Shonny y El Hijo del Búho, un horizonte de música y amistad

19 de septiembre de 2019 10:47 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Todos los días las plataformas digitales se inundan de nuevas propuestas musicales, nacientes artistas experimentan con propuestas que bien pueden calar en el público ávido de sucesos o quedar en el olvido; sin embargo la innovación en el sonido está tomando un nuevo espacio y sale un poco de esa zona creada donde muchos encontraron acomodo, para dar paso a proyectos interesantes.

En este espacio entran con paso firme Shonny y El Hijo del Búho, la banda barranquillera que incursionó en escena con un concepto original, cimentado en el talento de sus integrantes, la cantante y compositora Shonny Rincón y el guitarrista y productor musical Julián Sarmiento, amigos que decidieron compartir un camino direccionado por la música.

Tomar la decisión de hacer música para ellos no fue un arrebato de juventud, es el proceso interno de cada uno que halló el punto de encuentro al ser presentados y como esa amistad que nace de intereses en común. Se puede decir entonces que la música gestó esa amistad que se fundamenta hoy en trabajo, respeto y admiración mutua.

El deseo de unirse estaba implícito, sólo hacía falta el impulso real para tomar la decisión, expresa Julián, quien toma su nombre artístico de un seudónimo que usó su padre por muchos años “El búho”, no había objeción para que no lo adoptara y la originalidad se ajustaba al estilo de la naciente banda.

En ese orden de ideas y tras conocer las creaciones de su amiga, la oportunidad se dio; el “clic” sonó, como indica Shonny y a partir de allí había suficiente tiempo para compartir en torno a la música. Hoy afirman son los mejores amigos y el proceso musical es un proyecto de vida para ambos.

La decisión final por fin llegó en 2017, empieza el trabajo y la dinámica equilibrada es la identidad de la banda. Julián indica que las ideas suelen arrancar con una guitarra, todo puede ser espontáneo y mientras él se mete de lleno en el instrumento, generalmente Shonny empieza a improvisar sobre ese sonido que emerge y así se gestan de manera orgánica sus canciones.

Independiente de esta mecánica, ambos tienen injerencia tanto en la música como en la letra, pues se trata de la satisfacción de los dos. Es una unión de verdad, donde no hay diferencias al momento de crear y el objetivo es tan relacionado, que va por el mismo camino.

El proyecto ha sido la carrera musical de Shonny y Julián, ambos tuvieron en el pasado un acercamiento con la academia, pero la práctica es hoy su mejor demostración de profesionalismo y en esa concentran toda su atención.

San Agustín, marcó el concepto

Hasta en la forma de planear el futuro tienen “química”. Shonny y Julián planearon su proceso de manera coherente, su música suena universal y su expresión requiere de un tiempo para materializarse, también tenían que buscar un lugar ideal para armar todo lo que había por hacer.

La dirección apuntó a San Agustín, en el Huila, allí en medio del silencio cómplice empezaron a gestarse letras y melodías, sin avances tecnológicos de por medio, pues la idea era crear desde lo más cercano a su ser y se logró en tres meses de retiro.

Ese sonido genuino que ahora los identifica emergió de su talento y se amparó en las montañas, se llenó de fuerza y les motivó a salir con todo el deseo de conquistar el mundo. Varias canciones que ahora esperan su momento para compartirse, vieron su génesis en ese lugar lleno de buenas energías.

La música de Shonny y El Hijo del Búho es prácticamente una amalgama de fusiones, un contraste interesante, con influencias de bosa nova, música cubana y exploraciones que antes habían hecho por separado; el resultado envuelve los sentidos, es original y le apunta con seguridad a un mercado internacional.

Ambos coinciden en afirmar que la inspiración llega del cielo, sienten que son ideas que los visitan y ellos son el instrumento. Se han convencido de que en su arte es así y que en cada artista se manifiesta de diferentes formas.

Desde el primer momento intentaron ser muy honestos con la música que quería hacer, es algo a lo que le han apostado y por tanto no llegaron a sentir temor al presentar su proyecto, muy distante de lo que la industria está poniendo a sonar.

Más allá de que su música sea o no tendencia, Shonny y Julián sienten que están abriendo un camino que ha encontrado reacciones positivas, pues refrescan la sonoridad actual. Es un riesgo y lo están asumiendo, pero antes que artistas son seres humanos y las primeras personas que deben sentirse realizadas y conectadas con lo que hacen son ellos, por eso aunque no se cierran a la posibilidad, si en algún momento les inquieta hacer algo urbano, seguro se van a sumar sin prevenciones.

El camino ahora les muestra sonidos y exploraciones que están disfrutando mucho, no lo quieren coartar por exigencias de la industria, su objetivo es seguir su intuición y marcar su defensa musical que ya ha conectado a muchas personas.

Shonny y El Hijo del Búho marca una tendencia, de eso queda constancia en la revolución que se gestó con su video en la popular cadena HTV, donde recibieron el apoyo de un público hasta el momento desconocido y que permitió que siga rotando en su conteo.

Ahora regresan con “Horizonte”, un sencillo que se lanza hoy y que continúa con esa conexión espiritual que los artistas quieren mantener y que los identifica en su propuesta. Es la catarsis que se hace en el mar, las preguntas sin respuesta y la exploración del ser, indica Shonny.

Mientras esto sucede, la banda se encuentra en Europa pues están invitados a la clausura del Festival de Cine de Valencia y será además el momento propicio para abrir horizontes, como lo reafirma su nueva canción.

La ruptura es una posibilidad y un temor en agrupaciones, en el caso de Shonny y El Hijo del Búho, han construido una amistad basada sobre cimientos fuertes, con una comunicación sólida y honesta, que ha permitido resolver las diferencias.

Ambos saben que existe mucho talento, también que existe un compromiso con la música y están convencidos de que pertenecer a la banda no los limita a explorar su propia musicalidad. En este sentido está una obra en guitarra de Julián, que puede ser publicado muy pronto sin afectar la unión de la banda.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS