Revista viernes


La medicina familiar, responsabilidad de la academia

La medicina familiar se potencializa desde la formación de los nuevos profesionales, porque el problema de salud también se debe tratar desde el entorno

HEIDI LLANES

02 de diciembre de 2020 09:15 PM

Indiscutiblemente la pandemia y su impacto en la salud de todos, sin distinción de cualquier índole, ha conllevado a una reflexión profunda de la parte gubernamental en comunión con las universidades, por tanto ahora se hace un llamado al fortalecimiento de la promoción y prevención de la salud. Es muy importante el tema, y es de aclarar que hasta hace algún tiempo se tuvo descuidado.

En ese sentido, las universidades y específicamente la facultad de Medicina de la Universidad de Cartagena, en su nuevo currículo se adentra en la preparación del médico de familia, ese que debe retornar a la atención no sólo de la enfermedad, si no que entra en la problemática en un contexto integral del entorno y todos los factores que influyen en la salud de las personas.

Lo anterior, también promulga por la formación de ese nuevo médico que se potencia y que se venía perdiendo en la dinámica asistencial que despersonalizaba un poco la relación médico-paciente, indica el doctor Fredy Pomares, decano de la facultad de la facultad de Medicina de la Universidad de Cartagena.

Al tiempo, el profesional advierte, que esta circunstancia actual nos retoma y da énfasis en reconquistar esos espacios fundamentales para el manejo de la salud, y en ese sentido, la promoción y prevención, y el conocimiento desde que el estudiante empieza su formación, lleva un enfoque de salud familiar.

Otro aspecto importante en la formación del profesional de la salud en general, es que la tecnología llegó para quedarse y en estos momentos que aún persiste el aislamiento preventivo, donde el desplazamiento a los centros de salud constituye un riesgo, ha permitido que los procesos se desarrollen desde el programa de telemedicina, y además entraran en apoyo con otros entes para llegar a los hogares y orientar, diagnosticar, lo mismo que tratar a pacientes crónicos que no podían trasladarse a su atención presencial.

Esto ha brindado también la oportunidad de que a nivel de las asociaciones de facultades de medicina del país, se decida el impacto en la formación de los profesionales de la salud y de la atención, porque la telesalud es el nuevo escenario de formación y de asistencia médica complementaria. Con esta tecnología los controles serán mayores, indica el doctor Pomares, toda vez que permite prontitud en la consulta, asistencia de médicos generales y especialistas con diagnóstico y remisión oportuna, control en casa después de una hospitalización, es decir, las brechas que la presencialidad estaba presentando, ahora se cierran.

Educación para el entorno

Rescatar la relación médico-paciente es la misión de la formación, donde se empieza por atender el entorno y los problemas psicosomáticos que pueden llevar al verdadero padecimiento, indica el doctor Pomares. De otra parte, merece especial atención la tecnología que en esta pandemia ha quedado de manifiesto a través del Hospital Virtual y su aplicación masiva, permitiendo a 50 profesionales trabajar al tiempo.

De esta manera se ha valorado el riesgo del Covid-19, con la atención de 973 personas en dos días; control de mujeres embarazadas, de pacientes con enfermedades crónicas desde el aspecto cardiovascular y ahora con la población infantil, es decir, un aprovechamiento total de la tecnología.

Hay un concepto importante de que la Universidad debe involucrarse en la problemática social, aportando a las soluciones y eso es lo que a diario se practica con los docentes y residentes para tratar de minimizar el impacto de la pandemia en Cartagena, Bolívar, Córdoba y Sucre, además de la parte insular con San Andrés, todo esto a través de la tecnología.

Con lo anterior, ya se logra una visión de cómo va a impactar la nueva medicina en los tiempos venideros. “De la dificultad se obtuvo un logro y eso puede apreciarse en la recuperación del Hospital Universitario, hoy adecuado como institución base que ha respondido al impacto de la contingencia”, finaliza el doctor Pomares.