Revista viernes


Trabajemos Juntos IPS, rinde homenaje a la mujer cartagenera

Trabajemos Juntos IPS viene empoderando a la mujer cartagenera mediante talleres de sensibilización y emprendimiento, apoyo emocional, fortalecimiento del autoconcepto y resiliencia, siendo innovadores, empáticos, y ante todo promotores de amor.

REVISTA VIERNES

25 de marzo de 2021 05:21 PM

Dra. Jannette Ivonne Godoy Espinosa

Directora científica de Trabajemos Juntos IPS.

Mi corazón se llena de emoción al exaltar la labor de todas las mujeres trabajadoras, madres, hijas, hermanas, esposas y profesionales, que día a día hacen la diferencia desde múltiples escenarios, con diversas miradas y percepciones. Resaltando cómo la vivencia de esta pandemia nos ha cambiado la vida, pero con el amor que brindamos a nuestras familias, amigos, compañeros de trabajo, así como en nuestra actuación en lo social, hemos podido sacar la casta de guerreras, luchadoras, versátiles, inteligentes, siendo cada minuto más resilientes y con la posibilidad de reinventarnos en el amor propio y en el amor al prójimo.

Yo, como mujer nacida en la bella ciudad de Cartagena de Indias, desde mi rol como madre, hija, sobrina, amiga, compañera de trabajo, médico psiquiatra y directora científica de nuestra IPS TRABAJEMOS JUNTOS, nos súmanos a este homenaje, para incorporar desde nuestra Institución experta en salud mental, un servicio humano, cálido, empático, donde escuchamos sin juzgar y brindamos no solo un servicio médico, sino un servicio con sentido social y comunitario.

Con esta publicación, queremos dar gracias a todas las mujeres por ser ejemplo de amor y de bondad, que dentro de sus múltiples roles sacan adelante sus sueños y objetivos, siempre con actitud de fortaleza, lo que nos hace únicas e irremplazables.

El poder de ser mujer

Angélica María González Pinedo

Gerente de Mutual Ser Regional Bolívar

La mujer actual maneja un sinnúmero de obligaciones, que van desde el ámbito familiar, pasando por el personal, hasta el profesional. En el hogar, se puede definir como la administradora que distribuye su tiempo en esposo e hijos, convirtiéndola en la gran heroína de la sociedad, con la resiliencia como bandera.

Para esta profesional, las mujeres siguen ganando espacio en temas de inclusión social, sin embargo resulta indiscutible que aún se percibe estigmatización y privación de algunos derechos, uno de los más notables es el derecho sexual, toda vez que lo tradicional es que sea ella quien planifique, rara vez un hombre se practica la vasectomía.

Otro ejemplo palpable indica la doctora González tiene que ver con el rango salarial en las empresas, realidades que incluso quienes logran una posición laboral equilibrada, gozan de un hogar sano, no desconocen la situación generalizada en la sociedad.

Indica que en la actualidad la concientización de todos estos factores ha hecho que las mujeres luchen por ganar más espacios, al tiempo que agrega que muchos estudios manifiestan que el círculo virtuoso de la sociedad empieza por mujeres, toda vez que la orientación de la misma a distribuir sus ganancias están orientadas a mejorar la calidad de vida de las personas de su entorno.

Para concluir, afirma que las mujeres en el campo profesional cada día son más resilientes y pese a todos los roles, cumplen y en cualquier situación que se presente, siempre están dispuestas a darlo todo de una forma transparente y ética.

El entorno actual ha sido especialmente retador para las mujeres administradoras primarias del hogar, con un ingrediente adicional, que es mantener la salud mental de la familia. Trabajar con niños al lado y lograr el equilibrio para todos, ha sido un desafío, algo que se logra con el diálogo abierto, las responsabilidades compartidas con la pareja y los deberes distribuidos entre todos para evitar el colapso.

Eliana Bernal Torres

Gestora de atención en salud mental de Mutual Ser

Teniendo como base su trabajo, esta profesional se remite a las políticas nacionales para el abordaje de los pacientes con problemas mentales, y allí incluyen a las mujeres víctimas de violencia en cualquiera de sus manifestaciones. En este sentido, advierte que es importante tener claro el componente de la integralidad, donde no solo el sector salud es el llamado a tomar protagonismo en la mujer ultrajada, toda vez que existe un factor interdisciplinario para que esa paciente alcance su recuperación total.

En ese orden de ideas, la profesional advierte que la capacidad de las mujeres para reponerse a situaciones de violencia, está aún limitada, debido al estigma, la falta de acompañamiento de otros sectores fundamentales para superar esta realidad. De otra parte existe el componente social y cultural de cada mujer en cuanto la forma de enfrentar estos escenarios.

Indica de la misma manera, que la capacidad de recuperación sigue siendo muy baja, por tanto se debe aumentar el trabajo para que se identifiquen factores protectores, al igual que los de riesgos, y obviamente ser capaces de levantar la voz y denunciar.

La conclusión que se ha tomado sobre el tema es que si bien el componente salud puede llevar el proceso de evolución, sin embargo, para el mismo se requiere la actuación de otras esferas como Comisaría de familia, Fiscalía, para lograr una respuesta lógica y alcanzar el empoderamiento que se quiere en una mujer.

Los logros están palpables, indica la funcionaria, la atención es parte de los mismos, búsquedas activas desde salud también, siempre avanzando más allá, con reporte semanal de diagnósticos asociados a violencia y se deriva a los prestadores de la red de salud mental para que realicen el abordaje.

Dora Karina Nieto Rivera

Referente de salud mental del Dadis

No se puede desconocer la serie de cambios que originó la pandemia, entre esos la recesión global, dando lugar a la pérdida de empleos y cierre de muchas empresas, factor que afectó en buena medida a las mujeres, dejando a muchas cesantes, mientras otras debieron trasladar a casa el trabajo y adaptarlo a las obligaciones propias del hogar.

Como indica esta enfermera profesional, el reto no quedó grande. Al principio la idea de alternar muchos oficios fue caótica, pero una vez superado el primer impacto, las labores de la casa y el trabajo, encontraron un equilibrio que llegó para quedarse.

La capacidad de la mujer de desempeñarse en varias cosas a la vez y no descuidar ninguna se manifestó nuevamente, ahora, cuando una nueva normalidad aflora, aún con circunstancias no resultas, como el regreso de los niños al colegio, nuevamente la resiliencia es la capacidad de las mujeres empoderadas.

Hubo otro frente que se debe destacar, advierte, y es el de esas mujeres que con poca o nula preparación profesional, debieron enfrentarse a niños con estudio en casa, un reto que sortearon con valentía y esfuerzo, pero que se pudo superar.

Lo anterior tiene un componente adverso, y es el de la salud mental, que se vio afectada y que puede ahondar aún más en la pospandemia, cuando debe ser reforzada con políticas aplicadas en el tratamiento de mujeres que han sido un todo en el hogar, multiplicando sus funciones y el amor.

La misión debe encaminarse a un autocuidado que evite más adelante la presencia de padecimientos mentales como la depresión, ansiedad e intentos de suicidio. Se ha demostrado fortaleza, pero la consulta oportuna al psicólogo o psiquiatra y brindar los primeros auxilios psicológicos cuando se requiera, es fundamental, agrega la profesional.