comscore

Publicidad

Cartagena

Las consecuencias de cerrar el puente Las Palmas

Congestión vehicular y sobrecarga de capacidad de los otros tres puentes de la isla de Manga son algunos de los impactos de esta medida tomada por el Distrito.

Las consecuencias de cerrar el puente Las Palmas
Compartir en
Un ingeniero consultado indicó que el puente Las Palmas tiene deterioro en su base, por lo que solo repotenciarlo no sería adecuado. // Fotos: Zenia Valdelamar // Julio Castaño // Óscar Díaz // Luis Herrán - El Universal
Un ingeniero consultado indicó que el puente Las Palmas tiene deterioro en su base, por lo que solo repotenciarlo no sería adecuado. // Fotos: Zenia Valdelamar // Julio Castaño // Óscar Díaz // Luis Herrán - El Universal

Manga es una isla conectada a través de cuatro puentes: uno que enlaza con la avenida del Bosque, otro hacia el Centro Histórico, uno más hacia el Pie de La Popa y Barrio Chino, y el que lleva al Pie del Cerro.

En la isla hay problemas con la movilidad y algunos temen que pueda quedar incomunicada en un futuro si se sobrecargan los puentes de tráfico vehicular, como sucede ahora mismo, con más de 6 mil carros diarios, más allá de su capacidad.

Por eso es clave el mantenimiento de cada puente. El Manual de Mantenimiento de Carreteras de INVIAS establece mantenimientos rutinarios (limpieza de losas, de andenes y bordillos, de drenes, conos, apoyos y que se haga reemplazo de juntas), y periódicos (limpieza de superficies de concreto con agua a presión, reemplazo de juntas de dilatación, reposición de apoyos, reparación de carpeta asfáltica, construcción y reposición de drenes).

Mientras que la Norma Colombiana de Diseño de Puentes CCP14 especifica que el diseño de pilas, estribos y muros debe satisfacer los criterios de estado límite de servicio y estado límite de resistencia, para que esencialmente no necesiten mantenimiento, pero no “excluye la necesidad periódica para evaluar su condición durante su vida útil”.

El cierre definitivo del puente Las Palmas para los vehículos, por riesgo de colapso, acrecentó los problemas en este barrio, principalmente en movilidad. Más trancones, demoras en los desplazamientos, escaso mantenimiento a infraestructuras y, en particular, cómo resolver jurídicamente la reconstrucción de la estructura. “Esa decisión no la concertaron con la comunidad, nos enteramos por los medios y además la hicieron sin un plan b, a pesar de la pésima movilidad de Manga, sin tener en cuenta que el puente Jiménez demanda revisión de infraestructura”, expuso Julio Romero, presidente de la JAC del barrio.

Resaltó que desde el 2017 denunciaron ante la Secretaría de Infraestructura el estado del puente Las Palmas, incluso sugiriendo la solución provisional con reforzamiento de las calzadas vehiculares con vigas de acero. Esta costaría entre 300 y 400 millones de pesos. La problemática se pudo evitar si hubiese revisión de los puentes y contemplar otras alternativas de movilidad.

Jiménez y Román

Wílmer Iriarte Restrepo, ingeniero civil especialista en análisis y diseño de estructuras, con 17 años de experiencia, explicó por qué es importante atender, además del puente Las Palmas, el Jiménez.

“Antes de permitir esa sobrecarga de esos dos puentes, tanto del punto de vista de infraestructura vial como desde el estructural, tenían que existir varios conceptos. El primero tiene que ver con la estabilidad estructural, como lo dicta la CCP14, de un ingeniero estructural que avalara el tránsito de un mayor número de vehículos”, indicó.

Recordó que el puente Román se construyó a principios de los años 90, es decir, tiene más de 30 años, tiempo en el que normalmente presentaría fatiga de materiales, sobre todo por su exposición a un medio salino. Visiblemente, esta infraestructura se ve más robusta que la del Jiménez, que, según el ingeniero, tiene una edad y patologías parecidas al de Las Palmas. Con una mayor carga vehicular, se les reduce la vida útil a ambos. Incluso, se debe evaluar el puente Bazurto, que en la parte de abajo está pútrido.

