El Caribe colombiano también lucha contra el plástico

El Caribe colombiano también lucha contra el plástico
Acumulación de basuras plásticas en Bazurto. La regulación en Colombia controlará el uso de bolsas plásticas, sino los pitillos plásticos y cubiertos desechables, entre otros.//Óscar Díaz.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Varios medios anunciaron la disposición de ocho países del Caribe de prohibir, desde el primero de enero, el uso de plásticos importados. Se trata de Jamaica, Belice, Bahamas, Barbados, Costa Rica, República Dominicana, Granada y Trinidad y Tobago.

Daryl Vaz, del Ministerio de Crecimiento Económico de Jamaica, explicó que el gobierno de su país está haciendo cumplir la prohibición.

Vaz explicó que desde el primer día del 2019, en que empezó la medida, “las personas que usan bolsas de plástico para empacar carne, harina, azúcar, arroz y productos horneados como pan y otros, no están siendo afectadas por la prohibición de los plásticos de un solo uso”.

La prohibición de los países caribeños se centra en la importación, fabricación, distribución y uso de categorías específicas de material de embalaje de plástico.

Esto incluye bolsas de plástico, bolsas de un solo uso; poliestireno expandido, comúnmente llamado espuma de poliestireno; y los pitillos plásticos, que a menudo se descartan de manera inadecuada, causando un daño significativo al medio ambiente.

El proyecto
colombiano

Pero en Colombia hay voces que buscan que el país, que tiene una gran región en el Caribe, avance en la lucha contra el plástico, no solo allí, sino en todo su territorio.

El representante a la Cámara por el Partido Liberal Colombiano, Harry González, es el autor de un proyecto de ley que busca la regulación de la fabricación, comercialización y distribución de elementos plásticos de un solo uso, utilizados para el consumo de alimentos y bebidas, que ya cumplió su audiencia pública y avanza en la próxima legislatura hacia sus debates en plenaria.

El representante ha explicado que “lo que se busca es que las empresas encargadas de la fabricación de los elementos definidos en la ley, procedan a reemplazar el elemento plástico de un solo uso, en un término de dos años, y quienes los comercialicen y distribuyen en un plazo de treinta meses”.

Las multas

El proyecto colombiano platea instaurar una ley con multas, entre diez y hasta quinientos salarios mínimos legales vigentes, decomiso de mercancía, y clausura de los establecimientos para quienes no cumplan con los plazos estipulados en la norma.

“Tenemos que legislar en favor del medio ambiente, es alarmante ver las cifras. Greenpeace, organización internacional ecologista, define la acumulación de plásticos como ‘un problema mundial que ha inundado nuestra vida diaria’, pues indica que en las últimas décadas la producción de plástico se ha disparado, de forma tal que para el 2020 se usará un 900 % más plástico que en el año 1980”, dijo el representante liberal.

Colombia ha entendido que la amenaza latente no sólo es para los ecosistemas acuáticos y el medio ambiente, sino para el bienestar de los seres humanos.

Preservando el lecho marino

La unión de los países del Caribe en torno a la lucha contra el plástico obedece a la preservación de la cuenca del Caribe.

El proyecto colombiano se erige sobre la base de que los micro plásticos y nano plásticos inhiben la fotosíntesis y afectan el crecimiento de la generación de CO2, en el caso de las algas marinas, uno de los más relevantes por ser uno de los productos primarios de la cadena alimenticia de los cuerpos de agua. La alteración en su correcto desarrollo y reproducción afecta no solo la variedad de flora marina, sino que termina impactando negativamente en la calidad y cantidad de alimento disponible para los millones de especies que se alimentan de ellas.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Política

DE INTERÉS