Indicadores económicos
2017-04-29

Dólar (TRM)
$2.947,85
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.203,70
UVR, Ayer
$249,07
UVR, Hoy
$249,11
Petróleo
US$49,33

Estado del tiempo
2017-04-29

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 09:36

Marea max.: 23 cms.

Hora: 01:30

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-04-29

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

En Colombia, la niña símbolo de la guerra de Vietnam

Y es que detrás de su discurso hay una imagen que recorrió el mundo, en la que su cuerpo aparece quemándose en medio de la guerra de Vietnam, hace más de tres décadas. 

Kim Phuc ofrecerá este martes, 23 de agosto, la conferencia  “El perdón: herramienta de proyección social” en el hotel Tequendama de Bogotá y en la cual, según explicó contara su historia,

“trataré de transmitir un mensaje de paz a todas las personas, porque yo quiero ser un ejemplo para todos los niños que sufren  y quiero trabajar por ellos”. Kim, como embajadora ante la Unesco, creó la “Fundación Kim Phuc”  dedicada a ayudar a los niños víctimas de la guerra en varios países del mundo. 

En Colombia –dice- “trabajé hace varios años en un proyecto para que los niños recuperaran su hogar, porque  sé que algunos pasan por situaciones muy difíciles”.

Al contar su historia, esta mujer de 48 años, dice que está tranquila y con la foto en sus manos revive aquel 8 de junio de 1972, cuando un avión de Vietnam del Sur bombardeó con Napalm, la población de Trang Bang, su aldea. 

“Aunque ya pasaron 39 años siempre recuerdo cuando nos escondimos en el templo, porque los soldados del norte llegaron y sabíamos que la guerra venía. Con mi familia nos escondimos como tres días, pero una bomba nos indicó que el templo iba a explotar, Comencé a correr con los otros niños. Veía que el avión volaba cada vez más bajo y más cerca, cuando de pronto lanzó cuatro bombas y me vi rodeada de fuego, estaba por todas partes. Sentí el fuego en mi cuerpo”, narró Phuc. 

El fotógrafo Nic Ut, capturó este momento y fue galardonado con el premio Pulitzer, pero como dice ella también “le salvó la vida”, pues la llevó a un hospital donde permaneció 14 meses y fue sometida a 17 operaciones de injertos de piel.

Después de varios años logró recuperarse y estudió medicina en la Universidad de La Habana (Cuba). Allí conoció a otro estudiante vietnamita, Bui Huy Toan, con el que se casó y tuvo dos hijos. Ahora vive en Canadá, desde donde trabaja por su Fundación y ejerce su la labor como embajadora de ese organismo internacional.  Sin embargo, este retrato fue y seguirá siendo un símbolo del sufrimiento de los civiles durante la guerra de Vietnam.

SU TRABAJO SOCIAL Y HUMANITARIO 

Con una sonrisa en el rostro, esta mujer afirma que una de las lecciones que aprendió de esa “cruel experiencia” fue a perdonar y a vivir en paz, pues aunque  aún tiene cicatrices en su cuerpo y siente dolor, su corazón –como ella misma dice- “está limpio y no tengo amarguras ni odios”. 

En 1996, la Fundación para la Memoria de los Veteranos de Vietnam la invitó a Washington y allí conoció a uno de los pilotos que participaron en el bombardeo de Trang Bang. Ella lo perdonó públicamente y se convirtió en un ejemplo de reconciliación.

En 1997 fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la Unesco y creó la Fundación Kim Phuc, que se dedica a ayudar niños víctimas de la guerra y de la violencia en países como Timor, Rumanía o Afganistán

Ahora esta en Colombia para transmitir ese mensaje “y estoy segura que aquí en Bogotá podré hablar de todo lo que me ha pasado y decirle a las personas que si yo logré superar ese sufrimiento, ellos también lo pueden hacer, especialmente, los niños”.

En definitiva, esta fotografía ha estado en la vida de esta mujer desde que tenía nueve años y aunque en algunas ocasiones quiso escapar, decidió tomar el control y trabajar por sus causas sociales a través de esta imagen.

“Mi foto sí es un símbolo de la guerra, pero lo que quiero transmitir es perdón, esperanza y paz”, concluyó Kim Phuc.

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese