Al sector Central no le queda ni un sitio que no se inunde

11 de octubre de 2019 12:00 AM
Al sector Central no le queda ni un sitio que no se inunde
Las aguas pluviales se combinan con las del caño Ricaurte y las que salen de los manjoles. La pestilencia y los roedores entrando a las casas son insoportables.//foto zenia valdelamar-el universal.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Las inundaciones invernales ya se apoderaron de casi todo el sector Central, del barrio Olaya Herrera.

La afirmación la hizo ayer Próspero Ávila Pino, un gestor cívico de la zona, quien contó que anteriormente solo se inundaba la calle Colombia, que es la principal del sector Central, “pero ahora son pocas las calles que se salvan de la falta de evacuación de las aguas”, manifestó.

Igualmente, recordó que las inundaciones vienen ocurriendo hace más de treinta años sin que las autoridades distritales hayan ideado alguna solución, razón por la cual la comunidad se vio en la necesidad de instaurar una acción popular, que le resultó favorable, pero tampoco ha sido obedecida.

Mientras tanto el problema empeora, puesto que anteriormente solo eran las lluvias las que se empozaban y demoraban para evacuarse, pero ahora el canal Ricaurte se desborda y la invasión de las aguas es casi total.

Como mal agregado, según Ávila Pino, en el sector hay unos cinco manjoles que se rebosan, se combinan con las corrientes pluviales y llenan de excretas las calles y las viviendas.

Se cree que más de noventa casas están sufriendo los rigores del invierno y de la falta de unas buenas redes de desagüe, lo que hace que terrazas y salas de las casas sean visitadas por basuras, culebras y ratas.

“Desde que estamos comunicando este problema a la administración distrital, nunca hemos visto un funcionario visitándonos y enterándose de qué es lo que está pasando, para, con base en ello, idear la posible reparación. A parte de la falta de drenajes, está el problema de que no hay política de limpieza frecuente de los canales que rodean al sector”.

Dicen los comerciantes que cuando se inundan las calles, hay que esperar hasta tres horas para que las aguas bajen, pero mientras tanto ningún vehículo puede entrar, los hogares infantiles deben mantener a los niños encerrados; y el hogar de ancianos, también es invadido por las corrientes.

Los líderes comunales no desconocen que la Secretaría de Infraestructura carece del presupuesto necesario para aplicar el remedio que se necesita, pero dicen confiar en que la próxima administración por lo menos los llame a conversar.

“Nosotros también hacemos parte de Cartagena, puesto que pertenecemos a uno de sus sectores más antiguos. Entonces, no sabemos por qué tanta desidia a la hora de trabajar por esta comunidad”, expresó Próspero Ávila.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS