Cartagena


$75 mil millones en luz se robaron en el 2022 en la región

El gerente general de Afinia habló de las propuestas que han presentado ante el Gobierno para lograr que los recibos le vengan más baratos a los costeños.

Siguen las quejas y los debates respecto a los altos costos de los recibos de la luz en el Caribe y esta es una situación que no desconoce Afinia. De hecho, el gerente general de la empresa, Javier Lastra Fuscaldo, habló de las mesas de trabajo que vienen haciendo con el Gobierno nacional en busca de soluciones ante esta situación y de las inversiones en Bolívar para lograr mejoras en el servicio. En una entrevista con El Universal habló de los temas más relevantes. Lea: Afinia presentó cinco alternativas para bajar las tarifas de la luz

“Se va menos la luz”

Javier Lastra aseguró que el servicio de energía eléctrica ha mejorado desde que Afinia empezó. “Esto se comprueba a través de dos indicadores claves en el sector eléctrico, que son el número de veces que se va la luz en promedio por cliente al año y el número de horas. En el 2019, el número de horas de interrupción era de 122 horas en promedio al año, mientras que el 2022 lo cerramos en 74 horas. Es decir, prácticamente 48 horas menos, dos días menos de interrupción”. También le puede interesar: Consejo de Estado admite demanda de alcaldes del Caribe por tarifas de energía

Y subrayó: “Ahí se demuestra que las inversiones que viene haciendo el grupo EPM, a través de su filial Afinia, están dando resultados. Esto responde al robusto plan de inversiones que se tiene presupuestado y que ya es una realidad; inversiones del orden de 1,2 billones de pesos que se han hecho desde que arrancó Afinia en octubre del 2020, en subestaciones, en reposición de redes, en mejoras del circuito, en transformadores de potencia de distribución y también por el aumento de toda la parte operativa, número de brigadas, capacidad de respuesta a la gente, no solo a nivel comercial, sino también de la operativa, que está para responder a los llamados de daños”.

El problema principal

El gerente de Afinia aseveró que el problema principal que encontraron a su llegada fue una infraestructura que carecía de vanguardia. “Al llegar Afinia encontramos una infraestructura vieja. El paso de los años deteriora cualquier cosa, más si no se hacen mantenimientos. Entonces uno ve, por ejemplo, la subestación Chambacú, construida en 1976 con equipos de la época; las redes se van oxidando, también los transformadores de distribución, entonces es una transformación general de toda la infraestructura y esos son montos importantes. Cuando hablaba de 1,2 billones de pesos, esto es superior a lo que la compañía anteriormente hizo en los últimos 10 años. Es decir, que en dos años invertimos más que en esos últimos 10 años anteriores. Uno ve esas curvas de inversiones, la mayor inversión había sido en el 2011, de 146 mil millones de pesos, y pasar en un año de 543.000 a 572.000 en el 2022 y 543 en el 2021 son grandes cambios. Esto se refleja en la mejora de la calidad del servicio”.

Resaltó Lastra que estas inversiones requieren una buena dinámica de recaudo y del control de las pérdidas de energía, “que son las dos palancas de valor más importantes que tiene esta empresa, que los usuarios paguen y que la energía no se pierda”.

Alzas y explicación

Con respecto a las alzas mes a mes en los recibos y eventuales motivaciones políticas, el gerente Lastra Fuscaldo expuso lo siguiente: “Aquí no es de señalar culpables ni responsables, sino entender un poco el contexto y las competencias que tiene cada actor en un sector como el de la energía eléctrica. Tenemos un ente regulador, que es el que marca la pauta para determinar el costo de la tarifa, que no es necesariamente o solamente el costo del distribuidor y comercializador, sino todo el componente de la generación; es un negocio el de la transmisión, el transporte de la energía desde los embalses, de las térmicas a los municipios, a las ciudades. Es otro negocio el de la transmisión y está el distribuidor y comercializador de energía, como es el caso de Afinia. Todo esto se suma y da un costo que se le traslada al usuario. Nosotros donde intervenimos es en el costo de la comercialización y de la distribución, y ahí está el componente de pérdida de energía, que es la explicación que merecen los usuarios del porqué las pérdidas de energía llamadas no técnicas o irregularidades, conocidas coloquialmente como robos de energía, se les están trasladando a todos ellos”.

Y resaltó: “Somos los más interesados como grupo y como empresa de buscar una solución conjunta para que esos costos de las pérdidas de energía no se trasladen tan solo al usuario. Hay que buscar otra fuente de financiamiento y en eso a nivel de grupo y a través de los gremios estamos trabajando para llevar propuestas que puedan ser ventiladas en las discusiones del Plan Nacional de Desarrollo.

Con respecto a la posición del presidente Gustavo Petro de regular los servicios quitándole este poder a la Creg, Lastra estableció: “Todo lo que sea de buena voluntad será bien recibido. No nos cabe la menor duda de que el Gobierno tiene el mayor interés en que el servicio sea eficiente y que la tarifa sea justa. Nosotros no sacamos nada teniendo usuarios insatisfechos, por lo que queremos mandar el mensaje que como empresa confíen en nosotros de que estamos haciendo todo lo necesario para mejorar el servicio”.

