La bondad se educa (I)

25 de abril de 2019 04:39 PM
La bondad se educa (I)
Aunque se está educando a niños diferentes, hay conceptos que no tienen cambio con el correr de los años. //FOTO RF123

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Educar no es tarea fácil. A los padres siempre les asalta la duda de estarlo haciendo bien y si lo están haciendo de manera correcta. Definitivamente no hay un manual de funciones.

Aunque no sea la receta infalible escuchemos lo que tienen que decir los especialistas sobre esta cuestión sobre todo si tenemos el panorama de una sociedad donde abundan “supuestos” adultos comportándose como chiquillos malcriados, egoístas y tremendamente individualistas.

Lo permanente

Indudablemente los tiempos han cambiado, antes los niños jugaban al aire libre hasta el cansancio, se compartía más en la mesa como familia... Actualmente se juega con las computadoras, tablets y la mayor parte del tiempo libre pasan en el internet. ¿Qué es mejor? Lo mejor es lo que tenemos entre manos: Es una realidad que estamos educando niños diferentes. Sin embargo y aquí radica la clave: “hay elementos básicos que no deben faltar en la crianza”: Son inherentes al ser humano, ayer, hoy y siempre.

¿Qué es educar?

“Educar a la persona es cultivar con igual dedicación y esmero todas y cada una de sus partes constitutivas a saber: la parte física (cuerpo), la parte afectiva (sentimientos), la voluntad, la inteligencia o razón, la sociabilidad... Alvaro Sierra., La Aventura de Educar.

"Educar la mente sin educar el corazón no es educar". Ya lo había dicho en el 300 a.C. el filósofo griego Aristóteles. Pero... ¿será posible enseñar a ser buenos?

¿Qué dicen los expertos?

Según un estudio denominado Making Caring Common, Hacer Común Cuidar del Otro, dirigido por Rick Weissbourd, psicólogo infantil de la Universidad de Harvard, sólo uno de cada cinco niños cree que a sus padres les preocupa que sean buenas personas por encima de los resultados académicos o de su propia felicidad personal. Dijeron estos niños que a sus padres les preocupaba más que lograran sus propias metas y su “felicidad” antes de desarrollar solidaridad con el prójimo. “Lograr sus metas y que hagan un montón de dinero y sólo entonces que se preocupen por ayudar al resto, como si se pudiera ahí prender el “switch” de los valores. Y esa manera de comprender el desarrollo de los valores no tiene sentido, se tienen que cultivar en los niños día tras día,” ha dicho Wessbourd.

La psicóloga Maritchu Seitún, autora del libro Criar hijos confiados, motivados y seguros, nos dice: "la gente no nace buena o mala. Un bebé es como un vaso vacío y dependiendo de con qué lo llenen en su crianza (sobre todo su mamá y su papá, en los primeros dos años de vida) se determinará cómo será más adelante con el resto del mundo. Hay que entender que el ser humano es complejo y que en nosotros conviven tanto la maldad como la bondad. Por eso, la familia tiene la gran tarea de hacer crecer más una que la otra".

La bondad como asignatura

En el último tiempo, así como es obligatorio estudiar matemáticas, ciencias sociales o literatura, en algunos de los colegios preescolares más modernos de Estados Unidos ya incorporaron una nueva asignatura académica. Se trata del Programa para la Bondad, desarrollado por el Centro para las Mentes Saludables de la Universidad de Wisconsin. Madison, el cual intenta cultivar valores y emociones a través de juegos sensoriales, metáforas, canciones y actividades lúdicas. "Los chicos de entre cuatro y siete años están en un periodo crucial del desarrollo, ya que es cuando el cerebro se reorganiza y se muestra especialmente receptivo a nueva información (como los idiomas extranjeros), así como a los hábitos psicológicos perdurables", explica el fundador de este método, el psicólogo egresado de la Universidad de Harvard Richard Davidson. El considera que la base de un cerebro sano es la bondad.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS