Ambiente


Reforestación: un reto que debe asumir el país para combatir el cambio climático

Durante el Foro Económico Mundial, el presidente Iván Duque propuso la siembra de 180 millones de árboles nativos en Colombia para el 2022.

COLPRENSA

22 de enero de 2020 08:48 PM

La deforestación es uno de los principales problemas que ha acelerado el cambio climático a nivel mundial. De acuerdo con una investigación de la Universidad de Maryland en Estados Unidos y Global Forest Watch. El trópico perdió cerca 12 millones de hectáreas de bosque en 2018, convirtiéndose en la cuarta pérdida anual más grande desde que se mantiene registro.

Además, 3,6 millones de hectáreas de bosque primario desaparecieron, lo cual equivaldría al tamaño de Bélgica.

En el caso de Colombia, el país ocupó el cuarto puesto entre las naciones con mayor deforestación de este ecosistema a nivel mundial. Pese a la firma del acuerdo de paz en 2016, la pérdida de bosques incrementó un 9% en 2017 y 2018. Además, según lo reportó el Ideam, en el 2018, se perdieron 197.000 hectáreas de bosque en el territorio nacional.

Frente a la compleja situación que genera este fenómeno, el Foro Económico Mundial que se lleva a cabo en Davos, Suiza dedicó un espacio a este y otros compromisos ambientales que se deben implementar para combatir el cambio climático. El presidente Duque anunció como propuesta, la siembra de 180 millones de árboles para agosto de 2022.

Silvia Gómez, directora de Greenpeace Colombia, recalcó que este anuncio es de máxima relevancia en medio de la emergencia climática que enfrenta el planeta y Colombia, debido a que la deforestación se ha convertido en una seria amenaza para los ecosistemas del país.

“Colombia debe dar un paso adelante y definitivo para detener la desaparición de nuestros bosques. Y por eso el anuncio del presidente es tan relevante. Lo importante, eso sí, es que no sea solo un anuncio para quedar bien ante la comunidad internacional, sino que la implementación de este plan debe ser efectivo y sin pérdida de tiempo”, resaltó.

Por su parte, Miguel Pacheco, especialista de Producción Forestal, afirmó que la decisión puede ser viable siempre y cuando se tenga el respaldo de las naciones y se haga un proceso de socialización con las comunidades de la zonas más deforestadas.

“La idea es trabajar con las áreas más afectadas, especialmente con la amazonía colombiana, pues ahí se dan factores que empeoran la condición del bosque como la ganadería y la agricultura insostenible. Se trata de trabajar con los campesinos que han desarrollado estos procesos y darles la opción de que se integren al camino de reforestación” enfatizó.

Para tener un proceso exitoso de reforestación, Pacheco aconseja que primero se entable un acuerdo con las comunidades que habitan las zonas para reforestar y aclarar qué pasos se llevarán a cabo. Así mismo, se debe velar por que los árboles sembrados puedan permanecer en el tiempo.

“No solo basta con plantarlo y ya, sino asegurar su permanencia en el tiempo. Para esto se requiere un monitoreo, con el fin de que las personas que están cerca a estas zonas vigilen estas especies y las cuiden. Este aspecto es clave”, manifestó.

Una de las iniciativas conocidas para este fin es el de Trillion Trees, gestionada por WWF, la Sociedad de conservación de vida salvaje (WCS) y BirdLife International. Esta busca que para el 2050 se siembre un trillón de árboles en el planeta para reducir la huella de carbono derivada de industrias contaminantes.

Otras iniciativas que buscan contribuir a la reforestación son: Saving the Amazon, Fundación Natura y Fundación Siembre un árbol. A través de un pago, ya sea de 10 o 20 dólares (es decir de 34.000 a 66.000 pesos aproximadamente), se puede adoptar o sembrar un árbol ya sea para compensar la huella de carbono o hacer un homenaje a algún familiar vivo o fallecido.