Revista viernes


Médicos, ejemplo de gestión y compromiso

La labor médica tiene una misión muy clara y en pacientes oncológicos esta se reafirma, porque un diagnóstico oportuno se traduce en la posibilidad más alta de sobre vida

HEIDI LLANES

03 de diciembre de 2020 02:11 PM

Como cada 3 de diciembre, ayer fue una fecha especial para el personal de la salud, se conmemoró el Día Panamericano del Médico, una celebración marcada por el trabajo arduo que les ha significado este año en medio de la pandemia, pero que afianza el compromiso que adquirieron al elegir la profesión.

Desde el pasado mes de marzo, cuando se determinó además de la alta letalidad del Covid-19, los grupos de riesgo, representados en pacientes diabéticos, hipertensos, con enfermedades autoinmunes, o padecimientos oncológicos, entre otros, los profesionales de la salud prepararon su plan de acción, siempre tendiente a disminuir la exposición de los enfermos ante el peligro de contagio, indica el doctor Alexander San Miguel, especialista en medicina interna, oncología clínica y director médico y científico del Centro Radioncológico del Caribe.

Teniendo en cuenta esta contingencia, se crearon protocolos de atención institucional, en donde se programó a pacientes que venían en tratamiento activo, también aquellos que no podían suspenderlo bajo ninguna circunstancia y se les llevó a una nueva fecha a quienes tenían procedimientos hormonales. De otra parte, en conjunto con las EPS, se acordó llevar tratamientos a domicilio con el fin de alejar a los pacientes de las áreas hospitalarias.

En esta temporada de pandemia fue muy importante el compromiso de los médicos, toda vez que su apoyo pasó de la consulta y la ejecución de procedimientos, a mirar con detenimiento cada caso de manera individual, para establecer la ruta a seguir en los tratamientos.

Una propuesta bien recibida por los paciente fue la de hipofraccionar las dosis, consistente en administrar la cantidad total de medicamento en medidas más grandes y de esta manera los tratamientos se aplicarían con menos frecuencia, sin perder el control de los mismos.

Esto tuvo mucha aplicabilidad al principio de la pandemia, tiempo en el cual también se determinó qué profesionales tenían factores de riesgo y para no exponerlos, se estableció ubicarlos en teleconsulta o la virtualidad de las mismas, algunos haciéndolo de forma presencial desde la institución, y otros desde su lugar de residencia. Es de aclarar que este sistema no es el más adecuado teniendo en cuenta las patologías a tratar, pues en oncología se requiere presencia y atención más humana, advierte el doctor San Miguel.

Las dificultades fueron sorteadas en este tiempo de aprendizaje y se ha logrado salir adelante, explica el profesional, quien lamenta las pérdidas por Covid-19 asociadas a las patologías de base, sin embargo indica que se tomaron las medidas extremas, como el monitoreo permanente de las defensas en pacientes tratados, y hasta en los más fuertes.

Preparación constante

La medicina está en constante evolución y de la misma manera sus profesionales mantienen la preparación. De esta manera el doctor San Miguel advierte que para ellos las actividades de actualización científica están presentes, lo mismo que estudios recientes que incluyen tratamientos e indicaciones respecto a este nuevo virus.

La virtualidad también fue una fortaleza en estos procesos, toda vez que esa preparación se impedía a través de desplazamientos fuera de la ciudad y el país, y en virtud de la misma, fue tomada desde casa con los mismos estándares de calidad.

Desde la imparcialidad, el doctor Alexander San Miguel exalta la labor de sus compañeros médicos, personal de enfermería y demás involucrados en el cuidado hospitalario, así como el administrativo, que no tuvo objeciones al momento de adentrarse en una situación tan desconocida como arriesgada, con una misma finalidad, salvar vidas.

Si bien 2020 fue un año con una evolución inusual, la incertidumbre ronda la espera de 2021, la esperanza en la vacuna es lo que mantiene el panorama con mayor visión. Sin embargo la enfermedad oncológica al no dar espera, sus especialistas trabajan para que los pacientes sostengan sus tratamientos, toda vez que en este proceso el tiempo se traduce en vida.

El llamado que hace el doctor San Miguel y su equipo, es a sortear el temor y volver a las consultas, porque el virus no puede ser obstáculo para un diagnóstico oportuno que pueda evitar el avance de la enfermedad.

TEMAS