La experiencia al servicio de la salud

12 de septiembre de 2019 08:35 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con una amplia trayectoria en el sector salud y especializado en Dermatología, Gonzalo Marrugo Guardo, creó una marca de calidad que se traduce en bienestar para sus pacientes. Ahora, con la experiencia a cuestas, trabaja en unión con su hijo Gonzalo Marrugo Lara, quien ostenta la misma especialidad para resolver casos que también se amparan en la tecnología de punta.

Gonzalo Marrugo MD Dermatólogos Asociados, representa el profesionalismo que inspira confianza en la atención y el resultado. Desde la apreciada salud, hasta la valorada belleza, encuentran a satisfacción una mano amiga en estos médicos.

Con gran sentido del humor, Gonzalo Marrugo Guardo se traslada en el tiempo y se sitúa en su proceso de formación como médico, antecedido por su padre, el doctor Rubén Marrugo Ramírez, quien fue el precursor de la campaña contra la lepra en esta región y el primer director del Leprosario de Caño del Loro, también quien le motivó a tomar la especialidad.

Es de aclarar, que para entonces la Dermatología era la “cenicienta” de la medicina, pocos le apostaban y el impulso que tomó el naciente médico mientras cursaba cuarto año de su carrera en la Universidad de Cartagena, se fortaleció con el apoyo de su padre al regalarle el primer atlas del Hospital Saint Louis de París.

Actualmente conserva ese libro, un tesoro que lo llevó al convencimiento pleno de que la dermatología era su siguiente paso, pues en el mismo, con ilustraciones pintadas y referencias en cera de los casos que se presentan en el día a día de un dermatólogo, creó la pericia para determinar padecimientos de la piel. Gonzalo Marrugo afirma que un dermatólogo debe visitar al menos una vez en su vida ese lugar.

Reconoce que cuando tomó la determinación, otras especialidades de la medicina primaban en importancia. La dermatología para entonces se enfocaba en la lepra y las enfermedades de la piel no encontraban avances, tanto que se llegó a mirar con desdén y afirmar que a estos especialistas no se les moría el paciente, pero tampoco lo curaban.

Han pasado casi 35 años de ejercicio en la especialidad que cursó en la Universidad Autónoma de México y el Centro Dermatológico Pascua, donde sus conocimientos previos se fortalecieron, al punto que tiempo después en un Congreso Iberoamericano, concursó al “mejor ojo clínico”, obteniendo el primer puesto, gracias a los diagnósticos que pudo aprender en el atlas obsequiado por su padre.

El legado familiar

Gonzalo Marrugo afirma que nunca influyó en la decisión de sus hijos Gonzalo Jr. y Jacqueline, ambos médicos dermatólogos. A esta aseveración se suma su hijo, quien indica que esa afinidad se desarrolló en medio de la vida familiar, y en su caso, siempre se sintió preparado para cursar la carrera, que al igual que su hermana, desarrolló en la Pontificia Universidad Javeriana.

En cuanto a la dermatología, Gonzalo Jr. se dirigió a la Pontificia Universidad Católica en Río de Janeiro para cursarla, mientras que su hermana lo hizo en México y Estados Unidos, donde reside actualmente.

Con este nuevo panorama familiar que involucra lo profesional, más la unión de conocimientos y experiencia, padre e hijo ajustaron el proceso médico para trabajar de manera mancomunada, ofreciendo a sus pacientes la evolución de la dermatología, con la adquisición de novedosos equipos y la permanente preparación.

De esta manera y con una perspectiva más amplia en el ejercicio de la especialidad que para hoy tiene gran relevancia en el marco médico, pues la dermatología actual cura, llegaron medicamentos y procedimientos que se sumaron a necesidades crecientes como el deseo que “detener el tiempo” en la piel, y allí también están ellos.

Tratamientos con éxito

El manejo de los novedosos medicamentos de forma óptima, es la bandera de estos profesionales. La parte médica, la clínica, la estética, con todos sus avances y el manejo de fórmulas magistrales; así como el uso del láser, son el día a día en su consulta.

Los doctores Marrugo también intervienen en la parte quirúrgica, teniendo como base los progresos en tratamientos para el cáncer de piel. Gonzalo Marrugo Guardo ostenta una vasta experiencia de 35 años en el manejo de Criocirugía para esta afección, la cual considera la primera opción en el tratamiento de cánceres que no sean melanoma.

Definir esa fina línea que divide todas subespecialidades de la Dermatología no es terreno fácil en ciudades pequeñas como Cartagena, indica Gonzalo Jr. Esto los ha llevado a una preparación integral, y advierte que toca estar listos para cualquier caso que llegue y brindar seguridad al paciente.

Los materiales de relleno y la toxina botulínica son materia de consulta diaria, aunque con algo de resistencia por los resultados poco alentadores que inescrupulosos han presentado con sustancias diferentes, ese ha sido otro reto para ellos, toda vez que deben crear confianza y mostrar efectos positivos.

En este sentido el trabajo de Gonzalo Marrugo Jr. se ha extendido a Bogotá, hasta donde viaja una vez a la semana a cumplir compromisos con pacientes que le tiene toda la confianza en la aplicación de estos procedimientos.

Confiesa que el manejo de la parte estética es lo que más le seduce, sin dejar de lado su fortaleza en el uso de la Dermatoscopia, técnica no invasiva de diagnóstico, que si bien su misión era detectar el melanoma y no reemplaza la biopsia, hoy es fundamental para casi todas las patologías y él es experto en ese proceso.

Advierte con admiración que la pericia de su padre con el láser es notable y ante esto el doctor Marrugo Guardo aclara que, además de la preparación, el conocimiento en el manejo de los equipos es fundamental para el éxito del tratamiento.

Padre e hijo permanecen en constante preparación. Tres o cuatro veces al año asisten a congresos internacionales y últimamente se han sumado a nuevas técnicas de estética que fortalecen estos dos años de unión en pro de su profesión, desde cuando Gonzalo Jr. regresó a la ciudad.

La experiencia y la novedad se han unido, son un complemento de aprendizaje de parte y parte, los casos complejos tienen mayor resolución. De otra parte, con tres dermatólogos en la familia, los interrogantes encuentran rápida respuesta, lo cual se traduce en seguridad para el servicio que ofrecen a sus pacientes.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS