Ambiente


¿Por qué Colombia debe ratificar el Acuerdo de Escazú?

El acuerdo es una medida regional sobre el acceso a la información, la participación pública y la justicia en asuntos ambientales en América Latina y el Caribe.

El primer tratado ambiental de América Latina y el Caribe, que fue adoptado por 24 países de la región, entrará en vigor el próximo 22 de abril de 2021, coincidiendo con las celebraciones del Día Internacional de la Madre Tierra.

El Acuerdo de Escazú es una medida regional sobre el acceso a la información, la participación pública y la justicia en asuntos ambientales en América Latina y el Caribe. Asimismo, es el primero en el mundo en contener disposiciones específicas sobre defensores de derechos humanos en asuntos ambientales.

En Colombia, el movimiento #ApoyoEscazú en cabeza de la ambientalista Laura Serna, invita a que los jóvenes se involucren en la participación y toma de acciones en medio de los proyectos ambientales que se dan en la región, puesto que considera que ambientalmente nos concierne a todos la responsabilidad.

“Dado que se trata de un acuerdo sobre el futuro, se busca convocar e impulsar a jóvenes de Colombia y Latam. Lo hacemos como jóvenes que estén interesados en dar a conocer el acuerdo, o como organizaciones propias, o activistas.

“En el caso de Colombia tenemos la oportunidad de ratificar este acuerdo el próximo 22 de abril. Y digamos que automáticamente lo podemos implementar; en nuestro escenario necesitamos que el Congreso de la República, que el legislativo tome las banderas sobre el asunto porque sin duda es una responsabilidad que tienen frente a la nación”, dice Laura.

El gran horizonte de esta iniciativa es satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos del futuro, en un entorno resiliente e inclusivo.

Colombia es de los países que no ha ratificado este acuerdo, aunque lo ha firmado. Líderes jóvenes y de toda Latinoamérica coinciden en que un punto vital para que se de la ratificación de este acuerdo, es la necesidad de protección de líderes ambientales, pues la iniciativa por encima de todo, busca evitar que “nadie más sea amenazado, atacado o asesinado por defender el ambiente en nuestra región”.

“En momentos en que la situación global y regional reviste gran complejidad e incertidumbre, el Acuerdo de Escazú es más necesario que nunca porque refuerza la cultura del diálogo y la generación de pactos para avanzar en las transformaciones necesarias que coloquen a los derechos humanos, la protección ambiental y la Agenda 2030 al centro de las respuestas para una recuperación sostenible”, explica por su parte la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena.

  NOTICIAS RECOMENDADAS