comscore

Publicidad

Cartagena

Acuacar detecta dos casos de robo de agua en La Boquilla y Pasacaballos

La empresa asegura que un restaurante en La Boquilla había establecido conexiones clandestinas para evadir el pago real del consumo de agua.

Acuacar detecta dos casos de robo de agua en La Boquilla y Pasacaballos
Compartir en

Aguas de Cartagena detecta dos presuntos nuevos casos de defraudación en los corregimientos de La Boquilla y Pasacaballos, cuyo volumen sustraído equivale al consumo mensual de 600 hogares.

En un reciente operativo, Acuacar descubrió que presuntamente un restaurante en La Boquilla había establecido conexiones clandestinas para evadir el pago real del consumo de agua. Lea también: ¿Puede haber desabastecimiento de agua? Contundente respuesta de Acuacar

Tras una investigación, se reveló que un establecimiento comercial incurrió en la práctica ilegal, al presuntamente instalar un bypass de media pulgada, defraudando a los cartageneros más de $11 millones, lo cual corresponde a una evasión de 1.188 metros cúbicos de agua, es decir, el consumo promedio de algo más de 80 hogares en Cartagena. Según Acuacar, a pesar de la resistencia del propietario del local a permitir las revisiones con el apoyo de la Policía Nacional se logró el descubrimiento de la infracción.

Otra mala práctica detectada por la empresa ha sido la manipulación de la red de hidrantes de la ciudad. En esta ocasión la situación se registró en el kilómetro 9 en la vía al corregimiento de Pasacaballos, cuando personal de Aguas de Cartagena interceptó a empleados de una compañía en el mismo instante en el que presuntamente intervenían un hidrante para la extracción de agua, sin el permiso correspondiente.

La investigación determinó que esta acción ilegal representó una pérdida valorada en más de $36 millones, correspondiente a 7.920 metros cúbicos de agua, defraudación que equivale al consumo de 495 hogares en Cartagena en un mes. Le pude interesar: “Hacemos la tarea bien”: gerente de Aguas de Cartagena

Esta acción, lejos de ser un procedimiento aislado y sin consecuencias, impacta a todos. Además de comprometer la infraestructura del sistema de acueducto, pone en peligro la calidad del agua que llega a los hogares y también privan a usuarios de un recurso vital.

Se debe considerar el impacto significativo de los recientes hallazgos, donde el volumen de agua sustraído ilegalmente equivale al consumo mensual de cerca de 600 hogares. Este robo colectivo de agua se traduce en una pérdida irrecuperable para la ciudad.

Líneas de atención

Únete a nuestro canal de WhatsApp
Reciba noticias de El Universal desde Google News