Revista viernes


Resonancia magnética de mama y sus aplicaciones

La resonancia magnética de mama se hace necesaria cuando se requiere un diagnóstico más certero, es decir, una vez se ha hecho una ecografía o mamografía

HEIDI LLANES

22 de octubre de 2020 10:31 AM

Los estudios y exámenes para diagnosticar y tratar el cáncer de seno siguen a la vanguardia con técnicas que facilitan su proceso y llevan a un resultado seguro, tal es el caso de la resonancia magnética de mama, que cada vez cobra mayor importancia.

Se trata de un examen que utiliza un resonador, para detectar cáncer u otras anomalías de la mama. El procedimiento se lleva a cabo tomando varias imágenes con contraste de manera dinámica y combinándolas en una computadora hasta crear descripciones detalladas y precisas de cualquier tipo de lesión en la glándula mamaria o en sus órganos adyacentes.

La resonancia magnética de mama se hace necesaria cuando se requiere un diagnóstico más certero, es decir, una vez se ha hecho una ecografía o mamografía, o existe sospecha de un especialista en cirugía de tejidos blandos o de mama y este se dirige a un estudio complementario que lo lleve a un resultado más específico.

Las indicaciones de este examen son concretas, no cualquier persona puede acceder al mismo sin antes pasar por la ecografía y mamografía. La resonancia sólo es sugerida cuando se tiene una lesión altamente sospechosa de cáncer de mama y se quiera precisar si es positiva para este padecimiento, indica la radióloga Carolina Cesarone.

La resonancia magnética de mama es un estudio que complementa los resultados de la mamografía y la ecografía mamaria, permite definir el tipo de tumoración que tiene la paciente.

Después de una cirugía por este cáncer, pasados seis meses, se aconseja la resonancia, a fin de verificar si existe alguna lesión residual o recidivante, advierte la profesional.

Importancia del examen

Es de advertir, que las mujeres con un diagnóstico de cáncer de mama, tienen más posibilidades de desarrollar un nuevo tumor en el seno contiguo, por tanto el tamizaje mediante resonancia magnética es pertinente para detectar a tiempo cualquier reincidencia.

Igualmente este examen especializado está dirigido a mujeres con cualquier tipo de sospecha de anormalidad en la glándula mamaria, como también quienes tengan sospecha por antecedentes familiares de este tipo de cáncer, esto de la misma manera aplica para hombres.

La alta efectividad en los resultados, es el factor diferenciador de la resonancia magnética, toda vez que permite identificar con precisión la ubicación de la malformación o tumoración, así como las características de la misma.

Adicional, el examen permite que el cirujano de mama o de tejidos blandos encuentre la ubicación concreta de la lesión y de esta manera realizar su intervención de forma precisa en el área sin comprometer órganos adyacentes.

Una vez se ha realizado la intervención, la resonancia magnética de mama es nuevamente una herramienta para considerar. Con ella no solo se puede identificar la glándula mamaria, sino el área axilar que también puede verse comprometida con cualquier tipo de tumefacción.

En cuanto a seguridad, se aclara que la ecografía mamaria es inocua, la mamografía posee una carga de radiación baja que da cuenta de un mayor beneficio que riesgo, sin embargo en lo que se refiere a la resonancia magnética, no existe ningún tipo de radiación ionizante, utiliza magnetón, es decir, ondas magnéticas que permiten visualizar los órganos.