Revista viernes


¿Qué plazo conviene más a la hora de pagar un préstamo?

Obtener mayores recursos a un mayor tiempo, no necesariamente es la mejor alternativa, es una decisión clave que impactará también sus proyectos futuros.

REVISTA VIERNES

30 de abril de 2021 12:00 AM

Elegir el mejor plazo a la hora de solicitar un crédito en una entidad financiera es un detalle clave tanto para evitar sobrecostos en intereses como para controlar la cantidad de dinero que se dedicará a pagar cada cuota.

Aunque para muchos es desconocido, el plazo que se elige al recibir un préstamo influye directamente en el valor que se pagará cada mes, pero también en la cantidad de intereses que se deberá asumir al finalizar el proceso crediticio.

“Esta es una decisión muy relevante que impacta la calidad de vida de los usuarios del sector financiero. Cada persona debe contemplar su capacidad de endeudamiento, cuánto puede pagar cada mes y, por supuesto, cómo impactará sus proyectos futuros el hecho de extender un crédito más de lo necesario”, explicó Lilian Perea, CEO de Bayport Colombia.

Precisamente, al respecto, entrega las siguientes recomendaciones para determinar correctamente los plazos crediticios:

Menos plazo, menos intereses

Lo cierto es que según el grupo de expertos, la decisión más consciente a la hora de requerir un préstamo es hacerlo en el menor plazo posible.

Esto está explicado en el hecho de que un menor lapso influye en que los intereses que se paguen por el dinero recibido en crédito sean menores y, por tanto aunque la cuota sea más elevada cada mes, se termine pagando una cantidad inferior a un plazo elevado.

“Tenemos claro que el sobreendeudamiento puede amenazar la tranquilidad y el bienestar de las personas. Por eso, es vital hacer una planeación de los gastos no solamente actuales sino futuros y considerar su impacto en la economía familiar para evitar situaciones complicadas”, añadió Perea.

De esta manera, un esfuerzo de pago superior en cada cuota mensual traerá mayores beneficios para cada cliente que se verán reflejados también en su bolsillo y en el tiempo, pues su obligación también terminará anticipadamente.

Por esto es importante que cada entidad financiera haga que “cada potencial cliente entienda plenamente los términos y condiciones del crédito antes de asumirlo”, añadió la directiva.

Mayor plazo, más dinero para devolver

La otra cara de la moneda son los préstamos a largo plazo, que en Colombia normalmente corresponden a los 60 meses y que son los más elegidos por las personas, según las cifras de la SuperFinanciera.

Sin embargo, si bien esta es una opción válida para aquellas personas que no desean o pueden hacer grandes pagos cada mes y así solventar otras obligaciones, es también una posibilidad que genera más gastos, según los expertos.

Esto sucede porque al ampliar el plazo, y con el fin de mantener un mismo valor de pago mensual, la amortización del crédito contempla una mayor cantidad de intereses que se ven reflejados en una cantidad también superior de dinero que se debe regresar al finalizar el préstamo.

Esto tiene, además, impacto de largo aliento en los proyectos de cada cliente, pues, en general, las solicitudes de crédito tiene un interés de mejorar las condiciones de cada persona y un plazo elevado puede frenar nuevos proyectos.

En última instancia, la experta recomendó a los usuarios identificar qué modalidad le conviene más a la hora de solicitar un préstamo bancario y, además, poner en una balanza sus proyectos futuros con la obligación que está por adquirir.

TEMAS