Revista viernes


Reducción mamaria, más allá de la estética

CON ESTA CIRUGÍA, LOS CUIDADOS POSTOPERATORIOS SON MUY RIGUROSOS, DE ESTO DEPENDE EL ÉXITO EN LOS RESULTADOS

HEIDI LLANES

04 de diciembre de 2019 03:11 PM

HEIDI LLANES

Salud y Belleza

La cirugía de reducción mamaria tiene varios fines, aunque por el que más consultan las pacientes tiene que ver con la disminución de sobrecarga mecánica por el aumento del tamaño de las mamas.

Generalmente las mujeres acuden a la cirugía cuando ya han experimentado múltiples tratamientos para mejorar la dorsalgia (dolor en espalda y cuello) y ven en este procedimiento la posibilidad inmediata de aliviar esos síntomas, expresa la doctora Carmen Judy Herrera, especialista en cirugía plástica reconstructiva.

Está claro que la dorsalgia como tal no requiere de un solo tratamiento, toda vez que esta dolencia puede derivarse por otras condiciones, como posturas, sobrepeso, trabajo realizado, entre otras. La primera consulta es por ortopedia, de donde se hace la remisión a cirugía plástica para el procedimiento quirúrgico de reducción de mamas.

Actualmente estas cirugías están incluidas en el Plan Obligatorio de Salud, sin embargo hay que aclarar a las pacientes que no todas las hipertrofias mamarias son cubiertas por este sistema. Inicialmente se debe determinar el grado de esa hipertrofia para proceder a autorizar la operación; pacientes en Grado I y II, se consideran estéticas y no reconstructivas, no siendo así con el Grado III y IV, explica la doctora Herrera.

El protocolo a cumplir antes de la intervención, incluye visita a psicólogo y nutricionista, pues generalmente estas pacientes sufren de sobrepeso y deben mejorarlo, también se incluye una ecografía mamaria en pesquisas de lesiones benignas o malignas de la mama y saber con certeza como está el tejido mamario.

Una vez se ha concluido esto y se lleven a cabo los exámenes de laboratorio, se procede a la operación de reducción mamaria, un procedimiento intrahospitalario de aproximadamente 3 a 4 horas, dependiendo del volumen de las mamas de la paciente.

Existen varias técnicas, cada cirujano hace experticia en la de su preferencia. Se trata de una cirugía ambulatoria, siempre que la paciente reúna los parámetros para el alta, obviamente con las recomendaciones para que en cualquier eventualidad consulte nuevamente al hospital, indica la doctora Carmen Judy Herrera.

Diagnósticos y cirugía

Como la dorsalgia tiene un componente multifactorial, la cirugía no es garantía de que el dolor desaparezca, puede aliviar, sin embargo se tendrá que continuar un tratamiento para llegar al origen de la molestia. La cirugía siempre será el último paso luego de agotar tratamientos, indica la doctora Herrera.

La reducción mamaria es bilateral y otro caso en el cual está indicada es cuando se busca la simetrización en pacientes mastectomizadas, reduciendo el seno que no fue intervenido por enfermedad. El desbalance en las mamas debe corregirse para evitar molestias en la espalda a futuro.

Actualmente la reducción también ha tomado fuerza en mujeres que tuvieron implantes por estética. Tras la revisión de la prótesis y la decisión de cambio, se debe tener en cuenta que ese implante produce una reducción de tejido que no permite prescindir de ellos, lo que obliga a colocar otro de menor tamaño; en estos casos la doctora Herrera lo denomina reconstrucción mamario, pues se van a levantar los pocos tejidos para armar el nuevo seno.

Las técnicas son varias y como se anotó anteriormente, van dependiendo del médico. La doctora Herrera aplica la llamada “J”, un abordaje que produce una incisión más pequeña y con más posibilidades de usar escotes.

Las reducciones mamarias muchas veces no se ajustan a los parámetros establecidos por edad de la paciente. Hay casos con hipertrofia Grado IV o gigantomastia en niñas, resultando incompatible con el bienestar de la paciente, entonces la operación es inminente.

Con esta cirugía la lactancia se puede comprometer, indica la profesional, por eso la idea es no operar una menor de edad y si su problema está en Grado I, se intenta esperar hasta que pase la barrera de la adolescencia y si es posible unos años más hasta cumplir con su maternidad.