Revista viernes


Mamá y yo, la moda lo impone

Coordinar atuendo madre e hija, es una tendencia actual que además se reafirma con las actividades que ahora se realizan desde casa y en familia.

REVISTA VIERNES

21 de mayo de 2021 12:00 AM

Durante el último siglo, las tendencias de la moda han reflejado, lo que importa en la sociedad. Una moda, que ha ido y vuelto, desde 1900 ha sido el atuendo “mamá y yo” porque refleja la opulencia, la carencia o las tendencias del momento.

En los últimos años, descendientes de celebridades, como Blue Ivy Carter, hija de Beyonce y North West, hija de Kim Kardashian, han llevado el “hermanamiento” con sus famosas mamás a niveles estratosféricos de likes en Instagram y atención de los paparazzi.

Los atuendos combinados hacen que mamá se sienta joven y que su hija se sienta mayor y especial. Llevarlos es una experiencia divertida, para ambas y en estos tiempos de celebraciones en casa, puede ser una alternativa para celebrar el rol de mamá e hija, acompañado de una sesión de fotos luciendo el look, para atesorar toda la vida.

La mayoría de las niñas pequeñas quieren sentirse adultas y sofisticadas. Un atuendo “mamá y yo” le permite lucirse, y verse como mamá, es un motivo de orgullo para la niña. También puede ser divertido para mamá, pero en el fondo es una celebración el uno del otro.

Los frutos, el mar, los animales, las palmeras y la tierra, son algunos de los elementos que la diseñadora sincelejana Eugenia Fernández toma para inspirarse y celebrar los diferentes roles y la feminidad de las mujeres colombianas. En esta oportunidad propone piezas para todos los momentos y las generaciones con versiones coordinadas para madres e hijas adultas, jóvenes y niñas.

Las prendas, con siluetas fluidas, hace un homenaje a la naturaleza invitando a volver a la esencia, en palabras de la diseñadora, “vistiéndonos con tejidos que nos posibilitan deslizarnos, reintegrando nuestra feminidad y unificándonos junto a la madre tierra y sus hojas, símbolos perecederos”.

Algo de historia

Si bien las hermanas (de todas las edades) han estado usando la misma ropa durante siglos, el vestir de madre e hija no se popularizó hasta principios del siglo XX. La couturière Jeanne Lanvin lanzó la tendencia después de dar a luz a su única hija, Marguerite, en 1897, a la edad entonces avanzada de 30 años. Detectando un hueco en el mercado, estrenó una línea infantil de alta gama en 1908, utilizando tejidos lujosos y estilos de vanguardia que caracterizaron su ropa de mujer, aunque simplificada para gustos y cuerpos más jóvenes.

Marguerite fue su modelo y mini-yo; la pareja inseparable a menudo se veía desfilando por París con trajes de alta costura coordinados. Pero la moda de madre e hija surgió a fines de la década de 1930, impulsada en parte por la maquinaria publicitaria de Hollywood. En 1935, por ejemplo, la actriz Joan Bennett y dos de sus hijas posaron para las fotos de prensa con atuendos coordinados.

  NOTICIAS RECOMENDADAS