Orishas, un canto de libertad

04 de junio de 2020 02:30 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Culminando el siglo pasado, la música experimentaba cambios, emergían talentosos artistas que con estilo propio se empezaron a abrir un cupo para ese tiempo que se avecinaba cargado de expectativas, allí, como una deidad sonora, apareció Orishas.

Un grupo de amigos se integraron haciendo un gran aporte, sin embargo dos de ellos emprendieron otro camino y a partir de allí el grupo no ha experimentado más cambios que la madurez propia del tiempo, quedando Yotuel, Ruzzo y Roldán, como la identidad de esa música cubana con mezclas que invocan un gran contenido social.

Reconocimientos no han faltado a lo largo de estas dos décadas, colaboraciones también se suman a su prolífica carrera, lo mismo letras que han puesto sobre el tapete el tema de la igualdad y por el cual han encontrado hasta el repudio del régimen en su amada Cuba.

Orishas es una agrupación sólida, que no impide a cada uno de sus integrantes ‘nadar en otras aguas’, siempre tienen proyectos propios y en Europa, son artífices de sonidos que exhortan esos ecos universales, pero que finalmente fijan su propósito en la isla.

Yotuel Romero toma la vocería de la banda para dar a conocer su más reciente proyecto. Está en Miami, confinado, pero sacando el mayor provecho a este receso obligado, haciendo música, compartiendo con quienes más quiere y en labores caseras que bien puede compaginar, haciéndole pensar que esta es una manera de vivir muy productiva.

Afirma que estábamos acostumbrados a muchos recursos para un mismo objetivo y ahora, siente que trabaja más, está cómodo, ve crecer a su hijo, concede entrevistas, y al final, obtiene el mismo resultado. “Si antes debía tomar un avión para llegar a Colombia, visitar los medios y conceder entrevistas, ahora las hacemos y puedo crear en ese mismo tiempo, atender a mi familia y disfrutar de esta estancia en casa”, indica el artista.

“Un después para todos”, así define Yotuel esta coyuntura, e intenta pensar que así como trajo cosas negativas, también hay positivas, pero todo hace parte del proceso, pues tuvo que llegar un virus para enseñarnos a vivir.

Y hablando de todo lo que acontece, poniéndole un poco de utopía, también se reafirma en una realidad que le duele y le toca directamente; el Covid-19 ha quitado uno de los bienes más preciados, la libertad, esa por la que muchos países luchan y no han logrado alcanzar, e inevitablemente nombra a Cuba.

La respuesta musical

Yotuel adopta otro tono para hablar de su canción “Ámame como soy yo”, indica que es una carta de presentación con un mensaje importante y necesario, es una respuesta a lo sucedido en Cuba con el tema “Ojalá pase”, vetado por el régimen y retirado de las plataformas digitales.

“En Cuba tienes que mantenerte una vida diciendo como nos obligan desde niños, ‘seremos como el Ché’, sin analizar, sin cuestionar y sobre todo, sin pedir nada, pero esta canción habla del ser humano como es y su derecho a serlo”, advierte Yotuel. Tras este incidente, Orishas fue objeto de un ‘linchamiento’ social del gobierno, siendo tildados de apátridas y traidores.

Sin una postura política que favorezca a alguien más que al pueblo, el cantautor afirma con pleno convencimiento que todos debemos tener el poder de opinar y de criticar si se están haciendo las cosas mal, como es la definición de democracia en el mundo. “Ámame como soy yo”, habla de practicar la igualdad y para ello hay que aprender a respetar las diferencias.

Yotuel no cree en la casualidad, piensa que todos somos producto de una causa que se gestiona mucho más allá del alcance de cualquier ser humano, pero ahora indica que es una gran providencia que esta canción saliera en un momento tan trascendental para la humanidad.

“Una buena canción, un buen libro, una buena película, te cambian la vida, por eso los países dictatoriales lo primero que reprimen es la libertad de expresión de los artistas, porque a través de ellos se puede pensar y encontrar verdades y eso es lo que le ha pasado a Orishas con esta canción que también está bloqueada en Cuba”, indica.

El estribillo de Pablo Milanés con el cual cuenta el tema, fue el punto de inspiración para Yotuel, e indica que hay tanta verdad atemporal en esa frase, que cada generación siempre se va a identificar con la expresión ‘ámame como soy yo’; de otra parte, el Maestro se sintió honrado cuando se le pidió ‘prestada’ y no dudó en cederla para esta nueva obra.

Un sonido para mover fibras

La historia de “Ámame como soy yo” tiene otros complementos, como esa música que le acompaña y mueve el alma de quien la escucha. Es una colaboración con la española Beatriz Luengo, esposa de Yotuel, y el violinista libanés Ara Malikian, quien llegó de una forma providencial.

Comenta el cubano, que en una ceremonia de Premios Grammy, el violinista aborda a Beatriz y le expresa su admiración por Orishas, dejando el camino abierto para un posible contacto en lo sucesivo, comentario que lo llevó a conocer su propuesta y mantener su atención.

“Yo le decía a ‘Bea’, la canción me duele, pero aún no me hace llorar, y la respuesta de ella era, ‘a mí me hace llorar, pero como es tu realidad y la has escuchado tanto, te acostumbraste’, ambos pensamos en un instrumento y de esta manera surge Ara Malikian, le envié la canción y cuando me devuelve la versión con su música, me derrumbé, ese violín le hacía falta”, agrega Yotuel.

Con respecto al video, la obra estuvo en manos de Asiel Babastro, un joven cineasta que tiene una manera poética de narrar las historias y al darle imágenes a esta canción, corroboró que es una promesa en el séptimo arte.

“Ámame como soy yo”, fue un tema concebido antes de la contingencia explica. Roldán grabó su parte en Alemania cuando estaban de gira, Ruzzo y Ara Malikian se sumaron en la cuarentena, es decir, todo el tiempo fue provechoso desde que se creó.

“El canto de Orishas es de libertad, pertenece a ese pueblo cubano que necesita ser escuchado, pues su opinión es muy diferente a la que expresa el gobierno, es importante que existan varias opciones políticas, incluyendo la doctrina comunista, no estoy en contra de eso”, se reafirma Yotuel.

La portada que identifica al sencillo “Ámame como soy yo”, se representa con las fotografías de Orishas, Beatriz Luengo y Ara Malikian siendo niños, como una forma de expresar esa ingenuidad infantil que reacciona a los estímulos sociales y por eso quisieron reflejarlo.

Teniendo en cuenta la situación actual, es de entender que el bien común está derrumbado por la epidemia, la incertidumbre, el miedo, una mezcla de factores que hacen que regresar al ruedo musical se dificulte.

“No se puede hacer ahora un concierto si no hay dinero y persiste el temor al contagio mientras no esté la vacuna, pero pienso en el pasaje bíblico que indica que los últimos serán los primeros, entonces el día que aparezca la cura, será para celebrar, toda la humanidad saldrá y la música no va a bastar”, indica Yotuel con el optimismo que lo caracteriza.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS