Sergio Martínez Lecompte, cumpliendo los retos de la dermatología estética

13 de diciembre de 2019 10:24 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cuando alguien decide cursar la carrera de medicina, sabe que su misión empieza ese primer día en la universidad, pero también cuenta con la certeza de que ésta no va a acabar con el título, allí estará sólo un peldaño de una profesión que mantiene la consagración a la vida.

Teniendo esta premisa como bandera, el cartagenero Sergio Martínez Lecompte partió a Bogotá para empezar el gran reto que le suponía dedicarse por entero a su profesión y mientras estudió en la Universidad El Bosque, afianzó su conocimiento, pero ante todo su pasión.

Como estaba determinado en su proceder, la preparación continuó en Brasil, recibiendo su especialización en Dermatología en la Universidad Federal de Río Grande del Sur, rama que le mantiene en la búsqueda de nuevos desafíos que propone la medicina, y más cuando las expectativas con respecto a salud y bienestar se han equiparado para brindar más que un servicio, un estilo de vida.

Han transcurrido prácticamente dos décadas desde entonces, incluyendo algo muy importante, el regreso a Cartagena para establecer su proyecto médico-empresarial, constituido en la Clínica Dermaestetic, pionera en servicios de dermatología cosmética, sin dejar de lado el tema clínico, que se mantiene como la base de su formación.

En ese proceso, su integralidad profesional ha aumentado, llevándolo a hacer parte de importantes agremiaciones del sector. El doctor Martínez es miembro del Colegio Iberoamericano de Dermatología y de la Academia Americana de Dermatología, en esta última hace parte de su grupo de trabajo internacional.

De otra parte, actúa como miembro de la Asociación Colombiana de Dermatología -Asocolderma- donde además se ha desempeñado como miembro de su junta directiva en periodos anteriores.

Marcando la diferencia

Ser dermatólogo le implicó a este profesional de la medicina estudiar a fondo la anatomía, sin embargo, ahora, cuando su proyecto de vida lo encaminó a este tema que continua evolucionando, debió volver a ese aprendizaje, porque los procedimientos estéticos así lo exigen.

La medicina antienvejecimiento requiere una preparación constante, advierte Sergio Martínez, así como las nuevas técnicas, productos y tecnología, merecen el rigor médico y científico, porque en sus manos se confían casos que si bien llevan un fin estético, también pueden en determinado momento poner en riesgo la salud.

Desde su postura de médico, indica a los potenciales pacientes buscar la idoneidad de un experto al realizarse un tratamiento, advierte que el profesionalismo debe anteponerse a cualquier valor monetario, pues mínimo se requiere un título de tres años de especialidad con evolución constante de la misma, para ejercer esta práctica estética.

Lo anterior lo expresa como una inquietud, toda vez que los cursos pequeños que se realizan en algunas instituciones no se asemejan a la preparación formal universitaria en el tema, y los casos que se evidencian en el país de malas prácticas e incluso deceso de pacientes, afectan una especialidad que marcha a la par del mundo en cuanto a expectativa de vida y belleza.

En esto último, el doctor Martínez indica que se trata de un tema delicado, que merece respeto y aunque es una tendencia y un nicho en crecimiento y evolución, es parte de la medicina y como tal con mayor rigor se debe tratar.

Un mercado que atrae

En los últimos años, la Dermatología, por ser un área en la que la estética resulta inherente desde la misma especialidad, su proceso adquirió mayor demanda, superando en algunos países a la cirugía plástica y ortopedia que lideraban solicitud.

No es un secreto que el mundo gira en torno al tema físico, la búsqueda de la belleza y la conservación de la juventud tomó fuerza y los hallazgos en materia de estética se superan día tras día, sin embargo, todo esto requiere de conocimiento médico, de investigación y rigor científico.

En ese orden de ideas, la medicina antienvejecimiento hoy también se practica desde el interior, cambios físicos e incluso hormonales, pueden ser modificados para poder alcanzar resultados imposibles de imaginar en el siglo pasado.

Procedimientos relacionados con el láser, tecnología de punta representada en aparatos que alejan del quirófano y que ofrecen resultados próximos, además de productos y sustancias que mantienen a la comunidad científica en constante evolución, son la fuente de trabajo del doctor Sergio Martínez, quien esgrime experiencia y seguridad en la atención a sus pacientes.

Al hablar de los procedimientos que se popularizan y gozan de mayor demanda, no duda en afirmar que la aplicación de toxina botulínica, popularmente conocida como Bótox, mantiene la delantera, de hecho está tan convencido de sus bondades, que hoy es entrenador en la formación de otros profesionales.

En su experticia, indica que este producto resulta interesante, defiende el gusto por la estética sin salirse de los márgenes sensatos, y en esa explicación aclara, que bien se puede aplicar desde edades tempranas y tomarse como un tratamiento preventivo para mantener un rostro más armonioso en el transcurrir de los años, con resultados completamente naturales, esto último lo considera un valor muy importante de su enfoque.

Sergio Martínez ha experimentado en su práctica profesional los cambios de todos estos productos, conoce la evolución de los mismos e incluso los procesos revertibles que se sugieren si el efecto no es el esperado y todo esto lo sustenta con experticia y conocimiento, no en vano tiene en su haber más de 6 mil aplicaciones de bótox.

La aparatología está muy posicionada en la medicina estética, algo que este dermatólogo ha aprovechado de la mejor manera, involucrándola en procesos que cumplen los objetivos trazados en tratamientos corporales y de piel.

Este avance es fundamental desde el diagnóstico, explica Sergio Martínez, quien cuenta con equipos, que son de ayuda en dictamen de situaciones, creación de imágenes de proyección en estética parta trabajar sobre un esquema más real y llegar de manera precisa a la corrección del problema.

Sergio Martínez Lecompte mantiene su esencia de médico dermatólogo, intenta ser didáctico en todos los casos que llegan a su consulta, también es la persona para confiar, porque sabe que más que belleza, su misión es de vida y quiénes entran allí, no van sólo por un dictamen, buscan seguridad.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS