Revista viernes


“La tierra del olvido”, una apuesta a las raíces

Carlos Vives es el cantante que llevó los ritmos colombianos y en especial el vallenato, a otros países, los vistió de modernidad y los dio a conocer con orgullo patrio

HEIDI LLANES

06 de agosto de 2020 07:33 PM

Si hay una carrera musical con todos los matices que este arte pueda tener, pertenece a Carlos Vives, quien ha hecho una historia a pulso que pude ser contada por tres generaciones. Primero una que se centró en verlo crecer a través de la pantalla chica, a la par estaban los adolescentes del momento que le acompañaron en sus primeros acordes de rock, y esa precisamente puso a sus hijos, lo que hoy igualmente lo disfrutan, porque el samario sabe reinventarse.

Hoy, cuando llega a sus 59 años, continúa enérgico, creativo, pero ante todo, convencido de que esta música que hace tiene sus raíces en la tierra que lo vio crecer, aunque se visa con atuendos contemporáneos, su esencia Caribe no se pierde, su sonido ancestral se mantiene y es un viaje permanente a su tierra, la “tierra del olvido”.

Aunque las baladas y el rock le hicieron un guiño, el vallenato fue por él y tras desempolvar los clásicos, viajarlos y darlos a conocer en medio de multitudinarios conciertos, se dio la tarea de perpetuar el ritmo con gallardía, así nace hace 25 años “La tierra del olvido”, un álbum exquisito, con esa canción como marco, que refleja fielmente el carácter de esta región.

En esa propuesta de Carlos conviven perfectamente los patrones percutivos de la cultura anfibia con los instrumentos eléctricos como guitarras, bajos y baterías, en comunión con esos tambores y gaitas que hoy identifican su presencia donde vaya. Vives le dio una mirada amplia a la música colombiana y en especial al vallenato, sin pretensiones logró un sitio que hoy sigue la senda con otros intérpretes que decidieron adoptar ese ritmo.

La historia para cantar

“La tierra del olvido” es un punto de partida para una nueva historia que se empezaba a cantar, hoy cumple 25 años y los celebra unida al cumpleaños de su autor, en un día especial para Colombia, porque hasta en eso Carlos Vives muestra su patriotismo.

Se trata del primer álbum lanzado por Vives bajo el sello Gaira Música Local, donde reunió a toda una generación de virtuosos músicos, entre los que se contaron Iván Benavides, Richard Blair, Ernesto Ocampo, Mayte Montero, Carlos Iván Medina, Egidio Cuadrado y Luis Ángel “El Papa” Pastor, comprometidos con la preservación de esas raíces que los habían impulsado a mostrar su talento, pero también amarrados por la época que estaban viviendo.

El video que acompaña a esta bella canción también es muy especial, tiene identidad y es el reflejo de esa juventud que sin pretender cambiar, impone su estilo aunque se aferre a sus raíces. Muestra con orgullo los paisajes de la Sierra Nevada que tanto ama Carlos Vives, su majestuosidad y ante todo la vida campesina con el amor como hilo conductor de la historia, un relato fílmico tan sencillo como apasionante.

Hoy, cuando ha transcurrido un cuarto de siglo, “La tierra del olvido” renace con la tecnología. A partir de ahora lucirá sus mejores galas, con la alta definición que se logró después de un proceso de digitalización y restauración, con el cual se pretende equiparar con su valor musical y continuar siendo el video emblema de una generación.

Canciones del álbum

Pá Mayté

Fidelina

La tierra del olvido

Zoila

Rosa

Agua

La cachucha bacana

Diosa coronada

La Puya Puyá

Ella

Jam en Jukumey

TEMAS