Revista viernes


Los servicios oportunos de la atención domiciliaria

CON ESTE SISTEMA QUE NO IMPLICA EL DESPLAZAMIENTO DEL PACIENTE AL CENTRO MÉDICO, SE GARANTIZA LA ADHERENCIA AL TRATAMIENTO

HEIDI LLANES

04 de diciembre de 2019 03:39 PM

Descargar un poco los hospitales, es el principal objetivo de la atención domiciliaria, un servicio que reemplaza esa estancia cuando enfermedades agudas y crónicas, pueden tener un excelente manejo en casa.

La atención domiciliaria en Colombia tiene tres aspectos básicos, indica la doctora Andrea Beltrán, Coordinadora médica del Centro Médico Buenos Aires. El primero es ese paciente agudo, que debe recibir durante un tiempo prolongado antibióticos o algún procedimiento vía intravenosa, y que requiere del personal de salud; es un paciente que tendrá un tiempo comprendido entre 7 y 30 días, con este servicio.

La atención domiciliaria en este caso se desplaza hasta el hogar del paciente con el medicamento, el personal requerido, equipos y la aplicación del medicamento. Con este sistema, el enfermo debe permanecer en su domicilio con recomendaciones médicas, sin salidas fuera de este para cumplir con otro tipo de obligaciones. Este servicio es muy recomendable en niños, que por sentirse incómodos en el ambiente hospitalario.

El médico cumple la vigilancia estricta de la aplicación del medicamento y una vez se ha llevado a término, el paciente egresa del servicio de atención domiciliaria, para este caso, es específicamente el galeno tratante en el área hospitalaria, quien solicita continuar el manejo antibiótico en casa.

Esto aplica también para heridas que requieren curaciones por parte de un equipo especializado, con enfermería, e incluso de médicos con formación en el manejo de tecnología o los insumos que se van a usar, dependiendo del tipo de tratamiento, se acude diario o cada tercer día.

En algunos casos en manejo de heridas, el médico que solicita el servicio domiciliario, debe tener en cuenta las condiciones del hogar, toda vez que si no se tiene acceso a los servicios básicos, entre otros, no favorecería el tratamiento, advierte la doctora Beltrán.

En los pacientes crónicos, que representan el segundo aspecto, hay otra gran variedad de población. En ellos también se ordena la atención domiciliaria por parte del médico tratante, dependiendo si su movilidad está alterada.

Las actividades de terapia, representadas en varios profesionales para la atención de este paciente crónico, se pueden dividir a lo largo del día para el manejo del mismo. En esto difiere del hospital, donde todo este equipo confluye a la vez en el proceso del paciente, acá sin estar juntos, deben permanecer articulados.

La responsabilidad del equipo lleva a que muchas veces se vean comprometidos en situaciones complejas de seguridad, por asistencia en sectores vulnerables, lo mismo que en zonas insulares con difícil acceso, indica la doctora Andrea Beltrán. En estos casos si debe ir el equipo junto.

Hay un tercer aspecto representado en un paciente crónico de mantenimiento, es ese que aunque se tiene certeza de que no habrá recuperación, se busca mantener la funcionalidad que hay en ese momento y proporcionarle calidad de vida.

Este grupo generalmente está integrado por pacientes con secuelas de enfermedad cerebrovascular o niños con parálisis cerebral, son pacientes muy particulares con los que se busca no perder lo ganado.

Es de aclarar que hay un cuarto grupo de pacientes que requieren de atención domiciliaria y son los que están en etapa paliativa. Si bien se trata de una enfermedad terminal, no necesariamente se trata de un cáncer, puede ser una insuficiencia cardíaca que ya no permite hacer más, o un paciente con VIH en última fase, o aquellos a los que sus familiares solicitan no realizar intervenciones que prolonguen el sufrimiento o la vida de manera innecesaria.

Con estos se trabaja la asistencia médica, manejo del dolor y la asistencia con psicología para abordar el tema del cierre del ciclo de vida, permitiendo al paciente antes de fallecer, reconciliarse con sus familiares y compartir de la mejor manera, mientras que al núcleo los lleva a hacer el duelo en vida, reconociendo que su pariente va a fallecer.

Adicionalmente para todos los pacientes se trabaja el tema de soporte nutricional, con profesionales que van a casa y educan a la familia para que el enfermo se alimente de la mejor manera.

Este sistema es muy satisfactorio para los profesionales tratantes, porque logran ver la transición experimentada por el paciente y las condiciones de vida. Allí se incluye una línea con Trabajo social buscando el mejor espacio para el paciente.

  NOTICIAS RECOMENDADAS