Tu alma, una joya para pulir (II)

13 de febrero de 2020 09:11 AM
Tu alma, una joya para pulir (II)
Igual que para tallar un diamante necesitas de otro diamante, necesitas un guía espiritual que te acompañe en el proceso//FOTO RF123

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La semana pasada les propuse agregar entre los objetivos de este año, uno que debería constituirse en un propósito de vida. Es este: Tu alma, una joya para pulir.

¿De dónde viene esta propuesta? De un libro, así titulado, escrito por Paula López Espinosa. Ella narra cómo a través del ejercicio de su carrera como diseñadora de joyas y gemóloga, además de sus vivencias personales, llegó a descubrir su misión de vida: Pulir la joya más preciada que es el alma y ayudar a otros a hacer lo mismo. Fundó Casa de Paz, un centro de crecimiento humano en Bogotá.

Manual de transformación

Es el título del último capítulo de su libro. Son ejercicios prácticos resultado de su estudio y el trasegar de tantas experiencias: “Una guía práctica que te permitirá emprender el camino hacia la transformación de tu alma e ir al encuentro de tu verdadero propósito de vida”.

El manual viene acompañado de diez meditaciones que te ayudan a lograr la paz y libertad interior como también descubrir tu misión.

Por lo limitante del espacio, comparto apartes de una de las meditaciones que Paula nos propone. Tendrás siempre a la mano lo que ella llama “tu cuaderno sagrado”.

Meditación 1

A través de una analogía nos transporta a una mina de diamantes. ¿Qué se hace allí? Lo primero excavar a grandes profundidades para extraer las piedras. ¿Cómo llegas tú a esas profundidades? “Buscando diariamente espacios de reflexión y quietud interior...En esos espacios anota en tu cuaderno las respuestas a estas preguntas: ¿Qué te hace llorar? ¿Qué te quita la paz interior? ¿Qué heridas aún sangran? ¿Qué y a quién no has podido perdonar? ¿Qué temores coartan tu vida?”.

El proceso

Va haciendo en esta meditación la comparación del proceso en la mina y el de tu alma por pulir. Nos recuerda que por cada diamante extraído se trituran 250 toneladas de material. ¿Lo sabías?

Escribe en tu cuaderno, en qué situaciones tu alma se ha sentido triturada y dinamitada. “Dios necesita todos los pedazos de tu corazón roto para poderlos pegar de nuevo y Él usa el mejor pegante: tus lágrimas.

Un diamante se forma en 3.300 millones de años. ¿Hace cuántos miles de millones de años había sido creada tu alma por Dios?”

En esta parte del proceso, los valiosos diamantes pasan por una limpieza, lavado y selección. El alma también necesita ese proceso:

La limpieza consiste en liberarse de toda la basura emocional acumulada.

Lavado, es desechar de tu alma todos los sentimientos tóxicos y decidir dejarlos correr.

Selección, imagina que ahora vas a elegir tu equipaje emocional que quieres llevar a este viaje que comienza hacia esta nueva etapa de tu vida de libertad interior y plenitud ¿Qué decides dejar y qué llevar?

Igual que para tallar un diamante necesitas de otro diamante, necesitas un guía espiritual que te acompañe en el proceso.

“Los maestros gemólogos y talladores expertos en diamantes los clasificamos a través de las cuatro “C”, carat, peso; colour, color; clarity, claridad; y cut, talla... En mi arduo trabajo personal tallando mi alma descubrí que el alma también puede clasificarse en cuatro “C”:

Calidez humana, Compasión, Crecimiento personal y Congruencia.

Otras meditaciones

Descubrir tu propósito espiritual; Perdonar para sanar; Reconocer y someter tu ego; Sombras; Tu niño interior; Sanar tu niño interior; Dinámica para el manejo y la regulación del estrés. Por último nos deja un regalo de algunas píldoras para el alma, aquí una de ellas:

“No evites la tristeza ni la adversidad; habla con ellas y pregúntales qué vinieron a enseñarte; estoy segura de que cuando aprendas, ellas solas se irán”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS