Tiempo de Navidad

28 de diciembre de 2018 12:00 AM
Tiempo de Navidad
El seis de enero es la Epifanía cuando recordamos el desplazamiento desde Oriente hasta Belén de tres Reyes Magos para adorar al Niño Dios. FOTO RF123

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Entre el 25 de diciembre, fiesta de Navidad y el 6 de enero, fiesta de la Epifanía, celebra la Iglesia el Tiempo de Navidad, época de gran alegría y festejos.

Celebrar sólo por divertirse y celebrar porque hay un motivo para hacerlo marca la diferencia. Celebremos y alegrémonos alrededor de la motivación real de estas fiestas que es el nacimiento de Jesús, Redentor que vino, si lo dejamos, a llevarnos a la Patria Celestial.

Fiestas del tiempo de Navidad:

Los Santos Inocentes

En medio de toda la alegría que se vive en esta época, hoy 28 de diciembre, conmemoramos el martirio de los Santos Inocentes: “Herodes, al ver que los Magos le habían engañado, se irritó al extremo y mandó matar a todos los niños que había en Belén y toda la comarca, de dos años para abajo...”

No hay explicación fácil para el sufrimiento pero esta conmemoración, en medio del gozo, nos recuerda que el dolor hace parte de la vida y que el cristiano con fe entiende las palabras de San Pablo: “Para los que aman a Dios, todas las cosas son para bien”.

Domingo de la Sagrada Familia

El domingo siguiente a la Navidad está dedicado a la Sagrada Familia.

Nada mejor que reflexionar a la luz de la Exhortación Apostólica, la Alegría del Evangelio, donde el Papa Francisco destaca la importancia de la familia como motor fundamental de la sociedad.

“La familia atraviesa una crisis cultural profunda, como todas las comunidades y vínculos sociales. En el caso de la familia, la fragilidad de los vínculos se vuelve especialmente grave porque se trata de la célula básica de la sociedad, el lugar donde se aprende a convivir en la diferencia y a pertenecer a otros y donde los padres transmiten la fe a sus hijos.

El matrimonio tiende a ser visto como una mera forma de gratificación afectiva que puede constituirse de cualquier manera y modificarse de acuerdo con la sensibilidad de cada uno. Pero el aporte indispensable del matrimonio a la sociedad supera el nivel de la emotividad y el de las necesidades circunstanciales de la pareja”.

Demos gracias a Dios por nuestras familias y dediquemos nuestros mejores esfuerzos a construir un hogar “luminosos y alegre”.

La Madre de Dios

Si te preguntan el significado del primero de enero ¿qué dirías? Lo primero que se te viene a la cabeza es el inicio del nuevo año. Ahora si estás bien informado sobre tu fe católica sabrás que la Iglesia, cada primero de enero, celebra la solemnidad de María Madre de Dios para pedir la protección de aquella que tuvo la dicha de concebir y dar a luz al Salvador. Es el título más antiguo y el más alto atribuido a María. María es también nuestra Madre. Demos gracias por tenerla como Madre e invoquemos su protección para este nuevo año.

La Epifanía

El seis de enero es la Epifanía cuando recordamos el desplazamiento desde Oriente hasta Belén de tres Reyes Magos para adorar al Niño Dios guiados por una estrella. Este pasaje nos deja valiosas enseñanzas de humildad y obediencia. Ellos representan a los que buscan sin cansarse la luz de Dios, siguen sus enseñanzas, siguen sus señales y cuando encuentran a Jesús, le ofrecen con alegría todo lo que tienen. Sigamos este ejemplo en nuestra vida.

Cuando las motivaciones están basadas en las cosas que perduran, la alegría que se experimenta es proporcional a su valor. Este es el caso de este Tiempo de Navidad cuyas celebraciones se pueden prolongar en el corazón por siempre.

¡Feliz Año!

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS