Indicadores económicos
2017-09-24

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-24

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 07:35

Marea max.: 19 cms.

Hora: 16:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.2 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Nuevo hallazgo de especie de palma endémica en Colombia

Una nueva población silvestre de la palma de cera de Sasaima, Ceroxylon sasaimae, fue encontrada en zona rural de San Luis, Antioquia, durante una de las expediciones que realiza el proyecto “Colección de Palmas de Colombia” del Jardín Botánico del Quindío, iniciativa financiada por el Instituto Alexander von Humboldt en su empeño por promover la investigación y conservación de la biodiversidad del país.

La Ceroxylon sasaimae es una de las especies endémicas más amenazadas del país, de la que solo se conocían cerca de 100 palmas adultas en la región de San Francisco y Sasaima, cerca de Bogotá.

El descubrimiento motivó una expedición por dos relictos de bosque a las afueras del municipio de San Luis, que contó con el acompañamiento técnico de Gloria Galeano y Rodrigo Bernal del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia, funcionarios del Jardín Botánico del Quindío, la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare -Cornare-, la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia -Corantioquia-, la administración municipal y diversas organizaciones ambientales de la región.

Según Bernal, “el hallazgo de la Ceroxylon sasaimae en esta región es importante porque nos da la posibilidad de rescatar una especie que está peligro de extinción a partir del compromiso de autoridades ambientales como Cornare, el mismo municipio de San Luis y los grupos ambientales de la zona, para proteger y conservar esta palma”.

Los habitantes de San Luis recibieron el hecho con regocijo, al tiempo que la seccional de Cornare convocó a una nutrida reunión con los guías turísticos y organizaciones ambientales del municipio, con el fin de comprometerlos con el cuidado de la preciada especie, mediante programas de investigación y monitoreo participativo.

En el lugar donde se encontraron las Ceroxylon sasaimae se pudieron recolectar muestras de otras 13 diferentes especies de palmas, lo que indica el buen estado del bosque, como explica Gloria Galeano, “las palmas son importantes para la biodiversidad porque tienen un papel importante en la salud de los ecosistemas, cuando hay palmas en un lugar, quiere decir que hay frutos para la fauna silvestre (aves, mamíferos), albergue para los animales, se genera biomasa, (...) las palmas son elementos importantes para los ecosistemas”.

La “prima” del árbol nacional

Colombia, con 235 especies y 44 géneros, es el país más rico de América en palmas y el segundo en el mundo, después de Malasia.

La palma de cera de Sasaima hace parte del género Ceroxylon, el mismo de la palma de cera del Quindío, el árbol nacional, y se caracterizan por su altura, porte, la edad que llegan a tener (más de 100 años) y la posibilidad de adaptarse a diferentes pisos térmicos.

Las palmas Ceroxylon comprende 12 especies endémicas de los Andes, distribuidas desde Venezuela hasta Bolivia. Son importantes porque sirven como alimento para diferentes aves y mamíferos y en muchos casos son su lugar de anidación. Son especies con un alto grado de vulnerabilidad porque en muchos lugares se utilizan para fabricar velas, techar casas, fabricar postes y en algunos casos los frutos son consumidos por el hombre, aunque el principal factor de peligro es el uso que se le da a sus hojas en diferentes festividades religiosas y la pérdida acelerada de su hábitat: los bosques andinos.

Estas palmas reciben su nombre porque el tallo y envés de las hojas son blancos y permanecen cubiertos de cera. Sus frutos son de forma globosa y generalmente cuelgan en racimo desde la parte baja de las hojas.

Un lugar para la conservación

El proyecto “Colección de Palmas de Colombia”, que desarrolla el Jardín Botánico del Quindío desde los años noventa, busca preservar una muestra de todas las especies de palmas nativas en Colombia, como una estrategia de conservación fuera de sus hábitats naturales (ex situ) con el objeto de mantener la supervivencia de las especies en su medio natural.

Con el tiempo se ha consolidado como una de las colecciones de palmas más importantes del mundo, con más de 148 especies nativas y su acervo crece cada día gracias a las expediciones botánicas que realiza a lo largo y ancho del territorio nacional.

De cada una de las que palmas colectadas por el proyecto se toman muestras para el banco de tejidos del Instituto Humboldt, una colección biológica que busca conservar individuos, o partes de estos, para tener una perspectiva genética y evolutiva de la biodiversidad colombiana.

En la sede del banco, ubicada en Palmira, Valle del Cauca, se albergan más de 11.000 muestras de tejidos, que representan el ADN de un amplio rango de las especies del país. Esta es sin duda, parte de la memoria genética de la Nación. 

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese