Los peligros de compartir videos y fotos de menores en redes sociales

25 de abril de 2019 04:48 PM
Los peligros de compartir videos y fotos de menores en redes sociales
Probablemente no haya mala intención en publicar en redes sociales la fotografía de un bebé, pero existen personas que venden este tipo de imágenes con fines indecorosos. //FOTO CORTESÍA KASPERSKY LAB

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En la actualidad, los álbumes de fotos físicos han sido reemplazados por Facebook e Instagram como plataformas para compartir imágenes familiares. Generalmente se priorizan momentos específicos como nacimientos, cumpleaños y vacaciones, que pueden incluir fotos de niños en ropa interior, o de bebés en pañales o en la bañera.

Según datos de una investigación regional desarrollada por Kaspersky Lab, en conjunto con la consultora chilena de estudios de mercado Corpa, el 41% de los latinoamericanos admite publicar una vez al mes fotografías en redes sociales de menores de edad (hijos, hermanos, sobrinos, u otros) donde aparecen con escasa ropa.

“Los padres son los responsables de lo que ocurre en la vida digital de sus hijos y deben tomar las medidas necesarias para proteger a los menores de los peligros que asechan en el ciberespacio. Además, los adultos deben dar el ejemplo adoptando una conducta responsable a la hora de navegar en línea”, dice Dmitry Bestuzhev, director del Equipo de Investigación y Análisis para América latina en Kaspersky Lab.

Pero, ¿cuáles serían los riesgos de difundir este tipo de imágenes? Principalmente existen tres tipos de amenaza hacia los menores de edad en la actualidad. La primera de ellas tiene que ver con los usuarios desconocidos, quienes al encontrar perfiles públicos de Facebook o Instagram, pueden descargar y compartir imágenes de los niños para fines maliciosos, relacionados al ámbito sexual y la pederastia. En segundo lugar, se encuentra el cyberbullyng que podrían sufrir los niños en su adolescencia si las imágenes publicadas son utilizadas como material de bromas, sextorsión o ciberacoso. Finalmente, los propios padres se vuelven una amenaza para sus hijos cuando comparten estas imágenes en forma excesiva e indiscriminada.

“En esencia, las redes sociales han hecho que sea fácil compartir nuestras vidas, momentos y recuerdos, pero la desventaja es que resulta tan sencillo hacerlo, que no nos tomamos un momento para pensar quién tiene acceso a esta información y las posibles consecuencias que esto puede causarle a nuestros hijos en el futuro ya que lo que se publica en Internet, vivirá para siempre en el ciberespacio”, comenta Bestuzhev.

Ahora que nuestra sociedad se ha trasladado en su mayor parte a Internet, además de comprometer la privacidad de los menores, también los exponemos a trolls, personas que examinan la página y dejan comentarios de mal gusto sin importar lo dulce e inocente que sean las imágenes. De hecho, hoy en día es popular convertir una foto chistosa o vergonzosa en meme y viralizarla, sin importar que el protagonista sea un menor de edad, lo que abre la puerta para el ciberacoso y problemas de autoestima para el menor.

Para evitar dolores de cabeza y futuros mal ratos para nuestros hijos por no ser precavidos a la hora de publicar este tipo de fotografías, ofrecemos cuatro consejos a los padres de familia.

1. No tengas un perfil público de tus redes sociales. Si tienes un perfil público de Facebook o Instagram, estás invitando a todo el que tenga conexión a Internet a ver tus fotos. Ojo, las redes sociales a menudo envían actualizaciones a sus políticas de privacidad y es importante leerlas detenidamente y conocer cuál ha sido el cambio ya que puede que hayan revertido los parámetros que hayas establecido y tu información quede expuesta.

2.- No compartas las fotos de los hijos de otras personas. Los padres tienen derecho a saber quién puede ver y comentar las fotos de sus hijos. Si ellos deciden mantenerlos alejados de las redes sociales, o bien, configurar su privacidad online, están en su derecho como padres y tú no tienes derecho a hacer lo contrario.

3.- No crees un perfil para un menor de edad. Existen razones por las cuales las redes sociales exigen una edad mínima para crear un perfil, asociadas -principalmente- a la seguridad online del niño o niña. Por otro lado, se debe respetar la privacidad del menor, ya que ciertas imágenes compartidas por los padres u otros parientes, podrían causar descontento e incomodidad a futuro.

4. No publiques fotos de tus hijos o sobrinos en la bañera. Hay que reflexionar: no porque sean niños se deben exponer al mundo sus partes íntimas. Probablemente no haya mala intención en publicar en redes sociales la fotografía de un bebé o niño semidesnudo jugando, aprendiendo a caminar o corriendo por el patio, pero no debemos olvidar que en el mundo existen personas que venden este tipo de imágenes con fines indecorosos y otros que pagan por ellas.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS