Ambiente


Lina Espinosa, una recicladora que le apuesta a mitigar el cambio climático

Aunque estigmatizados, los recicladores de oficio están desempeñando un papel loable en medio de la crisis climática. Conoce a esta lideresa.

MÓNICA MEZA ALTAMAR

05 de noviembre de 2023 12:00 AM

Al menos una vez habrás visto en tu barrio a una persona que recolecta y clasifica aquellos residuos que tus vecinos o tú desechan para revender lo aprovechable. Si es así y tienes la intención de contribuir a que esos residuos se conviertan en nuevos productos o en materia prima para su posterior utilización, toma la iniciativa y comienza a entregárselos directamente desde hoy.

“Uy, no. Imagínate, ¿a ese indigente?”, cuestionó una mujer a otra que le hizo esta sugerencia. Ella le explicó que, contrario a lo que muchos pueden pensar, esa persona no siempre es un habitante de calle que se rebusca con el reciclaje -quizás- para sostener vicios. Y le reiteró que, de hecho, por lo general se trata de un reciclador de oficio, un trabajo que por fortuna cada vez es más dignificado.

Ella, la mujer que aclaró quiénes son los que aportan a alargar la vida útil de los residuos y ayudan a la preservación de los recursos naturales del planeta, es Lina Mercedes Espinosa Robledos, una cartagenera de 47 años que desde hace más de 10 recicla en el corregimiento de Pasacaballos, donde ha vivido desde siempre. Su labor la certificó el Sena. Lea: Reciclaje: ¿qué tanto aporta a la protección del medioambiente?

“La gente muchas veces vive confundida. No todos los recicladores son indigentes, porque los recicladores no somos indigentes, muchos nos hemos capacitado para reciclar, pero nos tratan como indigentes porque hay muchos que salen a reciclar mal presentados. No es que tengamos que ir como quien va para una oficina, pero por lo menos llevar zapatos, un buen suéter y pantalón”, comenta.

Y, sobre la necesidad de entregar lo reciclado en las manos de un reciclador y no arrojarlo en bolsas separadas a un contenedor o al camión recolector de basura, explica: “Es que se pierde todo el valor y el esfuerzo. El material reciclable que se entrega a los camiones se transporta revuelto con toda la basura y, por mucho que se quiera reciclar, no se puede hacer nada porque se contamina y al sacarlo de ahí termina contaminando elementos limpios”.

Reciclaje y pedagogía

A Lina no le falta iniciativa para orientar y educar sobre el reciclaje. Sus primeras capacitaciones las recibió de Traso (en ese entonces Fundación Mamonal), que la ayudó a sectorizar y definir rutas de reciclaje domiciliario en Pasacaballos. Luego, al igual que sus compañeros de oficio, comenzó a ir de casa en casa a enseñar cómo se debe reciclar. Y fue al estudiar Manejo Ambiental en el Sena que decidió formalizar su trabajo ambiental, registrando a su Empresa de Gestión y Saneamiento Ambiental (Egesam) en la Cámara de Comercio de Cartagena. Lea: ¿Quieres reciclar, pero no sabes por dónde empezar? Así puedes hacerlo en casa

Cardique certificó a Egesam como negocio verde.
Cardique certificó a Egesam como negocio verde.

“Somos cinco las personas vinculadas. Salimos martes, jueves y sábados a hacer unas rutas. Lunes, miércoles y viernes cubrimos otras. Descansamos los domingos. Otras rutas son manejadas por otra empresa. Pasacaballos es grande”, apunta. Los recorridos los inician a las 7 de la mañana con carretas. Los vecinos están pendientes el día que les corresponde y “nos entregan directamente en las manos el reciclaje”.

Ricardo Marrugo Pérez, Lina Mercedes Espinosa Robledo, Martha Quintana Quintana y Rafael Vásquez Polo integran Egesam.
Ricardo Marrugo Pérez, Lina Mercedes Espinosa Robledo, Martha Quintana Quintana y Rafael Vásquez Polo integran Egesam.

Los pasacaballeros suelen ser juiciosos con la separación y clasificación de residuos en la fuente y les entregan una bolsa con variados envases plásticos, otra con botellas de polietileno tereftalato (PET), amarran por aparte los cartones y en tarritos de diversos tamaños van vertiendo el aceite de cocina usado. Todo ese material llega a bodegas, donde vuelve a ser clasificado y finalmente revendido para su transformación.

Cada vez más digna

A través de Fundes, organización que fortalece las micro, pequeñas y medianas empresas para impulsar el desarrollo económico, social y ambiental en Latinoamérica, Lina también ha recibido capacitaciones y acompañamiento en sus labores de reciclaje.

Y gracias a una alianza de Fundes con Coca-Cola FEMSA Colombia, ella será una de las beneficiarias del programa “Reciclave”, que busca potenciar la economía circular a través de un sistema de incentivos económicos basado en la cantidad de material que las organizaciones vinculadas recolecten cada mes. Lea: Llega a Cartagena el modelo de economía circular “Reciclave”

“Entre más reciclemos mejores incentivos tendremos”, destaca Lina, quien junto a su esposo Ricardo Marrugo obtiene del reciclaje los ingresos necesarios para costear los gastos del hogar que comparten con Lina Marcela, su hija de ocho años, y su abuelita materna; y “de vez en cuando nos damos un paseo porque no todo en la vida es trabajo”, anota.

La pequeña no es ajena al negocio familiar. “Desde que empezamos a reciclar ella nos acompaña cuando no está en el colegio. Por ejemplo, hay sábados que se va con nosotros a bodega, le va quitando las tapas a los tarros, los va clasificando, conoce el movimiento del sitio, todo. Yo le digo ‘niña, si mañana o pasado llegan a faltar tu mamá y tu papá, ya te estamos dejando una base para que sigas adelante. Independiente de que seas la profesional que quieras ser, vas a tener otro ingreso’”.

Este martes, en el marco de la Semana del Clima de América Latina y el Caribe 2023 (LACCW, por sus siglas en inglés), se presentó una herramienta que permite calcular la huella de carbono del reciclaje inclusivo. “Comprobamos con evidencia científica que el reciclaje inclusivo es un modelo de mitigación del cambio climático efectivo”, aseguró Romina Malagamba, directora de la Unidad de Ciencia de Datos de Latitud R, recordando que en la región existen más de dos millones de personas que se dedican a esta actividad. Lea: Recicladores, claves para mitigar el cambio climático en Latinoamérica

En el evento se destacó que Colombia es el país que lidera el ahorro de emisiones. “Por cada tonelada que emite, ahorra 627. El ahorro está directamente vinculado a los tipos de residuos que recuperan y, sobretodo a la productividad”, explicó Malagamba, recalcando que los datos muestran “el triple impacto” de la actividad de los recicladores en lo económico, social y climático.

¿Ya reciclas?

Ante la temporada de lluvias y el desbordamiento de caños y canales que trae consigo, la recicladora de oficio es tajante: “Eso es consecuencia de no reciclar”. Y continúa: “Asómate cuando bajen las aguas y ves el mueble, el colchón, las botellas tiradas. Se desbordan por eso, por la falta de educación del ciudadano en cuanto a contaminación y reciclaje. Falta en exceso cultura ciudadana y ambiental”.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS