Revista viernes


Mascotas, aliados vitales contra la depresión

Más del 4.7% de la población colombiana desarrolla depresión, un animal de compañía puede ser un gran aliado para combatirla.

REVISTA VIERNES

25 de febrero de 2021 09:34 AM

Es bien conocido que los animales de compañía no solo brindan amor incondicional a nuestras familias, sino que, también, son de gran ayuda para mejorar nuestro bienestar físico general y llevar un estilo de vida mucho más saludable.

Estudios científicos recientes han demostrado que la interacción humana con las mascotas ayuda a disminuir los niveles de cortisol, una hormona que está estrechamente relacionada con el estrés y que, además, logra aumentar la liberación de oxitocina y serotonina, ambas sustancias implicadas en tener sentimientos de amor y felicidad. El simple hecho de acariciar o estar junto con nuestros compañeros ayuda a disminuir la presión arterial y relajarnos.

En Colombia, más del 4.7% de la población desarrolla un cuadro depresivo, así mismo, de acuerdo con un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud, la depresión en mujeres es 1,5 veces más común que en los hombres. Por otro lado, en el ranking global de los 156 países más felices del mundo publicado en 2019, los colombianos ocuparon el puesto número 43.

“Investigaciones señalan que muchas personas diagnosticadas con depresión logran mejorar su salud mental y su estado de ánimo con la adopción de un animal de compañía, pues les ayudan a generar un sentido de propósito a sus días, aumentando así, considerablemente, su autoestima. Por eso, queremos visibilizar el gran rol que nuestras mascotas juegan en nuestras vidas, en nuestra salud mental y emocional”, explicó Álvaro Cobo, Director de la Unidad de Animales de Compañía de MSD Salud Animal en Colombia.

Otro apoyo fundamental de estos seres es el combate a la soledad. Cuando las personas atraviesan momentos difíciles se generan sentimientos de ansiedad y estados que pueden encaminar al deseo de privarse de cualquier contacto con el exterior.

“Al crear lazos afectivos especiales con nuestros compañeros se crea un sentimiento de responsabilidad por su bienestar y cuidado, por lo tanto, nos ayuda a centrar nuestra mente en ellos y despejar nuestra cabeza de los problemas. La euforia que los perros o gatos expresan disminuye el sentimiento de soledad y evitan el aislamiento voluntario de las personas tristes y deprimidas al impulsarlos a salir a pasear o jugar con ellos”, señaló el experto.

Muchas personas también hablan con sus animales de compañía, lo cual ayuda a desahogar y aliviar las sensaciones de malestar. No tengas pena de llorar al lado de tu perro o gato, te harán sentir mucho mejor.

En Colombia, el 62% de la población afirma contar con un animal de compañía, siendo Bogotá la ciudad con mayor tenencia. Según un estudio reciente de Cadem, una empresa encuestadora, arrojó que tanto los miembros de la generación Z, como los millennials, cuentan con un vínculo mucho más fuerte con sus animales de compañía que cualquier otra generación.

“Un animal de compañía es un miembro importante para nuestras vidas. Estar al pendiente de su bienestar es responsabilidad de cada persona o dueño, así podremos promover una vida sana y de calidad para ellos, al tiempo de asegurarnos de tener una fiel y noble compañía por mucho tiempo. Recomendamos ampliamente que se realicen visitas regulares con sus Médicos Veterinarios para asegurar la integridad física y emocional de nuestros compañeros de vida”, comentó Álvaro Cobo.

Es importante señalar que la depresión no es una condición exclusiva de los seres humanos, pues también pueden afectar a nuestras mascotas. Estos pueden originarse por situaciones evitables, como el abandono animal.

Recientemente, en Colombia, y derivado de la actual contingencia, ha existido un alza en cuanto al abandono animal. Tan sólo en Cundinamarca, más de 12 mil animales de compañía se han encontrado deambulando en las calles. Esta situación, además de convertirse en un gran riesgo sanitario para toda la comunidad, a las mascotas les crea mucho estrés psicológico, llegando a desarrollar depresión al igual que los seres humanos, trastorno que puede evitarse si se les adopta o se les proveen los cuidados afectivos y de salud en casa.