Revista viernes


Pedro Capó invita a su gran fiesta

El tiempo en casa, la influencia artística de su hijo y la creatividad que afloró, han sido fundamentales para crear el próximo álbum.

HEIDI LLANES

03 de junio de 2022 08:00 AM

Hay razones para celebrar, y el portorriqueño Pedro Capó da cuenta de ello. Volvió al estudio, a su rutina, pero ante todo, a los escenarios, allí está su mayor fortaleza y por tanto encara desde entonces una temporada de mucho compromiso con el público.

La productividad artística del boricua ha estado al máximo, presentó “Munai”, un álbum que se disfrutó de una forma diferente, cada uno como podía, él por su parte se permitió explorar en sí mismo mientras estuvo confinado en su casa, creó un estudio y la ventana al exterior se representó con nueva música, de esta manera salieron canciones esperanzadoras y liberadoras. (Lea aquí: El primer tango de Montaner)

La nueva canción es una oda a la gratitud por una vida que se va, pero que se disfrutó, allí está la grandeza de “La fiesta”.

Ahora está de vuelta y si al finalizar el año anterior logró dar “Gracias”, lo más reciente es “La fiesta”, un tema que lo eleva a otro nivel, es festivo, también reflexivo, pone de manifiesto la muerte, pero desde un plano más tranquilo, con aceptación y gratitud por la vida.

Pedro Capó dio rienda suelta a su creatividad en esta letra y posterior video, se apoyó en su cultura, esa que le ha dado las bases para exaltar su propuesta ante el mundo, porque si alguien posa como buen boricua, es él, con su orgullo y las ganas de mostrar ese arte.

Pedro Capó invita a su gran fiesta

Lo que está y lo que vendrá

¿Cómo se te ocurre hacerle una celebración a la muerte?

Con el mismo miedo que todos le tenemos, ese fue el motor que me impulsó. Tratando de encontrar los denominadores comunes de nuestras vivencias, creo que todos pasamos por lo mismo y la ansiedad o miedo por la muerte es universal. Mi hijo mayor, David, quien ya cumple 17 años, se ha vuelto de alguna manera el director creativo y artístico de este nuevo disco, con su gran gusto y por la afinidad que tenemos por el arte, me presentó un documental donde se habla de la importancia del artista creador de sus miedos, empecé a ser introspectivo y viendo dónde conectaba con eso que es tan natural y decidí hacer una celebración de la vida para cuando nos vayamos.

El video es muy creativo, ¿De dónde surge ese concepto?

Esta pieza visual se hace en Puerto Rico, con mucho corazón, entusiasmo y un equipo conectado con el mensaje. Esto se logra a tres días del lanzamiento, grabamos y salimos, digamos que todo cayó en su lugar. El marco del video está inspirado en una obra icónica portorriqueña del maestro Francisco Oller que se llama “El velorio”, una estampa tradicional folclórica de la isla donde se celebra el funeral de un bebé y se hace una fiesta porque es un alma pura que va directamente al cielo. Jugamos a estar dentro de esa pintura y de cierta manera es bonito mantener las tradiciones.

¿Qué tanto expresaste la creatividad en el encierro?

El vaso medio lleno de la pandemia es lo nutritivo que resultó ese tiempo para mi creatividad. Monté un estudio y eso me llevó a escribir y producir el primer disco que hago desde mi casa, una felicidad inigualable, estuve en mi espacio con mis hijos. Ese disco se hizo en cinco meses y me ilusiona mucho presentarlo, “Gracias” y “La fiesta” son parte de esa producción, en agosto soltamos música nueva y en octubre sale el disco, espero ir a Colombia a presentarlo.

¿Cómo ha sido el regreso a los escenarios?

Increíble. Es una montaña rusa de emociones tras dos años por fuera de los escenarios. Regresar me conecta con el Pedro que siempre tiene hambre de compartir, esos nervios de subir sin saber que esperar después de tanto tiempo, pero se convierte en emociones, entrega y energía bonita. Estoy feliz porque las canciones nacen en el estudio, luego van a promoción y de ahí a la tarima para compartir con el público.

¿Vienen más colaboraciones?

Hay cositas. No es un álbum basado en colaboraciones, yo trabajo en honestidad la canción, y si algo surge natural, genial, soy fanático de mis colegas y me gusta trabajar con gente que admiro y respeto.

Tienes química con Farruko, ¿Seguirán trabajando juntos ahora que él ha cambiado su concepto?

Ojalá que si. Siempre que nos unimos es porque hay afinidad con la canción, así sucedió con “Calma” y en las otras tres incluyendo “Gracias”. Él me escribió en ese momento al sentir que era un mensaje importante, quería hacer parte, y yo encantado con su contribución.

¿Qué tanto tienen las canciones de tus vivencias?

Muchísimo, sólo puedo escribir de lo que conozco, lo que me emociona y lo que vivo. Hay ocasiones que salen al ponerme en los zapatos de otra persona o trabajándolo como historia de un libreto, pero todo debo experimentarlo de cierta manera para plasmarlo.

Has tenido grandes éxitos, ¿Fueron concebidos para lograrlo?

Nunca he escrito una letra pensando que va a ser éxito, por el contrario, las que han llegado a ese nivel, son las que más he disfrutado sin esa intención, y estoy seguro también que he escrito dos o tres que he creado pensando que son el súper palo y no han llegado al disco. Es un espacio que no podemos pronosticar, si hay alguna manera de medir el éxito, tiene que ver con el disfrute y la plenitud que se logre al momento de crear esa pieza.

Tus canciones tienen mucho del vocabulario coloquial boricua, ¿Eres un embajador de tu tierra?

A nosotros nos gusta cantar como hablamos y el Caribe tiene su swing bonito.

  NOTICIAS RECOMENDADAS