Indicadores económicos
2017-09-23

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-24

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 07:35

Marea max.: 19 cms.

Hora: 16:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.2 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Carlos Fuentes, la curiosidad del gigante

Pocos seres en la vida hemos conocido con la euforia, la curiosidad inagotable del escritor Carlos Fuentes, que acaba de morir a sus 83 años, víctima de un infarto en el Hospital de los Ángeles del Pedregal, en la ciudad  de su vida y sus novelas: México. 

Memoria y pasión en una criatura desbordada de vitalidad  y lucidez. Eso era lo que irradiaba Carlos Fuentes.

Hacía poco había entregado a la editorial su nueva novela “Federico en su balcón”, en la que resucita a Federico Nietszche a las cinco de la madrugada y establece una conversación sobre la vida, Dios y la muerte. Había adelantado que en los próximos días iniciaría otra novela “La fiesta del centenario”, que la tenía estructurada toda en su memoria, capítulo a capítulo.

Había culminado un tercer libro sobre aspectos esenciales de su memoria: “Personas”, en las que evocaba seres que lo habían impresionado a lo largo de su vida. Una de esas personas era Luis Buñuel, Pablo Neruda, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, de quien nos reveló que conservaba seis o siete cartas sobre el proceso de creación de “Cien años de soledad”, que la leyó antes de ser publicada.  Este libro de memorias aparecerá publicado por Alfaguara en el mes de junio.

“Hay escritores que rebasan su propia persona, como el francés Louis- Ferdinand Céline, un escritor perverso. Otros que son modestos y fenómenos públicos como Jean Cocteau. Para mí  Julio Cortázar era un ser bueno. Difícil encontrar un hombre bueno como él”. Fuentes tenía inconclusa una novela sobre  el colombiano Carlos Pizarro que desistió al descubrir la metamorfosis de la realidad colombiana. Muchas de sus novelas fueron escritas y culminadas en hoteles del mundo, en su largo y fecundo peregrinaje por diversas ciudades, entre ellas, Cartagena de Indias, la que consideraba “una ciudad fantástica”. Fue él quien recomendó que Hay Festival se hiciera en Cartagena de Indias. Estaba  pendiente de lo que estaba ocurriendo a pocos pasos de su silla: la repentina y fantasmal aparición de un grupo de monjes que salieron cantando de la iglesia de Santa Clara, dispersando incienso en el jardín.

Ese era él: un escritor disciplinado, con una gracia y un sentido del humor.  “No es que parezca joven a los 83 años, es que soy joven y no dejo de escribir novelas”, confesó en la entrevista concedida en enero de 2012 a El Universal,  al llegar a Cartagena, como primer invitado de Hay Festival.

“Escribir es el arte más solitario”, decía mientras la luz del jardín resplandecía en su rostro. “Siempre estás solo. No es como la música, el cine,  el teatro. Aquí estás solo”, me dice. Yo escribo todos los días de 8 a 1 de la tarde. También escribo de noche. Escribo lo que no había pensado. Difícil encontrar un tono en la escritura. No hay un secreto. Mientras más escribas, descubrirás que  la realidad es siempre superior a la imaginación y la imaginación busca rebasar la realidad. Son dos contrincantes poderosos. La imaginación te dice: Dame más.  Todo el tiempo me pasa que un personaje hace exactamente lo contrario de lo que había previsto. Cada personaje tiene vuelo propio. Y cada libro se hace  con la imaginación del escritor, pero también con sus sueños, olvidos, preocupaciones. Lo que hemos querido ser aparece en la escritura, pero también lo que no soñamos ser.  Y aparece un criminal en una historia. Son los misterios de la escritura. La literatura no la rebasa nada. Permanece por siempre. Como el Quijote”.





“Tenemos rumbo propio”



Carlos Fuentes dijo algo inolvidable en la entrevista concedida en Cartagena de Indias: “La literatura latinoamericana del Siglo XXI tiene rumbo propio, la de siglos anteriores partía de modelos europeos.   Allí tenemos a Borges, a Machado de Asís, Carpentier, Juan Carlos Onetti, para citar algunos. Somos herederos de la literatura de siglos pasados. La irrupción de la literatura latinoamericana del Boom, con Julio Cortázar, José Donoso, García Márquez, fue una liberación de la escritura. Escribíamos lo que no se había dicho. Pero hoy lo que veo es una diversidad formidable”.





