Indicadores económicos
2017-08-22

Dólar (TRM)
$2.994,39
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.515,41
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$48,51

Estado del tiempo
2017-08-22

marea

Marea min.: -7 cms.

Hora: 06:24

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-08-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

En la cancha, Pekerman refrendará sus credenciales

El próximo miércoles la Selección Colombia Mayores de Fútbol empieza una nueva era: la del argentino José Pekerman como su cabeza principal.



El único resultado posible para él es conducir al país a un nuevo Mundial de la Fifa, tras catorce años de ausencia. Para eso, hay datos de su pasado que permiten tener confianza sobre su labor con el cuadro tricolor.

La calidad de su experiencia con el representativo de su país nadie la pone en duda. Tres títulos mundiales juveniles (1995, 1997 y 2001), además de un acceso a cuartos de final del evento absoluto (Alemania 2006), hacen parte del brillante palmarés de este hombre de 62 años, que se muestra como carta de salvación de todo un país en la aspiración de llegar a Brasil 2014.

Los números hablan por él. Según las estadísticas oficiales que tiene la Federación Colombiana de Fútbol (Colfútbol), en 24 partidos como seleccionador de Argentina Sub-20, durante cuatro mundiales (en 1999 llegó a octavos de final), obtuvo tres títulos, 19 triunfos, un empate y apenas cuatro derrotas.

Posteriormente con el equipo de mayores, teniendo cinco juegos de Mundial (en Alemania 2006), cumplió a su afición quedando invicto, con tres victorias y dos empates, quedando afuera en cuartos de final, ante el local y a través de los disparos de penales.



Duro camino

Luego del juego ante los ‘manitos’ el próximo miércoles en Miami (Estados Unidos), Pekerman deberá enderezar desde el banco un camino que, por ahora, pareciera estar complicado pensando en llegar a Brasil. Habiéndose disputado cuatro de las 18 fechas de las eliminatorias, la selección Colombia es sexta, con cuatro puntos, pero tres encuentros jugados.

Tras haber ganado en La Paz a Bolivia 2-1, el equipo entonces dirigido por Leonel Álvarez complicó su senda tras perder en Barranquilla cinco puntos de seis posibles (empate con Venezuela 1-1 y derrota ante Argentina 1-2). Así las cosas, la era Pekerman comienza con el afán de revertir el déficit, para así recortar diferencia respecto al líder, Uruguay, con siete unidades.

Lo que parece más difícil es sumar de a tres fuera de casa ante rivales directos y que, generalmente, en su feudo se han mostrado fuertes, como lo son Perú y Ecuador. Los más recientes antecedentes indican que en Lima, el 14 de junio de 2008, se presentó igualdad a un tanto; mientras que cuatro días después, ante los ecuatorianos en Quito, la división de puntos se dio tras un juego sin anotaciones.



Se necesita paciencia

La nómina de 22 jugadores entregada por el seleccionador nacional el pasado martes dejó en claro que la base es la misma que utilizaron en su momento Gómez y Álvarez, uno en la Copa América y otro en el inicio de las eliminatorias.

Si existe algo de lo que debe haber certeza es que el “gaucho” sabe poner su sello a los convocados, que ellos adoptan las diferentes indicaciones como punto base de su actividad, hecho que en Argentina, por ejemplo, permitió el surgimiento y posterior consolidación de hombres de la talla de Juan Román Riquelme (hoy en Boca Juniors), Maxi Rodríguez (Liverpool) y Wálter Samuel (Inter de Milán), entre otros. Las cifras indican que el técnico trabajó con 72 jugadores en cuatro mundiales juveniles disputados.

Según el calendario, hay pocas fechas en las cuales el técnico podrá contar con los jugadores para ir afinando detalles. De acuerdo a la información de la Fifa, en el primer semestre únicamente el 29 de febrero está designado como día oficial para encuentros amistosos, algo que obliga a los clubes a prestar a los deportistas, por lo que las contiendas y concentraciones que se puedan hacer de allí en adelante serán extra calendario y, seguramente, no con la cantidad de jugadores que el estratega desearía tener para afinar su trabajo.

Quienes le conocen dicen que Pekerman es un estudioso del fútbol, que junto a sus asistentes pasa largas horas examinando detalladamente partidos, lo que sumado a los conocimientos que ya tiene hará la base de su trabajo con los deportistas que están fuera del país. Acerca de los del ámbito local, las visitas a los estadios a observar encuentros de la Liga Postobón, más la posibilidad de uno u otro microciclo, harán parte de la labor.



Hacer respetar la casa

Otro punto en el que Pekerman debe tener mucho cuidado es en la escogencia de la casa de la selección para sus juegos como local. En los recientes años han albergado juegos por eliminatorias Barranquilla, Bogotá y Medellín. En ninguna de estas ciudades se ha logrado clasificar.

La constante indica que solamente ganando los compromisos como local se puede acceder al evento orbital, razón por la cual, hoy ya la Selección Colombia tiene saldo que preocupa. En las últimas tres eliminatorias los nacionales jamás superaron los 18 puntos (de 27 posibles) como local. Hay que recordar que Brasil no está en la fase previa, lo que disminuye la cifra a ocho juegos (24 unidades) como anfitrión. Así que la única posibilidad de superar la marca de 18 puntos, habiendo perdido cinco en los primeros dos juegos, es ganar todos los juegos que restan en el país.

Tanto el seleccionador como sus asistentes (Néstor Gabriel Lorenzo, Pablo Javier Garabello, Patricio Alejandro Camps, Eduardo Julio Urtasún y Gabriel Wainer), han estado recorriendo diferentes regiones del país, buscando las condiciones óptimas para concentrar el equipo y llevarlo a buen puerto.

Desde alturas por encima de los 2.500 metros sobre el nivel del mar, como las de la capital de la República, Paipa o Tunja, hasta las de cero metros, como los de la misma Barranquilla, han sido vistas por los encargados del equipo patrio. Estadios, sedes de concentración y campos de entrenamiento, han sido el eje de la búsqueda.

Pekerman llegó con un objetivo y lo debe cumplir. Desde el presidente de los colombianos, Juan Manuel Santos, hasta el más humilde de los nacionales confían en que acabará la sequía mundialista. La senda está trazada, falta cumplir de buena forma con la hoja de ruta y, lo más importante, sumar los puntos que nos lleven a Brasil 2014.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese