Revista viernes


Tommy Torres creó el playlist de anoche

Tommy Torres mantiene el ritmo de la composición, es un ejercicio que le mantiene a la expectativa y preparado para cuando se requiera más material en algún proyecto.

HEIDI LLANES

09 de septiembre de 2021 11:59 AM

Debieron pasar nueve años para que el portorriqueño Tommy Torres sorprendiera con un nuevo trabajo discográfico, el mismo que le ha dado múltiples satisfacciones y que fue concebido de una manera bastante inusual, dando lugar a “El playlist de anoche”.

En efecto tiene un nombre sugestivo, que invita a escuchar de principio a fin este nuevo álbum, sin embargo lo que más atrae es la producción a cargo de Benito Antonio Martínez, mejor conocido por su nombre artístico, Bad Bunny, el rapero que se ha impuesto en las principales listas con un estilo único y que al imaginario colectivo le parecería imposible para una unión con su coterráneo.

“El playlist de anoche”, como advierte Tommy, obedece a que se hizo un disco con distintos estilos, pero todas las canciones parten de un mismo punto, pueden estar conectadas en una misma historia y la descripción de un playlist para él es eso precisamente, una comunión entre épocas y artistas que crean una atmósfera especial. Entonces este álbum es ese “algo” que pasó anoche y se quiere recordar.

Tommy ha producido y compuesto para muchos otros artistas y usualmente cuando le llama algún colega es para pedirle una canción, sin embargo, nunca había llegado una propuesta en contravía y eso se dio con su coterráneo Bad Bunny, con ideas románticas y melódicas.

El encuentro fue en Los Ángeles y ese ofrecimiento en medio de la sorpresa, fue valioso, porque en una buena conversación enmarcada por guitarra, lo que serían dos o tres canciones, abrió la posibilidad de un disco completo. En el proceso hubo equilibrio y respeto, pero más que nada, la visión general era “vamos a hacer un álbum que nosotros compraríamos”.

Tommy y Bad Bunny son de distintas generaciones, géneros muy disímiles, pero aún así son conscientes de que deben tener los gustos abiertos y por eso desde el inicio pensaron que cada día tenían que hacer una canción que les encantara a ambos.

El resultado de lo que salió inicialmente los llevó a continuar con el álbum, porque conceptualmente desarrollaron algo diferente, que además les dejó satisfechos, y lo demás es lo que ya está consignado en “El playlist de anoche”.

Un regreso triunfal

Tommy Torres viene de un receso algo extenso, aunque él difiere de ese concepto, toda vez que no estuvo ausente, para su trabajo lo que cambió fue la manera de lanzar música. Hizo el disco “12 historias”, después uno en vivo y un acústico, también se sumaron sencillos y colaboraciones, obedeciendo un poco al dictamen de la industria.

El disco tiene una connotación diferente, se hace para entregarse un compilado del cual se puede extraer lo que mejor guste y por tanto no se hace a propósito, allí está un contraste para disfrutar, advierte el artista.

“El playlist de anoche” tiene un encanto especial, llevó a Tommy a interpretar en solitario cada melodía, él que está dispuesto a colaborar con todos e invitar al resto. Dice que fue sencillamente un capricho, porque haber trabajado con Benito fue suficiente y ahí se refleja esa compañía que habitualmente tiene.

Afirma que los duetos obedecen a mercadeo, otros más porque la canción lo pide y puede entonarse distinto, a manera de conversación, pero estas eran más de historias personales, más de cantautor, entonces sería raro involucrar a una segunda persona en algo tan íntimo.

Trabajar con Bad Bunny fue un proceso enteramente libre, advierte Tommy, nunca se ciñeron a estilos, qué sonaba o no en la radio, se unieron cual muchachitos en el estudio ávidos de un juego musical y esa emoción que vivieron es la que se siente en el álbum, afirma el portorriqueño que lo siente como un primer disco.

La felicidad se materializa cuando habla de ese trabajo, al que le agrega energía en su descripción, dice de la misma manera que es liviano, pero también se le siente fortaleza y es una experiencia que tiene de todo, que lo pone en una situación ventajosa, toda vez que abre puertas.

De otra parte, se puede decir que fueron muy cuidadosos, la condescendencia lo llevaba por diferentes lugares, pero no se alejaron de lo que es realmente Tommy Torres, y tal vez por eso el público lo ha asimilado como algo muy de él, pese a tener una influencia muy grande de Bad Bunny en las melodías.

Como un músico de conservatorio que es, Tommy se atreve a insinuar que este disco abre un buen camino para el pop latino, se ha abusado del dembow y el reggaetón para bailar, pero esta propuesta es una opción para hacer música diferente y actual.

Bad Bunny conocía la carrera de Tommy, y por eso tuvo mesura en el proyecto, de igual forma permitió que éste trajera su sonido. En definitiva fue una misión democrática la que supuso este disco.

El portorriqueño es además de gran músico, el compositor y productor por excelencia. La dinámica en estos casos consta de un acercamiento que ha vivido con esos artistas y cuando se ha establecido una conexión humana, cree entender qué es lo que ese cantante quiere decir en ese momento, así se desarrollan muchos de esos éxitos en los que él se encuentra detrás.

La creación actual, que no tuvo caminos establecidos y a cambio cosas mágicas, lo ha dejado con ganas de volver a conectar con Bad Bunny, sabe que es un artista de mente abierta a otras propuestas y eso lo motiva, aunque no descarta que esas oportunidades se presenten con otros colegas con quienes aún no ha trabajado.

Con el deseo de cantar en vivo y cumpliendo con compromisos en su isla, que ya han mostrado la aceptación del público, se prepara para una gira que iniciaría en enero de 2022, donde además de sus clásicos, vendrá la presentación de “El playlist de anoche”.

Tommy Torres tiene el ADN musical, nació en Puerto Rico, estudió en Berklee College of Music, sin embargo, su base es el rock, tal vez por la época en que se desarrolló su adolescencia, más adelante mientras se preparaba en Boston, las añoranzas le llevaron a la línea tropical que lo acercaba a su tierra, y ahora es un exponente de una música sin fecha de caducidad.