“Por la muerte no hablo”



“Todo el tiempo me pasa que un personaje hace exactamente lo contrario de lo que había previsto. Cada personaje tiene vuelo propio. Y cada libro se hace  con la imaginación del escritor, pero también con sus sueños, olvidos, preocupaciones. Lo que hemos querido ser aparece en la escritura, pero también lo que no soñamos ser.  Y aparece un criminal en una historia. Son los misterios de la escritura. La literatura no la rebasa nada. Permanece por siempre. Como el Quijote”.



No quiso responder la pregunta sobre la muerte. “A lo único que le tengo miedo es las preguntas de los periodistas", dijo riéndose.





Uno de tres monstruos



Al enterarse de la noticia de su muerte ocurrida el martes 15 de mayo, el Premio Nobel Mario Vargas Llosa dijo que “con él desaparece un escritor cuya obra y cuya presencia han dejado una huella profunda”.

Vargas Llosa cree  los libros de Carlos Fuentes, “sus cuentos, novelas y ensayos están inspirados principalmente por la historia y la problemática de México, pero él fue un hombre universal, que conoció muchas literaturas, en muchas lenguas, y que vivió de una manera comprometida todos los grandes problemas políticos y culturales de su tiempo”.

La nostalgia se vuelve dolorosa para Vargas Llosa al ver esa foto de los años sesenta en la que aparece junto a Carlos Fuentes y García Márquez. El amigo ahora ausente está en el centro de esa foto. Gabo a la derecha y él a la izquierda. Los únicos sobrevivientes de aquella explosión narrativa bautizada como el Boom Latinoamericano.





Señales del escritor





Carlos Fuentes, hijo de un diplomático, nació el 11 de noviembre de 1928 en Panamá y durante su niñez vivió en Montevideo, Río de Janeiro, Washington, Santiago y Buenos Aires.

Empezó a escribir a sus 7 años en una pequeña revista con crayones en que comentaba películas y libros o los acontecimientos de su familia.

A los 11 años redactó su primer cuento y en la preparatoria participó en un concurso de literatura cuyo único requisito era someter trabajos anónimos y se llevó los primeros tres premios.

No obstante, su primer libro insigne fue "La región más transparente" que escribió a los 28 años.

Carlos Fuentes escribió más de 20 novelas, además de una ópera, cinco obras de teatro, nueve libros de cuentos, varios guiones de cine (algunos basados en sus libros), algunos libros de política y una biografía, además de un sinnúmero de ensayos, columnas de opinión y críticas literarias.

En sus libros se destacaba una cierta obsesión por definir la identidad del país y sus habitantes, desde la época prehispánica hasta la actual, y sus luchas sociales y morales.

Fue galardonado con el Premio Rómulo Gallegos en 1977, el Cervantes en 1987, y en el 1994 con el Príncipe de Asturias, la Medalla Picasso de la UNESCO y el Grizane Cavour.

También recibió en 1992 la distinción de Legión de Honor del gobierno de Francia, en el 2006 recibió el Premio a la Libertad de Expresión de la Fundación Roosevelt, y en el 2008 la Medalla 1808 que otorga el gobierno del Distrito Federal de México, mientras que en el 2009 recibió la Gran Cruz de Isabel La Católica.

Al menos recibió 15 doctorados honoris causa de universidades como Harvard, Cambridge y la Nacional Autónoma de México y fue catedrático en instituciones en varios países.

Su vida estuvo marcada por constantes viajes y estancias en el extranjero, sin perder nunca la base y plataforma cultural mexicanas.

Su novela "Gringo viejo" (1985), fue llevada al cine bajo el título de "Old Gringo" (1989) y fue protagonizada por Gregory Peck y Jane Fonda.

Fuentes, que siempre vestía impecable, estuvo casado con la actriz Rita Macedo de 1959 al 1973, con la que tuvo una hija. Tras su divorcio se casó con la periodista Silvia Lemus con quien procreó dos veces más. Él mismo contaba que tuvo varios amoríos con actrices como Jeanne Moreau y Jean Seberg.

Sólo le sobrevive una de los tres hijos que tuvo. (AP)

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese