Ambiente


Una app contra el desperdicio de comida

La lucha contra el hambre en Colombia se da en estos tiempos a través de plataformas virtuales, para lograr un país más sostenible.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

09 de septiembre de 2020 12:00 AM

1.300 millones de toneladas de alimentos se desperdician en el mundo cada año, según análisis de la FAO, que explica que la cifra equivale a “un tercio de la producción de los alimentos destinados al consumo humano”. Increíble, pero sobre todo triste.

“En Colombia botamos 9,7 millones de toneladas de alimentos en todos los eslabones del ecosistema alimentario, de todos los tamaños y con esto podríamos alimentar a 8 millones de personas, equivalente a la población de Bogotá y ocho veces la población de La Guajira”, señala Jorge Correa, gerente general de la plataforma EatCloud, que busca minimizar esas cifras en el país.

Dado que en el país se botan muchos alimentos y esto le cuesta a esa industria, EatCloud busca llevar esa comida a quienes más lo necesitan.

“Por cada tonelada que botan tienen que incurrir en un costo logístico que es el del transporte, almacenamiento y disposición final. En otras palabras, la industria de alimentos debe pagar mucho dinero para que esa comida sea botada. Nosotros les mostramos que podemos llevarlos a manos de quienes más lo necesitan y es que donar el alimento tiene impactos económicos, ambientales y sociales”, continúa Jorge.

EatCloud ganó dos reconocimientos en los Premios Latinoamérica Verde en las categorías: Producción y consumo responsable, y Protagonistas de Direct Tv.

Después de competir con mas de 2.000 iniciativas, fueron elegidos entre 500 participantes, premiados en 10 categorías.

Los pequeños negocios también pueden ayudar

Correa añade que “los negocios del ecosistema alimentario, grandes medianos o pequeños, tienen mermas en sus procesos de producción y comercialización, es decir, se desperdicia mucho en las compañías productoras de alimentos, en los retailers o puntos de ventas de supermercados grandes, medianos y pequeños, minimercados, y en restaurantes.

“Si nos proponemos y tomamos la decisión desde estos negocios de no botar la comida y utilizar plataformas para lograr rescatar estos alimentos, y llevarlos a quienes más lo necesitan, estaremos haciendo un papel muy importante en esta lucha contra el hambre”, concluye.