y lo mejor, en familia, donde la carga musical es más alta.

La reinvención del sonido

Los temas que componen este álbum son muy especiales para Juanes, como lo pueden ser para la mayoría de su generación. Hacen parte de décadas muy prolíficas en música como los fueron los 70, 80 y 90, aunque también se permite ir más atrás, como cuando interpreta “Volver” de Carlos Gardel, sencillamente porque esa música le resulta tan familiar como su natal Medellín.

Bien merece la pena ver el documental y adentrarse en el disco para comprender el por qué de la selección. Cada tema tiene una historia que lo une a su pasado, y así cuando suena “Nuestro juramento” de Julio Jaramillo, es inevitable trasladarse a Carolina del Príncipe, ese pueblo que acogía a los Aristizábal en las vacaciones y sus mejores momentos en familia.

Juanes interpreta también “Rebelión”, el clásico de Joe Arroyo, y afirma que todo lo que representa ese sonido africano, combinado con salsa lo cautivó, aunque paradójicamente es la versión más rockera del disco. La explicación a esto se basa en que las guitarras del rock se conectan mucho con las figuras de los vientos del cartagenero y por eso quería hacer esa conversión, además que demuestra lo buena que es la canción que admite cambios.

“Dancing in the dark” de Bruce Springsteen, también hace lo propio en la memoria del paisa, se remonta a los inicios de su adolescencia cuando el novio de su hermana lo acercó a la música americana. La versión actual, traducida, es más íntima.

En el Medellín de los 80, Kraken marcó con tinta indeleble y Juanes era uno de sus más fieles fanáticos, al punto que el primer sencillo que compró con su dinero fue “Todo hombre es una historia”, por tanto no podía faltar en este tributo por partida doble, porque se trató también de un homenaje a Elkin Ramírez.

Por su parte “La bilirrubina” de Juan Luis Guerra, le lleva a las fiestas de los 90 y “Nos dieron las diez” de Joaquín Sabina, lo estrena con violines, una combinación maravillosa que pocos habrían esperado de Juanes, y que contó con el beneplácito del español.

A este disco que se trabajó de la mano del también ganador de múltiples premios Grammy Sebastián Krys, se sumaron “No tengo dinero” de Juan Gabriel, “Could you be loved” de Bob Marley, “Sin medir distancias” de Diomedes Díaz y “De oro” de La Familia André.

Más cerca de Juanes

Al hablar con Juanes se evidencia la satisfacción del deber cumplido, y los deseos de entregar al mundo este álbum que no se limitó a reversionar canciones, si no a cumplir con la misión de mostrar el interior de un artista a través de sus vivencias musicales y el profundo respeto que representa para él interpretarlas.

¿Cómo decides reversionar temas que forman parte de la ‘banda sonora’ de muchos, siendo tan arriesgado?

El riesgo es algo que me ha gustado tomar en el camino de la música, y también la libertad. Amo esas canciones que están en este álbum, son muy importantes para mí, me influyeron de muchas formas, pero a pesar de ser diversas entre sí, otra forma de encontrar esa línea común esa parte colombiana representada en la percusión y la caribeña que ha sido influyente en elementos del rock, como la guitarra eléctrica que es lo que me gusta.

Meterme con temas tan icónicos me generaba angustia, pero al tiempo ganas y libertad de presentar un homenaje sincero y honesto para estas grandes canciones.

Se trata de distintos géneros, ¿cómo logras ‘rockerizarlos’?

El rock ha sido un elemento muy importante para mí desde los trece años, pese a que he ido por diferentes géneros musicales. Siento que es mi alma además de la música popular, porque me gusta el vallenato, la salsa, la champeta, cumbia, pero la guitarra también es una parte muy importante y ese ejercicio de haber encontrado las canciones que iba a grabar y después llegar a la producción y el sonido, poniéndome ese vestido de otro autor y otro artista a mi medida, fue muy especial.

Hace rato quería hacer un álbum de canciones que no fueran necesariamente mías y eso me permitió encontrar muchas respuestas y refrescar de alguna manera esa esencia que por alguna razón en el camino siempre se olvida.

¿Cómo se hizo el filtro para escoger esas canciones?

Esa parte fue muy difícil porque yo hice un playlist de canciones hace dos años, me la pasaba escuchándolas y Cecilia y mis hijos me decían “por favor ya para con esa música”. Los tenía a punta de Julio Jaramillo, Gardel, Los Panchos, lo que escuchaba en mi casa y de ahí escogimos las que se diferenciaran más en temática y ritmos y que realmente tuvieran un impacto emocional en mi memoria. A partir de ahí elegimos la infancia, adolescencia y la época más adulta.

¿Cómo te sueñas cantando esto en vivo?

Ahora más que nunca lo sueño. Parte de la idea de este álbum era pensada en llevarlo a las giras, porque estas canciones en vivo con la banda, suenan brutales, entonces sueño ese momento con ansias y creo que a fin de año en Estados Unidos podremos hacer de 10 a 15 shows y el otro año dependiendo de la evolución en otros países llegar también.

¿Puede venir una segunda parte de “Origen” con lo que quedó pendiente?

No necesariamente, ahora no pienso en eso. Este álbum lo terminé en marzo del año pasado y de inmediato se cerró el mundo. Desde entonces estoy componiendo música nueva y tengo para dos álbumes y me tocará escoger.