Contó que en estos momentos se está buscando una solución de fondo, que para la Costa debe ser una solución especial: “La Costa es diferente al resto del país. En la Costa hay mayores consumos. Si usted equipara el costo del kilovatio de Afinia con el de Codensa o con las empresas del Eje Cafetero, Santander, allá el usuario va a pagar menos porque allá consume menos energía. En un estrato 4 en Bogotá se consume, para poner un ejemplo concreto, 140 kilovatios versus un usuario estrato 4 en Cartagena, que consume 350 kilovatios. Mientras el señor en Bogotá paga 90.000 o 100.000 pesos, el de Cartagena está pagando casi 280 mil pesos. Entonces no es que unifiquemos el costo y kilovatio, porque así vamos a salir perdiendo los costeños. Debemos buscar soluciones diferentes, que tienen que ver con el consumo. Aquí en la Costa las inversiones también son mayores porque aquí la vida útil de los equipos es menor por el clima. Hay un costo también por la salinidad, un costo ambiental... entonces hay que focalizar los problemas para así brindar soluciones concretas”.

Indicó que cuando se establecieron decisiones de la CREG en el 2019, era con la intención de buscar una solución. “Nadie contó con que el alza iba a ser tan veloz. Lo que se esperaba que iba a ser un incremento en cinco años de casi el 45%, se produjo en dos años por el IPP. Cuando hicieron esa fórmula partían de la base de que iba a haber un incremento, que iba a haber unos años duros en los cuales los operadores tenían que hacer las inversiones para controlar las pérdidas y cuando ya no existiera esa posibilidad, ese beneficio, llamémoslo, ya los operadores de la Costa se iban a enfrentar a sus propias eficiencias o ineficiencias, pero ya se suponía que se había controlado y de hecho nosotros venimos de un de un porcentaje de nivel 1 de 30 por ciento; en el 2021 fue del 27 y ya estamos en el 26, incluso 25.9”, reiteró.

Y continuó: “La idea es llegar este año al 23 y así ir por una senda de disminución para llegar en el 2030 al 13%. Pero estas pérdidas que nos las permite cobrar la regulación por el uso de la figura de la opción tarifaria no se han cobrado plenamente y el saldo por desplazar esos cobros está por el orden de 1,3 billones de pesos, que es como una cuenta por cobrar al usuario. Nosotros pedimos al Gobierno que piense en servir de garante para conseguir recursos a más largo plazo con algún organismo internacional o por una fuente diferente y no salir a cobrar ese saldo en el corto plazo, o buscar una fuente de donde esto se cubra y no se le traslade al usuario. Si por el problema que hay en la Costa no se toman correctivos, esto puede afectar el sistema en general en Colombia. No puede mirarse como que es un problema solo de los costeños. El llamado es a que todos nos concentremos en resolver el problema”.

Promedio de pérdidas

“Nosotros planteamos hacer un promedio de las pérdidas de la Costa con un promedio de las nacionales y buscar un ponderado entre las dos y decir que vamos a cubrirlas entre todos, todos ponen. Eso en el interior obviamente no gusta, pero es una solución a nivel general que podría entrar en discusión, presentar una propuesta, eso no está prohibido. Otra cosa es que hay gente que no esté de acuerdo, pero hay que buscarle la lógica y el entendimiento a la propuesta. El sistema debe ser resuelto, no por un millón 700 mil usuarios que es lo que tiene Afinia o tres millones con Aire-e, sino empezar a ver si se resuelve entre los 16 millones de usuarios que hay a nivel nacional. La factura nos disminuiría 50.000 pesos mientras que en otras empresas del Interior subiría entre 46.000 entonces eso es justicia. Es equidad la propuesta que nosotros le elevamos al Ministerio, entonces en una decisión así para nosotros representa mucho en disminución en pesos, pero a nivel nacional el incremento es muy poco, entonces es para revisar. No vemos por qué debe causar tanto temor una propuesta en este sentido. Pero esa no es la única propuesta, nosotros hemos presentado varias y vemos muy positivo que se esté planteando un Fondo de Estabilización. Es muy bueno que las pérdidas sean reconocidas a través de una fuente diferente al bolsillo de la gente”, agregó Lastra.

¿Por qué tienen que pagar las pérdidas los usuarios?

“En eso tiene razón, pero no nos olvidemos que este servicio en la Costa viene de un deterioro, entonces aquí hay que separar el servicio que se venía prestando en la Costa con los nuevos operadores; los nuevos operadores llegan y encuentran un problema, y llegan a resolver el problema... entonces lo que hay que determinar es esas fuentes de financiación de las pérdidas”, reiteró el gerente general de Afinia.

Y continuó: “Para las no técnicas, que se busquen fuentes diferentes a las que hoy aplican en este modelo regulatorio. Hay que buscar una fuente en una cuenta alternativa, puede ser una de las soluciones. Este es un un sistema en donde toda entrada de energía a la red genera técnicamente unas pérdida. La energía se sale de la red, así como el agua se sale de los tubos; pero entonces, si es una empresa eficiente, las pérdidas deberían estar por debajo del 12%, de pronto en un dígito, como lo tenemos en el grupo de EPM; son pérdidas muy controladas porque son empresas maduras. Nosotros aspiramos a que en el 2030 las pérdidas de energía estén en un 13%, pero que en general todas las pérdidas de Afinia sean un 13%. En pérdidas estamos hablando que Afinia ya por cada punto de pérdida de energía, un punto porcentual, son 75.000 millones de pesos y estamos hablando de pérdidas del 26%”.

“Entonces son cifras astronómicas que deben ser corregidas, pero para corregirlas hay que invertir en la en la fortaleza de las redes y de todo los circuitos y el sistema eléctrico como tal, y para eso son las inversiones. Tenemos destinados al 2030 unos 11 billones de pesos. Esto requiere de grandes esfuerzos económicos”, recalcó.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS