Revista viernes


Pedrina y el bolero, la mejor relación

Pedrina es partidaria de las colaboraciones, son el mejor marco a la camaradería y se pueden compartir audiencias, además de crecer y fortalecer un género determinado

HEIDI LLANES

13 de agosto de 2020 03:08 PM

Las emociones de la cantante bogotana Pedrina se materializan en su propuesta musical. Así lo ha hecho desde siempre y en esta oportunidad, el romanticismo regresa a tomarse su voz en “Amor de bolero”, su más reciente producción creada desde el confinamiento, toda vez que este género la cautiva y la lleva a la plenitud.

Pedrina tiene la fortuna de ser compositora y cantante de pop, eso la lleva a oscilar en diferentes géneros, pero mantenerse fiel a su estilo, ama el bolero y como compositora valora mucho sus letras, esa buena estructura que las soporta y como se puede expresar el romanticismo a partir de allí.

“Por ser seguidora del bolero, siempre había querido hacer una canción que le rindiera tributo y que además estuviera elaborada en ese género clásico”, indica la artista, quien no desconoce que el mundo atraviesa un momento en el que se pone a prueba el amor, no sólo para las parejas que están separadas, sino para quienes conviven y por tanto la música puede tener relevancia con letras que lleven a creer en ese sentimiento.

“Sufro” y “Estamos juntos”, son dos canciones muy significativas, la última resultó muy oportuna al ser marco de la línea ‘Salva vidas’, a lo que la cantautora indica que allí está el propósito de la música, porque si bien antes de la pandemia los géneros populares estaban ideados para el contexto de fiesta, en estos momentos se requieren letras con contenido y “Estamos juntos” es un tema compuesto junto a dos artistas desde diferentes lugares del mundo a través de una video llamada, Diana Gameros (México) y a Cortuah (Brasil), con pocas herramientas. El mensaje de la misma, es adaptable para cada persona.

Las canciones de Pedrina se caracterizan por ser autobiográficas, y puede que las detonen situaciones muy sencillas, las mismas que por lo general se viven en todas las personas en las formas infinitas de interpretar el amor, crea en lo personal, pero pueden ser apropiadas por mucha gente.

El tiempo de confinamiento ha sido para Pedrina como para muchos artistas muy productivo, asegura que ha tratado de aprovecharlo con la concentración que da el quedarse en casa y siente que ha reflexionado mucho para pensar lo que vendrá de ahora en adelante, desde lo más superfluo, hasta lo más trascendental, además de valorar lo que antes estaba allí, pero carecía de interés diario ante los ojos.

Las letras de esta cantautora van cargadas de mucho empoderamiento femenino, a su parecer, “las mujeres no la tenemos fácil en ningún campo profesional, constantemente siento que nos piden validarnos, que nuestra presencia es la excepción a la norma y desde la música más, pues la presencia femenina es un número menor en conciertos, festivales y hasta en las bibliotecas musicales, y no es por ser pocas, simplemente es porque las preferencias y espacios se marca por género y está así en todas las conciencias”, afirma.

A partir de allí, Pedrina trabaja, por ser una mujer con visibilidad y exhorta que desde cualquier oficio, es la misión de las mujeres para demostrar el potencial y lo que se hace.

Con respecto al regreso a la normalidad que ha de incluir las presentaciones y eventos artísticos está convencida de que ahora los lugares concurridos no son lo más cercano, entonces hace un viraje a lo virtual, donde además tuvo la oportunidad de hacer un “Live” con una producción impecable por parte de tres empresas bogotanas, llevando al público a la experiencia de una presentación en vivo.

Esta práctica nueva le dio a entender que la música tiene un poder indescriptible, donde si bien en vivo la retroalimentación es inmediata, cuando esta respuesta es posterior la satisfacción se equipara al revisar comentarios de gente que estuvo allí apoyando y conectada con el mensaje.