Indicadores económicos
2017-04-23

Dólar (TRM)
$2.868,89
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,52
Euro
$3.069,13
UVR, Ayer
$248,80
UVR, Hoy
$248,84
Petróleo
US$49,62

Pico y placa
2017-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Darío Morales López, un pintor emocional

Darío Morales,  pintor, dibujante, grabador y escultor nace en Cartagena – Colombia el 6 de agosto de 1944 y muere en la ciudad de París - Francia el 21 de marzo de 1988. 

Este lunes 21 de marzo de 2011, cumple 23 años de no estar entre nosotros, de no producir más de su arte, de estar ausente de su familia y sus amigos.

Darío Morales muestra una obra llena de un gran encanto sensorial entre el erotismo por sus desnudos como la poesía que muestran sus bodegones. Otro tema que realizó con alguna constancia fueron muchos motivos de autorretrato de los cuales se hizo una exposición en la Galería Aberbach Fine Art de Nueva York.  Desde que inició estudios, a los 12 años se mostraba aventajado entre sus compañeros de estudió en la Escuela de Bellas Artes de Cartagena. A los 14 años realiza su primera exposición en la galería de la Inquisición junto a sus compañeros  de Bellas artes. En 1962 ingresó a la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Bogotá.

En 1968 realizó una importante exposición individual en la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá. Ese mismo año se casó con Ana María Villa y viajó a París con un crédito del ICETEX; allí estudió grabado en el Atelier (Taller) 17, con el maestro británico Stanley William Hayter. Al año siguiente decide radicarse definitivamente en París en donde desarrolla su vida familiar, allí nacen sus hijas Estefanía (1973) y Clara Serena (1979).

A partir de 1972, expuso individualmente en Estados Unidos y Europa. Hizo dibujo, pintura, grabado y escultura, destacándose por su gran cuidado técnico a la manera de los maestros del pasado. Puede decirse que el suyo es un buen oficio en el sentido tradicional del término. Se ocupó de temas convencionales de la historia del arte, el desnudo principalmente. La sensualidad del cuerpo femenino fue su principal obsesión; lo trató de una manera muy propia, rodeándolo de ambientes cerrados y objetos cotidianos que, sin embargo, daban a sus cuadros una cierta atmósfera de "escenografía pictórica" sobre la cual la modelo posa.

La actitud que asumió se acerca a la de la historia del arte antes de la invención de la fotografía, cuando el modelo debía estar inmóvil durante horas para aparecer descubierto en su propia privacidad. Morales se declaró en repetidas ocasiones intencionalmente fuera de las corrientes de vanguardia, porque su interés estaba más cercano a los maestros del siglo XIX.

Desde finales de los setenta hizo esculturas en bronce, desnudos femeninos en diferentes posiciones y actitudes, algunas escenas de taller en las que se retrató con la modelo y al final de su vida, bodegones en bronce exquisitamente patinados a partir de objetos encontrados. Morales recibió un buen número de distinciones y premios por sus exposiciones. En una oportunidad comentó:

“Soy de los que necesitan estar solos para pintar porque es la forma en que entran en juego los sentimientos y los recuerdos. De todas maneras, también necesito ver a la modelo, sentirla respirar aunque solo sea durante 10 minutos y luego si, quedarme solo, solo pero con su recuerdo”. Su arte seguirá entre nosotros.

 

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese