Cartagena


‘Barrio Fino’, el sello discográfico que nació en las faldas de La Popa

Más de 300 jóvenes han materializado su sueño de grabar canciones en Barrio Fino Mundial, un lugar que busca brindarles las oportunidades que en otros espacios les han negado.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

19 de febrero de 2023 12:00 AM

Justo en la frontera de los barrios Pablo Sexto Segundo y República del Caribe hay una pequeña casa donde se construyen sueños. Es de color rojo, y una pequeña placa incrustada en la pared marca la diferencia entre el resto de viviendas. “Barrio Fino Records”, dice.

Video: ‘Barrio Fino’, la iniciativa que conecta a los jóvenes con la música

Ese es lugar donde se materializan las ideas de cientos de jóvenes que no solo llegan de las faldas de La Popa sino de muchos otros barrios de la ciudad, en busca de una oportunidad para hacer música, y de paso, dejar a un lado los estigmas que la sociedad cartagenera ha puesto sobre ellos y los lugares donde viven por cuenta de la inseguridad.

Eso es Barrio Fino Mundial, una iniciativa que nació en el 2014 bajo el liderazgo de Ariel Valdés, un joven de República del Caribe que cree firmemente en el talento que existe en los barrios de Cartagena. Su vena artística la sacó de su padre, Justo Valdés, quien es precursor de la champeta y creador del grupo Son Palenque.

Este es el estudio de Barrio Fino Mundial. // Óscar Díaz - El Universal
Este es el estudio de Barrio Fino Mundial. // Óscar Díaz - El Universal

“Tiene un poder enorme la razón por la cual se llama Barrio Fino Mundial. Es eso, es crear el barrio más grande del mundo. Que cada uno de los jóvenes que hace parte del proyecto vive en un barrio diferente y puede entrar hoy a República y a Pablo Sexto. Mientras allá afuera se dice que hay muchas cosas negativas, nosotros estamos en una iniciativa que muestra exactamente lo contrario”, cuenta Ariel, quien hoy es director de este proyecto.

Gracias a su participación en programas como “Ideas por una Cartagena mejor” de la Cámara de Comercio de Cartagena y a su vinculación en procesos con la Alcaldía pudo adecuar el estudio que ya le ha cambiado la vida a varios jóvenes de la ciudad.

Uno de ellos es Carlos Iriarte, un joven de 21 años del barrio La Candelaria que llegó a Barrio Fino Mundial cuando apenas tenía 15 años. “No me canso de agradecerle a Dios. El mundo en el que estaba... los problemas, las drogas, me costó salir de ahí”, cuenta. Pero una vez encontró apoyo pudo enderezar su camino y abrazar una de sus pasiones: la música.

Lo que se hace en Barrio Fino
Ariel Valdés cuenta que Barrio Fino Mundial es esencialmente un espacio de inclusión, por lo que hay lugar para todos los géneros: champeta, rap, reggaeton, R&B, entre otros. Pero más que ser un espacio para componer y grabar, lo que se busca con este proyecto es que los jóvenes puedan formarse.

“Esta es una iniciativa de inclusión que su enfoque es social, pero que trata de educar y crear esas oportunidades que no tienen los chicos a través de la música y que ellos aprendan a través de tutoriales en este espacio en el que todos somos empíricos”, cuenta Ariel. De esta manera allí se aprende teoría musical básica y otros aspectos para apoyar la producción musical.

En Barrio Fino Mundial los jóvenes pueden grabar la música de su preferencia. // Óscar Díaz - El Universal
En Barrio Fino Mundial los jóvenes pueden grabar la música de su preferencia. // Óscar Díaz - El Universal

Sin embargo Ariel reconoce que eso no es suficiente y por eso asegura que es necesario que exista un apoyo ya sea a través de becas u otras estrategias que puedan incentivar la profesionalización de los jóvenes que hacen parte del proyecto.

Aún así, lo que ya Barrio Fino Mundial ha hecho por muchos jóvenes es muy valioso. “Lo que me gusta de este proyecto es que apoyan a los jóvenes y no es como cuando llegas a otros espacios que te dicen que no, que tienes que esperar o que no tienes plata”, dice Yibran Taborda, joven de 16 años del barrio Piedra de Bolívar.

Hasta el momento Barrio Fino Mundial ha producido cuatro álbumes: “Del barrio soy”, “El talento de la calle se luce”, “Somos cambio” y “Todo lo que somos”.

“Hemos tenido la oportunidad de hacer algunos álbumes y que muchísimos jóvenes de diferentes partes del territorio y de Bolívar hagan parte de ellos y mostremos la cara visible, la cara del barrio, la otra cara de la ciudad”, comenta Ariel.

Más oportunidades
Barrio Fino Mundial tiene las puertas abiertas a jóvenes de toda la ciudad que quieran crecer en la música y sobre todo que quieran aportar algo al mundo siendo parte de este proyecto. Daniela Herrera, quien tiene 19 años y vive en Villas de Aranjuez asegura que mediante la música se pueden enviar mensajes contundentes.

“Tenemos diferentes géneros favoritos pero a todos nos gusta la música así que yo creo que a través de ella podemos enseñar y transmitir muchos mensajes”, cuenta la joven, que también hace parte de este proyecto.

Así mismo, Alejandro Cairoza, de 23 años y del barrio Pablo Sexto Segundo, afirma que gracias a Barrio Fino Mundial se atreve a soñar en grande. “Me siento bien agradecido con Dios y con Ariel por todo el apoyo que me ha brindado. En el futuro me veo como quien dice por ahí, como un gran artista pegao’”, cuenta.

El estudio de Barrio Fino Mundial está ubicado entre los barrios Pablo Sexto Segundo y República del Caribe.

Así como Alejandro son muchos los jóvenes que también sueñan con eso, pero es una realidad que en el proceso son varios los que se pierden en el camino, es por eso que la invitación de Ariel es a brindar más oportunidades a los jóvenes para que puedan formarse y continuar en la música.

“La invitación no es solamente a que nos escuchen, sino a que se sientan inspirados por una iniciativa que nos invita a crear espacios donde la gente en realidad tenga la posibilidad de crecer como seres humanos, que hayan espacios de inclusión de verdad. Pero también los invito a que vengan y conozcan el barrio, a que pasen por acá y conozcan a su gente”, dice Ariel.

En este sentido para él es importante que el Distrito y el mismo alcalde William Dau se acerquen a los jóvenes, no solo a los de Barrio Fino sino a los de todos los barrios. “Esta ciudad está llena de talento, no solo en la música sino en otras artes. Y esos talentos necesitan oportunidades, no asistencialismo, sino apoyo de verdad”, sentencia.

Por el momento, Barrio Fino Mundial seguirá siendo ese lugar en el que todos los jóvenes son bienvenidos, sin importar su barrio o su historia, solamente las ganas que tengan de seguir creciendo y de aportar al entorno que los rodea.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS