Revista viernes


Un lugar de lujo en medio de la historia

HEIDI LLANES

29 de septiembre de 2018 12:00 AM

Habitar una casona del Centro Histórico en Cartagena es un verdadero deleite, donde la historia se funde con la comodidad y la belleza natural, transportándose en el tiempo, sin embargo todo está dado para disfrutar el confort de los grandes espacios.

La decoradora de interiores Lina Botero Zea, hija del maestro Fernando Botero y la gestora cultural Gloria Zea, abrió las puertas de su más preciado tesoro, la Casa de Indias, una construcción del Siglo XVI, donde la restauración ha sido bajo parámetros conservadores, permitiendo disfrutar a plenitud de su pasado colonial.

Ubicada en la Calle Don Sancho, una de las más hermosas del Corralito de Piedra, la casona ha albergado a la familia en los últimos cuarenta años, sin embargo en la actualidad, es también un espacio vacacional de lujo, con un servicio especializado para los huéspedes.

La experiencia de habitar Casa de Indias es indescriptible. Amplios salones decorados en su mayoría por arte religioso, cerámicas magnificadas, obras invaluables y cómodo mobiliario, combinan a la perfección con la vegetación que aviva el verde en su máxima expresión para brindar una atmósfera de frescura permanente.

  NOTICIAS RECOMENDADAS