“Al sacar de circulación una infraestructura pública sobrecargaron los puentes Román y Jiménez. Los cerca de 6.700 vehículos que pasaban a diario por el puente Las Palmas se dividieron en estos dos, pero el más débil es el Jiménez. Los viajes Bosque-Manga con destino Centro-Bocagrande, Marbella- Cabrero, incluso Torices, se ven forzados a entrar o por el puente Las Palmas o el Román, pero como ya no está uno, digamos que los otros dos reciben 3 mil carros más cada uno”, explicó. Iriarte dice que la ciudad necesita obras nuevas, es decir, que el puente sea reconstruido en su totalidad y que mantenga su diseño.

Alternativas de movilidad

El Universal recorrió Manga en dos ocasiones, una vez a las 10 a. m. y la otra a las 12:28 p. m. Los tiempos de recorrido fueron de 7 a 14 minutos para salir del barrio hacia el Centro y las vías más congestionadas son la Asamblea y la Jiménez. Pese a que el 26 de junio el Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT) anunció que añadiría 20 agentes en el sector para controlar el tráfico vehicular, en el recorrido solo hallamos cinco agentes: dos en el puente Jiménez y tres en el Román.

“El DATT, dentro de todas las dificultades por falta de personal, ha colaborado. Nos reunimos con un inspector para contrarrestar la pésima movilidad, porque con el cierre de Las Palmas se evidencian los malos conductores, el mal estado de las vías. Entonces fueron decisiones apresuradas sin un plan de manejo vial”, resaltó el presidente de la JAC de Manga.

Fernando Osorio Álzate, subdirector Técnico y Operativo del DATT, dijo que los problemas de movilidad en Manga se han atendido de manera “oportuna y permanente, con 10 agentes de tránsito por turno y cubriendo los puntos críticos de entrada y salida del barrio”. Solicitó colaboración a los conductores para que eviten estacionar sus vehículos en la avenida de la Asamblea, Cuarta Avenida, avenida Jiménez, calle Larga y del Arsenal.

Aunque se contempla una alternativa para no sobrecargar los puentes, la autoridad de tránsito no ha informado sobre esta.

“Esta es una de las dimensiones visibles de la problemática, la gente está afectada con los trancones, las colas, las demoras y pérdidas. Se nota demasiado en el puente Román porque tiene un carril en un sentido y recibe de Manga- Centro cinco carriles, por lo que hay una gran cola de carros. Si se reconstruye el puente Las Palmas, se podrían cambiar unos sentidos de flujo viales por tiempos parciales o totales”, especificó el ingeniero.

¿Puente militar es posible?

Concejales y residentes de la zona contemplan la idea de tener un puente militar como solución. Sin embargo, esta no sería fácil de ejecutar. Estos puentes semipermanentes se usan, principalmente, en comunidades afectadas por fenómenos naturales, emergencias o desastres. “El Ejército lo negó porque solo son para calamidades o derrumbes en las vías”, mencionó Julio Romero, mientras que el ingeniero Iriarte añadió que estos dependen de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y Desastre, y del Departamento de Ingenieros Militares del Ejército, teniendo cerca de un 95% instalados en comunidades afectadas.

“Pensar en estos puentes, teniendo 27 mil millones de pesos en caja y bancos del Distrito, es una decisión mezquina. Quizá quienes lo mencionan están desesperados. Esto necesitaría una gestión del Gobierno nacional. Manga necesita una obra porque es un barrio fuera de lo residencial, tiene servicios de salud, instituciones y demás, con solo tres entradas por tierra”, indicó.

Reconstrucción del puente

Únete a nuestro canal de WhatsApp
Reciba noticias de El Universal desde Google News