La deleitable sugerencia de Natalia Vidales

09 de agosto de 2019 12:48 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con las dos primeras décadas de este siglo llegaron cambios inimaginables, el acercamiento virtual entre las personas es una realidad aprovechable desde cualquier punto y los más acérrimos partidarios de este tipo de comunicación, son precisamente la generación que representa este tiempo, los millennials.

En ese marco encaja perfectamente la cartagenera Natalia Vidales, una joven que bien puede dedicar todo su potencial al modelaje, como ha hecho por muchos años, cuando sin consagrarse plenamente, ha servido de imagen en muchas marcas y servicios; también pudo ejercer la psicología, profesión que cursó y que decidió dejar allí más como satisfacción personal.

Lo anterior le genera satisfacciones, como la mayoría de los millennials no se atan a algo específico, se decantan por aquello que les produce total satisfacción y es en este espacio donde ella encuentra esa plenitud personal y profesional que le ha llevado a escoger un camino grato, llamativo y ante todo, placentero.

Influenciar y disfrutar

En el segmento de las redes sociales y su constante proximidad con sus pares, Natalia, como otros millennials encontró lo que quiere hacer para ser productiva, al tiempo que lo disfruta. En su caso, la moda pudo ocupar ese espacio, sin embargo, lo suyo está en el paladar, ese que ha depurado con los años y que le lleva a experimentar sensaciones fáciles de transmitir a través de una secuencia de fotografías.

Para algunos puede parecer un tema superfluo, para Natalia es diverso si se tiene en cuenta que la oferta gastronómica es tan grande y comer es algo que generalmente gusta a todos, de otra parte, la cocina es pieza fundamental en la cultura de los pueblos y hasta comiendo se aprende.

Entre sesiones fotográficas y una lucha adolescente por controlar su apetito y de paso su peso, Natalia acudió a cuanta recomendación recibía, pero nada era más fuerte que su pasión por la comida, y esto lo aprueba con la sensación de que es uno de los mayores disfrutes que se pueden tener en la vida.

En ese proceso, llegó para su información, que hacerle una fotografía a cada plato que degustara era perfecto para luego comparar y ser consciente de cuánto había comido, así lo hizo, pero no logró la tarea impuesta, paradójicamente se convirtió en una práctica divertida que le llevó a tener cientos de imágenes bien logradas que lejos de alejarla, le llevaron a apreciar cada receta de la mejor manera.

El álbum de comidas que empezó a gestarse hace siete años, recibió los mejores comentarios de sus seguidores en redes sociales, pero tras su estancia en Bogotá mientras estudiaba, todo quedó a un lado hasta su regreso a Cartagena y la llegada de la red Instagram, donde empezó tímidamente y sin premeditarlo a convertirse en una influenciadora gastronómica.

En principio sólo subía fotos con una nota referente al sitio visitado, sin embargo su pasión por el buen comer la llevó a pensar en un aprovechamiento de ese material y hasta convertirlo en un trabajo con formalidad e ingresos, algo muy común por estos días y de lo cual se lucran celebridades y personas que encontraron en ese nicho la mejor manera de sugerir productos y servicios a un mundo ávido de nuevas experiencias.

Cuando las imágenes empiezan a tener otro contexto, Natalia decide ir más allá y los cursos de fotografía no se hacen esperar, pues en medio de la evolución tecnológica, la cámara profesional hace parte del equipo al momento de ir a un restaurante, también aprendió que el mejor momento para realizar su trabajo es en horas del día para un mejor aprovechamiento de la luz y en buena medida porque no es capaz de comer fuerte en la noche.

Se especializó en ser la productora de sus imágenes, toda vez que ya no es sólo hacerlas, también trabaja en la edición de las mismas y el texto que le acompaña es parte importante de ese contenido que sus más de 7 mil seguidores esperan en su cuenta de Instagram @chewingismycardio.

Natalia Vidales afirma que no es muy seguidora de la palabra “influencer”, pero de la misma manera sabe que si está haciendo ese papel de influir en quienes la siguen, de esta manera indica que se ha generado en ella un compromiso, pues esas personas creen en su criterio y siguen esos lugares que frecuenta y recomienda.

La respuesta ha sido satisfactoria para ella, los potenciales comensales y los negocios gastronómicos, se lo hacen saber por medio de los mensajes y en referencia a las ventas, se han dado casos donde llegan en masa a consumir el plato recomendado.

Con todo lo anterior, Natalia Vidales sabe que el poder de las redes sociales para construir es un elemento de progreso y en su caso lo está aprovechando, decidió tomarlo como su mejor forma de trabajo y hasta ahora todo marcha como se lo propuso.

Comida Vs. buena figura

Al contemplar las fotografías, cada plato que se expone es tan apetitoso como el anterior, allí no hay lugar a discriminación, por eso es la consentida de muchos restaurantes que han llegado a tomar sus sugerencias, pues nadie mejor que alguien que ama la comida para dar un veredicto.

Natalia es consciente de que el gusto en la comida es muy subjetivo y sabe que mucho de lo que ella recomienda va a tener seguidores, por tanto se abstiene de hacer comentarios negativos cuando en realidad el plato no cumple sus expectativas.

Afirma que le gusta casi todo, aunque su plato favorito es el sushi y en su página se encuentran desde los chicharrones que se hicieron famosos en el vecino municipio de Turbaco, hasta los platos más representativos de la carta en el restaurante dirigido por un chef estrella Michelín.

La llamada comida chatarra tiene su encanto en el paladar de Natalia, indica que es feliz comiendo una ensalada muy balanceada tanto como un chuzo en un puesto callejero, y si bien todo plato en ella tiene acogida, no sucumbe con el mismo gusto ante las recetas árabes, pero igual las disfruta, pero no le antojan con la misma intensidad.

Al tener en cuenta que a diario va a degustar delicias en muchos restaurantes, surge la gran pregunta, ¿cómo hace para mantener el peso adecuado?. La respuesta está en la antítesis de este disfrute, pues con gran seriedad afirma que el ejercicio no es su mejor amigo, pero ante el deseo de seguir deleitándose con esto que ha escogido como trabajo, el gimnasio se convirtió en su mejor aliado.

Cada mañana, pese a que aún le resulta duro, se levanta y va a cumplir con su rutina de ejercicios, algo que le debe en buena medida a su hermano Augusto Vidales @avidalesfitness, quien le diseñó todo el plan y representa su constante motivación en casa.

El trabajo de Natalia Vidales está en constante evolución, lo desarrolla cómodamente en Cartagena y hasta en Bogotá tiene sus propuestas, sin embargo se identifica con el experto Tulio Zuloaga y no descarta que un día no muy lejano, pueda recibir invitaciones de restaurantes alrededor del mundo para difundir sus cocinas.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS