Revista viernes


Visitante devela “Cabra”, su propuesta como solista

Viistante valora las experiencias con músicos colombianos desde los tiempos de “Calle 13” y es muy unido al país sintiendo que le ha dado mucho.

HEIDI LLANES

10 de junio de 2021 04:11 PM

Con una carrera que ha evolucionado conforme los tiempos, una agrupación que lo dio a conocer en medio de un inusitado éxito y actuando como productor para importantes artistas, el portorriqueño Eduardo Cabra encontró el momento para desentrañar lo propio y mostrarlo al mundo.

El proyecto actual trata de consolidar lo que ha hecho toda su vida, explica quien fue Visitante en la agrupación Calle 13 y de esta manera agrega que “acabar” con esa parte de su experiencia es simbólico, porque más allá de aniquilarle, lo que quiere es que sea parte de este trabajo. En resumen, lo que este artista desea es que se sepa que quien estuvo detrás de muchas otras propuestas, siempre fue Cabra.

Su primer álbum homónimo, que a su vez se ha dividido en dos partes, finalmente le produjo una sensación de tranquilidad, fue un proceso educativo al conectar desde el lado de la interpretación, afirma, toda vez que en esta postura se puede advertir la vulnerabilidad que le va a ayudar al trabajar otras producciones.

De otra parte, este disco lo empoderó en la idea del trabajo de producción y la interpretación. Ambas tareas corrieron por su cuenta, cada una en su tiempo y eso le permitió ser crítico de lo que hacía.

El boricua define la experiencia como divertida, donde tuvo momentos para odiarse, mientras que otros los dedicó a celebrarse, porque además es muy exigente consigo mismo, tiende a azotarse y a buscar la perfección.

“La cabra jala pa’l monte” es el primer sencillo que Eduardo presentó de un EP de seis canciones, un tema que al igual que los otros, tiene un trabajo muy personal. También está “La ventana”, que es como una limpieza, mientras que “Gris” representa esas cosas que hace y no lo satisfacen, como cuando adopta posturas para evitar confrontaciones y eso puede causar daño en la gente que tiene a su alrededor.

Y siguiendo con la explicación de cada una de esas letras que componen este proyecto, aclara que “Un Belén” es un tributo a familiares y amigos que se han ido en los últimos tiempos, “Lingote” es un desahogo y parte una búsqueda de reconocimiento cercano y “Quisiera ser un meme”, en colaboración con su hija, donde se resume su perspectiva de producción y simplemente compara las características de un meme con las de una persona que trabaja la música por el lado del entretenimiento, cuyo recorrido es limitado.

Trabajar con Azul, su hija, fue satisfactorio para Eduardo, ella siempre ha estado involucrada en la música, inicialmente aprendiendo piano y ahora canto en el Conservatorio de Música de Puerto Rico y esta colaboración hizo parte de las actividades de bonding durante la pandemia.

Precisamente trabajar en pandemia fue muy prolífico para Eduardo, fueron muchas interacciones a distancia, y aunque la idea se gestó antes de la circunstancia actual, la oportunidad de grabar se dio de la misma forma.

“Cabra” es un álbum que indirectamente va sumando de las colaboraciones que ha hecho en cuanto a producción con otros artistas, allí hay influencias claras que se volvieron escuela para Eduardo, quien encuentra su inspiración en la competencia consigo mismo. Le apuesta a no transitar lugares que ya visitó, por eso está cantando a estar alturas y seguirá siendo así, afirma.

Al estar en varios proyectos a la vez, indica que le seduce la búsqueda del balance entre la producción y crear música para películas y comerciales, este último algo curioso para lo que había trabajado, pero advierte que cada cosa tiene su magia, subir al escenario es diferente, pero igual de excitante.

Siendo un músico de amplio espectro y luego del exitoso “Cabratón volumen 1”, tiene claro que con tiempo hará el otro volumen, pero conceptualizarlo con otros parámetros, pero ese ejercicio de colaborar con gente por internet, fue enriquecedor.