Revista viernes


Protocolos de bioseguridad, otro deber compartido con el colegio

El regreso a clases está marcado por normas muy estrictas implementadas para preservar la salud de todos.

REVISTA VIERNES

05 de febrero de 2021 12:00 AM

Teniendo en cuenta la nueva normalidad a la que se enfrenta el mundo y la alternancia que se empieza a implementar tras el regreso al estudio, tanto la familia como el colegio, están llamados a cumplir en comunión los protocolos de bioseguridad, a fin de dar continuidad al proceso educativo de la mejor manera y con la debida protección.

Desde el pasado mes de noviembre, cuando se dio inicio a la primera fase de alternancia, la experiencia y aprendizaje fueron llevando por el camino indicado para implementar los protocolos de bioseguridad en los colegios, como lo indica Juan Manuel Diago, rector del Gimnasio Cartagena.

Ahora el regreso a clase se convierte en un reto más grande por la temporada y la situación, sin embargo se hace necesario abrir las puertas con más tranquilidad y seguridad, manteniendo la rigurosidad y promoviendo la cultura del autocuidado, siendo conscientes de la variabilidad de la evolución del virus en la ciudad.

¿Cómo se maneja el tema de bioseguridad?

En este caso la recomendación de un experto se tiene en cuenta y todo empieza por socializar e interiorizar en la comunidad educativa el proceso de forma didáctica, consistente en unos pasos muy estrictos que todos deben cumplir:

Firmar y enviar consentimiento informado por los padres de familia.

Responder encuesta diaria de salud antes de llegar a las instalaciones.

Todos llegan con tapaboca, niñas con cabello recogido y en condiciones óptimas de salud.

En la ruta o transporte personal todos cumplen con el distanciamiento y uso de tapaboca. Se bajan de uno a uno para evitar aglomeraciones, se verifica temperatura y se desinfectan las manos.

Al bajar del transporte se lavan las manos en las zonas destinadas. Cuentan con el apoyo de docentes ubicados en cada punto de lavado de la zona de ingreso.

Pasan por la zona de desinfección de calzado, uno a uno.

Siguen la ruta de ingreso. Todos reciben desinfección de los artículos personales con los que ingresan.

Pasan a registro y toma de temperatura, uno a uno, respetando el distanciamiento y la

capacidad de personas en sala.

Todos siguen la ruta señalada por las flechas hacia sus salas o aulas. En este trayecto, dos docentes sirven de guía a estudiantes, asegurando que transiten por la derecha guardando la distancia.

En aulas, salas y comedor todos deben respetar el distanciamiento, haciendo uso correcto de la señalética que indica dónde debe estar sentadas cada persona, sin mover su puesto y con los EPP requeridos.

El protocolo de desinfección y lavado de manos se implementa en estos momentos:

Ingreso y salida, merienda, ida al baño, almuerzo, después de clase de deporte y cada vez que se requiera o se necesite.

Contar con el apoyo del profesional de la salud y una sala especial de atención para casos sospechosos Covid -19 independiente de la enfermería.

En la enfermería solo se atenderán los casos de primeros auxilios o atención médica.

Al finalizar la jornada: a todos se les toma la temperatura. Se realiza la desinfección o lavado de manos. Se dirigen en el sentido de las flechas, cumpliendo con el distanciamiento, hacia la zona de vehículos.

En la ruta o transporte personal de regreso a casa: todos cumplen con el distanciamiento y uso de tapaboca.

Se suben de uno en uno, ubicándose de atrás hacia adelante. Está prohibido ingerir alimentos o bebidas.

¿De qué manera se puede mantener el distanciamiento en los niños?

Según indica Juan Manuel Diago, el distanciamiento entre los niños se ha logrado al implementar las siguientes estrategias:

Señalización del comedor, aulas de clase, sala de docentes y bancas en pasillos de tal forma que siempre se debe conservar el distanciamiento, indicando con señales y calcomanías que orientan a las personas en dónde se debe ubicar para garantizar la medida de distanciamiento.

Puntos de ubicación en el comedor cada 2 metros para el consumo de alimentos de forma segura.

Puntos de distanciamiento para la barra de servicio, donde cada persona se ubica en la distancia adecuada de otra persona.

Comedor ubicado de forma unidireccional para garantizar que no haya contacto directo cara a cara.

Zona de lavado de manos antes del consumo de alimentos y después de ponerse el tapaboca.

Señalética (flechas amarillas en el piso) que indican el sentido de la ruta como deben dirigirse para evitar tropiezos y flujos de personas en diferentes direcciones.