Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Una guitarra tras sus orígenes

-A A +A
 

Es la guitarra la que sale a buscar a sus amantes. Para que la toquen bien. La guitarra sedujo al niño.

Juan Pablo Orozco Urrego (Cartagena, 24 de septiembre de 1988), estudiante del 8 Semestre de Música en la Universidad Pedagógica Nacional,  fue semifinalista en el Festival Internacional de Guitarra Vivace (Perú) en la ciudad de Lima, donde compitió con los mejores de América Latina.

Es la primera vez que toca su guitarra en el Teatro Adolfo Mejía, invitado  del II Festival Internacional de Guitarra de Cratagena.
 

¿Cómo fue su primer encuentro con la guitarra?
-La guitarra salió a buscarnos temprano. Desde niño tuve cierta inclinación por la música, y encontré ese ambiente entre primos que tenían su banda y tocaban varios instrumentos, por parte de papá.   Iba desde niño a escuchar los conciertos del Centro Cultural Las Palmeras. Nosotros vivíamos en la Urbanización Anita.
 

¿Hay músicos en su familia?
-  He conocido en mi familia, melómanos y primos que tocan varios instrumentos, pero no músicos profesionales. Supe que tuve un abuelo que tocaba la trompeta El gusto por la música lo tiene mi padre y mi madre. Mi padre Félix Orozco Raish, es de origen libanés, y es administrador. Mi madre, Elizabeth Urrego Góez, vendedora de seguros funerarios.
A él le gusta la salsa brava de Harry Harlow y Eddie Palmieri. A mi madre,  más la salsa romántica, el bolero, Gilberto Santa Rosa, por ejemplo.
 

¿Cómo fue su inicio musical?
- Empecé a tocar  una guitarra prestada en el Centro Cultural Las Palmeras. Mi padre me compró la primera guitarra a mis once años. En 2006 me inscribí  en Bellas Artes de Cartagena, y allí tuve un profesor que fue importante en mi formación, en la cátedra de Rogelio Hurtado que recibí entre 2006 y 2008. En 2009 me fui a estudiar  a la Universidad de Cundinamarca, y tuve la tutoría del maestro Óscar Julián Alvarado, y en 2010, empecé estudios con el reconocido guitarrista y maestro colombiano Edwin Guevara. 

¿Qué otros maestros han sido importantes en su formación?

- Estuve gracias al Cartagena Festival Internacional de Música en las clases magistrales del Maestro Ricardo Cobo. También en clases con Mario Riveros, Piraí Vaca, José Antonio Escobar, Petr Vit, Gustavo Niño, Iván Reséndiz, Clemente Díaz, Guillén Pérez-Quer, José Luis Lara, Yasuji Ohagi, entre otros.
 

¿Cómo fue su experiencia en Perú?
- Fue en septiembre de 2013, y estuve bajo un frío y una humedad de 12 grados, que afectó a mi guitarra. Así toqué. Fue más incómodo porque la guitarra se le estaba despegando el puente. Fue aleccionante compartir con otros guitarristas del mundo. Hasta ahora he tenido  cuatro  experiencias internacionales: Perú, Brasil, tuve un ciclo de conciertos en Argentina, y ahora  mi participación en el Festival de Guitarra en Cartagena.
 

 

¿Qué encontró en Brasil?
- Calidad musical y gente muy joven estudiando la música tradicional de su país. Conocí a muchos maestros. Seres apasionados que se desviven por la música.
¿Cómo vivió la experiencia en  el Festival de Guitarra en Cartagena?
- Fue impresionante por muchas razones. Una por la calidad organizativa del evento, la exigencia y el rigor de sus participantes, la proyección que tiene el festival en la ciudad, y otra, una razón personal, es que es la primera vez que  me invitan a tocar en el Teatro Adolfo Mejía. Para mí ha sido muy conmovedor encontrarme con mi Maestro Ricardo Cobo, y participar juntos en un festival internacional. Lo considero el más importante guitarrista clásico que tiene Colombia. Cuando me vio se acordó del alumno en sus clases magistrales.
 

¿Qué otra sorpresa musical descubrió en Cartagena?
-Muchas, pero me ha impactado ver la Orquesta de Guitarras Adolfo Mejía, que dirige el Maestro Roberto Angulo, un artista impecable. Creo que nunca se había creado en Cartagena, una orquesta tan bien organizada y de un gran nivel como la Orquesta de Guitarras Adolfo Mejía.
La otra sorpresa es haber visto tocar al venezolano Aquiles Báez,  un guitarrista genial y sencillo a la vez.  Cuando vi los efectos que hizo al ir desafinando las clavijas desde la sexta cuerda para dar con el sonido preciso de su melodía, me impactó.
 

¿Qué piensa de las obras musicales populares en formatos jazzísticos o sinfónicos?
- Hay riesgos ostentosos, pero se pueden hacer fusiones con las reservas musicales del Caribe y producir excelentes mezclas de culturas. Hay ejemplos como el del compositor de champetas Charles King.  A él le va muy bien. Está el grupo de Barranquilla: Colectro. Y en el Pacífico: Herencias Timbiquí. En mi caso, lo que menos escucho es  música clásica. Me gusta escuchar otro tipo de músicas a ver qué se puede hacer y fusionar. Qué se puede aportar musicalmente hablando.
 

¿Qué prepara en su tesis de grado como músico?
- Algo que he llamado Tres cumbias concertantes, una investigación sobre Los Gaiteros de San Jacinto, Lucho Bermúdez y Adolfo Mejía. Esa será mi tesis  para graduarme en 2016. Tres cumbias de tres compositores para orquesta y guitarra. El nombre proviene de Danzas concertantes, de Leo Brower, uno de los compositores emblemáticos del siglo XX.
 

¿Qué piensa de la música del Caribe colombiano?
-Creo que la música  tradicional del Caribe colombiano tiene mucho que mostrar. Y no solo el Caribe, el resto del país. Hay músicos para mostrar  al mundo: Adolfo Mejía, Clemente Díaz, Clemente Rosales, Gentil Montaña. Nuestro mestizaje cultural  ha  enriquecido esa tradición musical: allí está lo indígena, lo africano y lo europeo, con sus ritmos, sabores y matices.  Esta riqueza se ha enfrentado a un criterio  eurocentrista que no amplía su mirada entre lo heredado y lo que aporta el mundo. América Latina  demostró  que tiene mucho que ofrecer.
En Bogotá, impulso  un proyecto alternativo de música andina denominado: Guarapazo.

 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2327 fotos
64060 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese