Indicadores económicos
2018-11-13

Dólar (TRM)
$3.176,89
Dólar, Venta
$2.910,00
Dólar, Compra
$2.780,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.604,49
UVR, Ayer
$260,12
UVR, Hoy
$260,12
Petróleo
US$70,12

Estado del tiempo
2018-11-13

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:59

Marea max.: 19 cms.

Hora: 15:44

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-11-13

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Las palabras perdidas

Las palabras de la tribu son como esas sombras de agua que quedan en el viejo tinajero de la casa de los abuelos.

¡Añoñi! es una de esas expresiones del Caribe colombiano que han descendido al olvido. La  sola palabra no significaría nada si quien la pronuncia no arquea las cejas y silabea con perplejidad.

Es una ratificación y reafirmación y tiene el valor de una autenticación notarial. Un paisano de regreso de las fiestas de su pueblo en San Francisco del Rayo, se encontró con un amigo de infancia y le preguntó: ¿Tú fuiste a las fiestas de  San Francisco del Rayo? Y él solo respondió: ¡Añoñi! Quiso decir que efectivamente estuvo allí, y que por nada del mundo se perdería esas fiestas.

Es célebre la anécdota del médico, diplomático y escritor Juan Zapata Olivella al llegar a Madrid. El maletero lo condujo a la habitación, pero en el ascensor no dejó de repararlo, sorprendido por la dicción española del recién llegado. Zapata con su sentido del humor, no se comía las zetas y las pronunciaba como si fuera madrileño. El maletero le preguntó con ingenuidad: ¿Señor, es usted de España? Y Zapata despepitó sus ojos y soltó la palabra olvidada: ¡Añoñi!

Una persona discreta y sigilosa, que hace lo que tiene que hacer e incluso, procede a ejecutar algo que parece imposible en asuntos de negocios o de amor, le dicen simplemente: “Come callado”.

Un tipo desvergonzado que actúa sin escrúpulos ante sus semejantes, es calificado de “cara pelá”. Un tipo que no se deja ver durante largo tiempo, pese a ser asiduo de un lugar y de unos vecinos,  reaparece de repente, y la vecina dice: “Ya no se te ve ni el forro por aquí”. Forro significa aquí: empaque, cuerpo, apariencia personal.

Los actos o expresiones impulsivas ante los demás, que generan desconcierto, se sintetizan en una sola frase: “Sin más allá y sin más acá, José recogió sus cosas y se fue sin despedirse”.

Hay expresiones que no tendrían el mismo significado si no tienen una modulación irónica en el tono de expresarse.

“Tú crees que José es capaz de hacer eso?”- preguntó su hermana. Y le dijeron: “¡Será mentira!”.

Algunas frases incorporadas a la cotidianidad, provienen del mundo del béisbol, según nos lo recuerda el escritor Nelson Castillo Pérez.

“A José lo cogieron fuera de base cuando le preguntaron por lo que hizo”. Fuera de base significa: desprevenido.

“José sorprendió a todos sus amigos, con regalos. La botó de jonrón”. Quiere decir que se lució. Botarla de jonrón es llevar una acción a una altura sorprendente.
“José iba por la calle de la querida, y lo cogieron de calle sus propios hijos”, quiere decir que lo sorprendieron y descubrieron.

“José entró a la casa de la querida, y lo cogieron en pisa y corre”, es decir, con las manos en la masa.Entonces, los hijos le reclamaron, se presentó la esposa de José y se formó el bololó, el despelote, el zaperoco. El conflicto puede significar a su vez: despelote, zaperoco y bololó.

“A José lo pusieron contra la pared, entre la rubia y la morena”. Una expresión que revela el límite de las opciones.

“José metió la pata hasta el 70”, quiere decir que se excedió en sus errores cometidos. La querida de José, una mujer flaca y de pelo rucho, se encerró en el cuarto y se añingotó a llorar en silencio”. Añingotarse es acuclillarse. Rucho es pelo duro, churrusco, pelo afro. Pero rucho también tiene otro significado: “La yuca salió rucha”, quiere decir que salió mala.

A la mujer de José casi le da un “yeyo”. Una especie de mareo repentino. Ella insultó a la concubina y se llevó a José para la casa. La concubina tenía un tarugo en la garganta. Un nudo que le impedía a hablar del miedo. La mujer de José dijo que le iba a dar una “gaznatá” para que se le acabara la guachafita con su marido. La agarró y le ripió la pollera. Ripiar es romper. La pollera quedó lullía, en los puros hilos.

El añingontao

Mi amigo y hermano de Sahagún, Julio Sierra Domínguez, me contó que cuando el presidente Samper fue a socializar el programa de letrinaje en Palmito, Sucre, el alcalde de ese entonces, Héctor Conde le dijo al presidente: “Dr. Samper, le agradecemos que se construyan las letrinas en el pueblo, porque aquí todo el mundo en mi pueblo tiene que cagar añingotao en el monte”.

El presidente se rió y le dijo al alcalde: “Bueno Héctor, ya no van a tener que añingotarse más y por el momento de risa que nos ha hecho pasar, le voy a añingotar, digo añadir, 50 subsidios más”.

El alfabeto perdido

Bollo es además de la masa de  maíz, yuca o plátano que se envuelve en hojas de maíz, el sucio revuelto con sudor que le cae a los niños en el cuello. “Límpiale los bollos a ese pelao que está cuttío”. Cuttío es la degradación de bollo. Un sucio concentrado.

Pluma es la llave del lavamanos o de la regadera en los pueblos del Sinú y Sucre. “Abre la pluma a ver si sale el agua”. Pluma es también estilógrafo, lapicero, bolígrafo.

Facha significa apariencia: "Anda con una facha de gente que está cogiendo carretera". Coger carretera es perder la razón, enloquecerse. Esperma es la vela derretida.

Esporrondingar es caer estrepitosamente. Objeto, fruta o persona. “La guanábana se esponrrondigó antes que la alcanzáramos”, “Abuela estaba bailando porros y se esporrondingó en la sala”. Pero no todas las caídas dejan un estropicio de destrucción. “La guanábana se esguañañó”, quiere decir que se partió.
Arrutanao es desordenado en el vestir, hablar y actuar. “Anda arrutanao del tingo al tango”, de un lugar a otro.

Abombao es que algo que no ha terminado de secarse y tiene rastros de agua. “La ropa está abombada, porque no ha salido el sol”.

Ico o cáñamo para las hamacas. “Trae el ico para guindarte la hamaca”. Guindar es colgar.

Pasmao o burao significa que el fruto se maduró sin desarrollarse. “Es un mango pasmao”, es que se detuvo en su desarrollo. Pueden incluso madurarse pequeños. Se aplica a los seres humanos: “Es un tipo pasmao”.

Chueco y patuleco es se aplica a objetos mal hechos, pero se trasladó a seres humanos: "Casimiro me hizo una mesa chueca. Quedó coja. "El tipo quedó patuleco después del accidente". Hay expresiones despectivas en el habla popular, según Carlos Colón, al recordar ciertas palabras que decía su abuela, como "culoemico", para referirse a un borracho, "Buche e puerco", para significar un tipo hambriento, glotón, tragón.

Epílogo
La abuela sorprendida porque la nieta no le entendía ninguna de sus palabras, se quedó mirándola a los ojos: “Pareces maca”. Maca es tonta. ¡No seas maca, muchacha!


 



Ranking de noticias

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese