Cartagena


Colegios pequeños, ¿cómo sobreviven a la pandemia?

La mayor preocupación de los directivos de estos colegios privados es de dónde saldrá el dinero para la nómina de sus empleados y demás pagos, mientras tanto siguen enseñando de manera virtual y esperan que la crisis pase pronto.

WENDY CHIMÁ P.

21 de abril de 2020 12:00 AM

Desde que decidieron crear un colegio pequeño donde los niños y sus padres de familia pudieran sentirse como en casa, con el único objetivo de enseñar, haciendo que los menores de edad pudieran aprender día a día muchas actividades lúdicas y educativas, impidiendo así que la deserción escolar aumentara en su sector, los directivos de colegios pequeños privados de la ciudad nunca pensaron que pasarían por una época como esta.

Son 15 colegios privados que aseguran que no tienen ayuda de la Secretaría de Educación ni mucho menos plan becario de estudiantes, por lo que sobreviven con los pagos de las mensualidades que los padres de sus aprendices hacen mes a mes, pero desde que comenzaron a implementarse medidas para frenar la pandemia, su situación económica ha cambiado totalmente, debido a que no tienen un músculo financiero que los ayude para seguir trabajando.

Algunos rectores aseguran que, a pesar de que el Ministerio de Educación señaló que los padres deben pagar normalmente las mensualidades, algunos han hecho caso omiso a esto, por lo que los rectores junto a su equipo de trabajo han seguido dando sus clases de manera virtual, algunos las iniciaron ayer, pero sigue ahí la preocupación de cómo pagarán las deudas.

“Con las uñas”

Reinaldo Pérez es el propietario del Centro de Aprendizaje Despertando Talentos, y explicó que desde que a nivel nacional decretaron el aislamiento preventivo y por ende la suspensión de las clases para evitar que los menores se contagiaran, creyeron en un principio que todo sería por poco tiempo, pero ya ha pasado más de un mes y ellos se han visto afectados.

“Las clases presenciales se inician, supuestamente el 1 de junio, pero desde ya estamos realizando clases virtuales, entre los padres de familia y nosotros decidimos que se hiciera por Whatsapp, pues muchos no tienen opción de utilizar otras aplicaciones”, explicó agregando que “en principio sabíamos que algunos padres no iban a poder cancelar la mensualidad a tiempo, pues sabemos que debido a la crisis a algunos los han despedido de sus empleos y otros solo tienen para comer, pero ¿qué pasa con nosotros?, ¿quién nos ayuda?”.

Así como Pérez, hay otros 14 propietarios o directivos de colegios pequeños quienes aseguran que no tienen cómo pagar los sueldos a sus docentes, los servicios públicos de los colegios o incluso el arriendo de las instalaciones, pues muchos no funcionan en un lugar propio.

“Nuestra situación es totalmente diferente a la de los colegios tradicionales, quienes sí tienen una estructura financiera para poder solventar y soportar esta crisis que estamos pasando financieramente los colegios pequeños, por eso le pedimos al gobierno local y nacional que nos tenga en cuenta, puesto que algunos padres podrían tomar la decisión de sacar a sus hijos de los colegios y eso sería peor”, indicó Pérez.

Poco recaudado

A pesar de que el Ministerio de Educación expidió un documento donde indica que los padres de familia deben cancelar la mensualidad de los colegios, ya sea a través de acuerdos de pago o de contado, algunos padres no lo han hecho.

“Con la información que envió el Ministerio a nosotros nos queda súper claro que sí o sí deben cancelar los padres la mensualidad, exceptuando las rutas escolares o la alimentación, solo el valor neto de la mensualidad”, indicó el Reinaldo, quien señaló que a la fecha solo ha recaudado el 5%.

“Muchos padres han tratado de no hablar del tema, por lo que el recaudo ha sido demasiado bajo”, finalizó.

La mayoría de los docentes que trabajan en estos colegios han recibido abonos a sus nóminas, y aunque no es el sueldo pactado, ellos siguen prestando sus servicios para evitar que los niños pierdan la dinámica de trabajo.

Clases virtuales

Los docentes y directivos han estado ideando nuevas metodologías, donde todos puedan ser partícipes sin tener inconvenientes.

“Para ser el primer día de clases virtuales, solo el 23% de los estudiantes no ingresó. Eso quiere decir que vamos bien”, indicó Pérez.