Matías, la inspiración de Sebastián Vega

13 de junio de 2019 09:45 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Trabajo, mucho trabajo es lo que acompaña al actor y modelo bumangués Sebastián Vega desde su incursión en el mundo del entretenimiento. Las últimas semanas han sido de constantes viajes y rodajes, algo a lo que está totalmente acostumbrado, pero que no impide que ejerza a cabalidad el papel de padre.

Su vida cambió notablemente desde la llegada de Matías, su pequeño hijo de siete años, producto de su corto matrimonio con la modelo Natalia Castillo, y quien es su gran amigo y motivación cada día.

Recuerda la fecha en la cual se enteró de esa feliz noticia, se encontraba en un proyecto de MTV llamado “Popland” cuando recibió la llamada de Natalia y la emoción fue total, pues advierte que desde cuando alcanzó la mayoría de edad, decía que quería convertirse en padre muy joven como lo fue su papá y lo logró, pues considera que es fundamental aprovechar esa etapa activa para compartir con los hijos de la mejor manera.

“A partir de ese momento la vida cambia, primero la felicidad es difícil de explicar, después la responsabilidad es mucho mayor y debe acompañar cada acto, yo digo que nunca lloraba y después del nacimiento de Matías esa fibra se me activó al punto que puedo llorar viendo ‘Titanic’ y hasta despidiendo un trasteo”, indica el actor con el humor que lo caracteriza.

Sebastián Vega sabe que la crianza de un hijo es un crecimiento constante para ambos, advierte que no sólo él le enseña al niño, es una retroalimentación constante que lo llevan a aprender cada día como ser un buen padre y un buen hijo, además de cosas que en ocasiones no se tienen presentes.

Crecer al lado de Matías como padre es muy importante, aunque allí existe esa limitante de los actores que es el tiempo, sus constantes viajes son el punto difícil, mas no imposible, entonces ese tiempo compartido es ideal para educar, corregir, consentir, pues en ocasiones se vale ser alcahuete, e indudablemente para un aprendizaje propio.

El atractivo de la televisión

Tiene la fortuna de ejercer una profesión que le encanta, disfruta y es su medio de vida, en lo que a economía se refiere, entonces resulta un atractivo que puede ser tomado de diversas maneras por los hijos de los actores.

Recuerda el día en que el “Monito”, como lo llama con cariño, le preguntó qué hacía, en qué trabajaba, advierte que se bloqueó, no sabía cómo explicarle la labor de un actor, pero de inmediato se le ocurrió enseñarle videos de algunas de sus producciones y aún cree que fue la mejor manera de mostrarle su trabajo.

A medida que Matías crecía, fue tomando consciencia de la profesión de su papá y no dudaba en afirmar que él también era actor. Actualmente disfruta mucho de ese mundo, desde pequeño es conocido, sale en publicaciones y es amigable con las cámaras, por lo que no es de dudarse que en unos años tome más confianza y se lance de lleno a la televisión.

Una relación muy fuerte

Como es de pleno conocimiento de los seguidores del actor, su matrimonio con Natalia Castillo, madre de Matías llegó a su fin cuando el niño tenía ocho meses de nacido. Como pareja no funcionaron las cosas, cada uno necesitaba algo diferente, sin embargo tenían en común un hijo y ambos han trabajado por manejar con él calidad de tiempo.

En lo que corresponde a Sebastián, no se preocupa por la cantidad de horas que pueda permanecer al lado del niño, aunque aclara que si por él fuera, viviría a su lado siempre, entonces ese tiempo compartido se aprovecha al máximo, llevándolo consigo a su apartamento y cuando el viaje se puede realizar en familia, él y su esposa Valentina Ochoa no lo desaprovechan.

Sebastián tiene un gran ejemplo en su padre y eso se replica en esa faceta que vive a plenitud. “Quiero que sea lo que él quiera ser, pero que sea el mejor, como dice la canción de Diomedes, eso fue exactamente lo que hizo mi padre conmigo y ante todo que su misión lleve honestidad y transparencia, porque la palabra y estrechar la mano valen más que una firma y un papel”, aclara.

El tiempo para dos

“Compartir” es una palabra con mucho significado para ellos. La energía, o la “batería”, como suele llamarla, es ese ingrediente especial que les acompaña en las actividades que realizan juntos; Matías es muy enérgico al igual que su papá, les gusta dormir, pero también trasnochan viendo películas, hacen deporte y disfrutan de los espacios abiertos como los parques, todo esto acompañado del amor que se profesan.

Sebastián afirma que su faceta de padre lo lleva a pensar en aumentar la familia, quiere más hijos, aunque sabe que debe tener una solvencia económica definida para llevar a cabo su propósito, dice que los niños son una bendición y con Valentina piensa juicioso en la tarea para que venga la niña.

No oculta que una vez se alcanza la paternidad, los temores llegan. Sabe los alcances que tienen los jóvenes con respecto a drogas, violencia y bulling, además del facilismo para alcanzar las metas, entonces allí está uno de los recelos que le asaltan, pero de la misma manera, los valores que le inculcaron y que ahora manifiesta con su hijo, todo lo disipan.

La buena relación de sus padres es producto de las buenas decisiones que se tomaron, entonces no ha afectado el crecimiento del niño. Matías sabe que tiene dos casas, a Valentina la llama la “mamástra” y se siente amado por todos.

Sebastián mantiene muchos proyectos televisivos al tiempo, recientemente estuvo en el reality reto de los 4 Elementos del que resultó ganador. Se trató de una lejanía forzada que le dio muy duro emocionalmente al comenzar, pero que logró compensar con una foto de Valentina, Matías y él, que llevó escondida y con la cual la ausencia no era total.

Siempre estuvieron conectados, no se perdía capítulo y silenciaba a quiénes lo acompañaban a ver el programa mientras su padre estaba en la pista, de otra parte estaba atento a los mensajes que éste le dedicaba al culminar la prueba.

Pueden pasar días o sólo uno, pero el “te extraño” siempre estará en el saludos de este padre y su hijo, no hay duda del amor que se profesan. Para Matías, el papá es su héroe, para Sebastián, su niño es el mejor regalo que ha podido recibir.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS