Revista viernes


Mauricio Asta y su creación de sabores

Con dos décadas en las pantallas de televisión, el pastelero argentino Mauricio Asta es un referente de buenas preparaciones.

HEIDI LLANES

25 de febrero de 2021 09:29 AM

No es fácil hacer una receta en vivo, sin embargo este pastelero argentino tiene la destreza para llegar a través de la pantalla y dejar que fluya toda su creatividad en bocados que seducen, y lo mejor que bien pueden ser reproducidos por su fiel audiencia.

Ese que se describe allí es Mauricio Asta, quien nunca dudó de esa pasión que lo llevaría a estar la mayor parte del tiempo en la puerta del horno, y por eso además de presentar sus programas, también está al frente de su pastelería, profesionalizando ese entusiasmo que siempre mostró por la cocina y en especial por bocados provocativos, esos a los que difícilmente se pueden resistir.

Mauricio domina la televisión como la cocina, ha estado en un sinnúmero de programas y concursos, las cámaras lo aman y el las cautiva con picardía, es una forma de cocinar que tiene su sello y lo hace único.

Con retos permanentes, el aprendizaje también, ha experimentado muchas formas de trabajo, siempre poniendo por delante un sueño por cumplir y eso es precisamente el reflejo fiel de lo que hoy se muestra ante todos.

Hablando desde la cocina

En una época donde mucha confianza y seguridad se han perdido, ¿cómo se puede mantener desde la gastronomía y en especial la pastelería?

Hacer de este un negocio rentable, más con el golpe que dio el confinamiento todo el año pasado y que aún continúa, es un desafío que va más allá de la pastelería, todos los negocios gastronómicos lo sufrimos y la reinvención pasa por entregar los productos a domicilio y cambios en el menú, también la gracia de sentarse a degustar y disfrutar no sólo del alimento, sino de la ceremonia que le sigue. En mi caso, la reinvención tuvo que ver con hacer de mi pastelería un mostrador donde quien quiere comprar, pide una caja y se los lleva y también incorporé el delivery que antes no hacía parte de mi unidad de negocios.

El veganismo es una revolución, ¿qué tanto ha impactado la pastelería?

Si, es una revolución. Así como la celiaquía demanda realizar preparaciones sin harina y tiene mucha insistencia, muchas personas tampoco pueden consumir lácteos, ahora, yendo a esta especialidad, no las tengo ni me preocupo por hacerlas, creo que hay lugares entendidos en eso. Yo hago pastelería que tiente, que guste, que sea para disfrutar, indulgente y que lleve a pecar. Mi trabajo tiene el lineamiento de la pastelería internacional, donde para lograr cremosidad utilizamos cremas de leche y natas, para endulzar el azúcar y harinas para generar texturas firmes. Uso chocolate, manjar blanco, dulces y es lo que hago y vendo.

Entiendo que quienes elijan una dieta vegana, deben buscar a quien esté en sintonía con esa necesidad o filosofía.

¿Qué preparación no te puede faltar?

Me gustan mucho las preparaciones que tienen la textura de un budín. Esos bocados que tienen biscocho húmedo y si son con sabor a chocolate, mejor.

¿Se puede desde el lugar de lector o televidente aprender a cocinar, y en especial entrar al mundo de la pastelería?

Creo que se puede aprender mirando programas de cocina y mucho más los de pastelería, porque generalmente los pasteleros televisivos hacemos preparaciones clásicas, explicando técnicas internacionales y como éstas se reproducen fielmente, se torna en un arte transmisible. No quiero decir que con un programa aprenda, pero el apasionado que sigue ciclos, puede sacar mucha teoría, obviamente se requiere práctica.

¿Qué piensas de los realities de cocina?

Este formato al mezclarse con la cocina da un contenido culinario bien diferente a un programa donde uno muestra, enfatiza y hasta comparte recetas. El reality está grabado y editado, no es expresión fiel y necesita el ingrediente del conflicto, las emociones y la competencia, además de un jurado, allí la cocina es una excusa.

Dije que no me gustaría estar en uno, pero en el que estoy, que es una competencia de cocina, todo es en tiempo real, no es ficticia y mi compromiso es dar una evolución certera y objetiva sin estar influido por ánimos míos o de la producción.

Has estado en varios programas de Tv, ¿por qué crees que estos formatos ganan tanta audiencia?

Hace 20 años que temporada tras temporada estoy en un nuevo programa de cocina enseñando recetas, ahora estoy como jurado en un concurso de Canal 13 de Argentina y al mismo tiempo terminé de grabar la segunda temporada de mi pastelería en el Canal El Gourmet y son exitosos, aceptado, creo que es por su contenido familiar, didáctico y en algún punto cultura general. El Gourmet tiene un estilo donde cada cocinero tiene su idiosincrasia con preparaciones locales y de su vida, eso lo torna más interesante.

Además es una pantalla que te acompaña en casa mientras haces otras cosas, en cualquier momento va a haber un contenido fresco y agradable.

El dulce se ha satanizado últimamente, ¿de qué manera se puede presentar más saludable?

Pienso que tratar de consumir dulces que contengan más frutas, frutos secos, que aunque contengan azúcar también son ricos en fibra, vitaminas y nutrientes. Es una cuestión de elección, porque no hay forma de reemplazar muchos ingredientes, entonces, las personas que llevan al extremo su cuidado, no deben consumir pastelería.

¿Cuál es el secreto de los pasteleros para encantar a casi todos con sus creaciones?

El secreto es provocar con dulces tentaciones. Esa comida superflua es más de disfrute y por tanto arranca aplausos, y como se dijo anteriormente que la idea es consumir lo menos posible, pero al tiempo gusta, entonces se envuelve en cierto pecado y todo lo que es pecado se intenta alcanzar.