Cartagena


Colegios públicos de Cartagena volvieron a la presencialidad

La Secretaría de Educación Distrital (SED) aseguró que 165 sedes educativas estarán bajo el esquema de alternancia, 9 con presencialidad plena y 31 con educación remota con apoyos virtuales.

WENDY CHIMÁ P.

10 de agosto de 2021 12:00 AM

El silencio y la soledad que por más de un año se vivió en los planteles educativos poco a poco comenzó a disiparse, los espacios van recuperando la vida que solo los niños, niñas y adolescentes les pueden dar.

El conteo regresivo terminó. Ayer se cumplió el plazo para que todos los colegios de Cartagena, tanto públicos como privados, retornaran a las aulas de manera presencial, siempre y cuando cumplan con el aforo permitido por salones y demás protocolos de bioseguridad exigidos por el Ministerio de Educación Nacional (MEN) y el Ministerio Nacional de Salud. Así como quedó estipulado en el Decreto 0717 expedido por la Alcaldía de Cartagena.

Pese a que en La Heroica ha existido cierto recelo por esta decisión, porque algunos padres de familia y miembros de las instituciones educativas aseguran que las condiciones físicas de estos establecimientos académicos no son las adecuadas, desde la Secretaría de Educación Distrital (SED) señalaron que 165 sedes educativas aceptaron trabajar bajo el esquema de alternancia, 9 estarán con presencialidad plena y 31 seguirán en educación remota con apoyos virtuales. Lea aquí: Así se vive el regreso a la presencialidad en Cartagena

“Estamos en una nueva normalidad y aquí lo que está primando es el cumplimiento de los acuerdos firmados entre el Ministerio de Educación y Fecode; por eso, con este retorno a clases presenciales Cartagena recobra la esperanza”, señaló Olga Acosta, secretaria de Educación.

Se abren las puertas

En un recorrido realizado por El Universal, pudimos constatar la felicidad que tanto estudiantes como docentes sienten al estar de regreso a los salones de clases, donde no solo comparten conocimiento sino que se entrelazan como una sola gran familia.

“Buenos días alumnos, iniciemos con la mejor actitud esta semana”, “profe, profe, yo quiero participar”, “hablemos de mantener los protocolos de bioseguridad”, estas eran algunas de las frases que se escuchaban en los salones de la Institución Educativa Clemente Manuel Zabala, que inició desde el año pasado la alternancia educativa, pero debido a los altos contagios la modalidad fue suspendida en marzo y retomaron el 15 de julio. En ese momento solo asistían algunos grados, por lo que ayer, al tener a 1.032 estudiantes que aceptaron la presencialidad con alternancia, de los 1.862 que están matriculados en la institución, celebraban el hecho de que ya todos los grados estén asistiendo a las aulas de clases. Lea aquí: Regreso a las aulas: historias de padres que aceptaron la presencialidad

“Estoy muy feliz de estar nuevamente en el salón, desde hace unos días ya estoy viniendo y es muy bueno, pues aquí presto más atención y aprendo más”, comentó Luis Gómez, mientras que Salomé Pérez señaló que: “En casa me tocaba con guías el año pasado, pero cuando me dijeron que ya venía para el colegio me emocioné mucho. Aquí es donde se aprende y además puedo compartir con mis amigos”.

Por su parte, Libny León Julio, personera de la institución, enfatizó en que: “Este regreso es una gran oportunidad para mejorar nuestra formación porque no todo el tiempo las familias tenían presupuesto para estar en clases virtuales por el valor del servicio de internet. Estamos aquí porque el colegio y el Distrito nos han brindado la confianza con todos los elementos de bioseguridad para seguir adelante en nuestra formación”.

Estas experiencias son reafirmadas por Mario Lombana, rector de la Institución Educativa Clemente Manuel Zabala, “el regreso a clases presenciales en alternancia lo hemos estado haciendo desde el 15 de julio. Se inició todo el proceso de manera progresiva, y hoy (ayer) cumplimos ya con el 100% de todos los grados y grupos de todos los niveles, desde preescolar y primaria hasta bachillerato”.

“La asistencia de los estudiantes se da teniendo en cuenta los aforos de los espacios – dijo -. Los 1.032 reciben sus clases en un horario común y corriente, entran a las 7 de la mañana y se van a las 12:30”. Lea aquí: Avanza el regreso a la presencialidad en Cartagena

Con relación a aquellos estudiantes que no aceptaron este retorno, aseguró que “les sigue prestando el servicio educativo a través de las guías orientadoras, que son documentos en físico que se les imprimen y se les dan al estudiante. Ellos realizan la guía y una vez a la semana el padre de familia la trae, a través de una estrategia llamada la ventana pedagógica, donde el docente en el colegio la revisa y la devuelve calificada y con las siguientes actividades por realizar”.

Esta misma satisfacción de tener a casi el 100% de sus estudiantes en las aulas de clases se vive en las IE de Santana, José María Córdoba de Pasacaballos, Fernández Baena, Nuestra Señora Buen Aire, República de Argentina, María Auxiliadora, Luis Carlos López, Valores Unidos, Gabriel García Márquez, Técnica de Pasacaballos, Soledad Román de Núñez, Soledad Acosta de Samper, sede principal; Antonio Nariño, Camilo Torres, Nuestra Señora de Fátima, y Clemente Manuel Zabala, entre otras.

“Este es un esfuerzo enorme de todas las comunidades educativas que, en cabeza de sus rectores, docentes, administrativos, le apuestan a garantizar el derecho a la educación bajo estrictos protocolos de bioseguridad”, indicó la secretaria de Educación.

Las tres modalidades

Para este nuevo regreso, en la ciudad se plantearon tres modalidades: alternancia, presencialidad plena y remota.

Según Bertha Isabel Bolaños, directora de Calidad Educativa, después de realizar estudios en las diferentes instituciones, lograron organizarlas dependiendo del aforo y la capacidad que cada sede educativa tiene.

“Por eso el diseño de los procesos del retorno a la presencialidad debe ser diferencial y único, por lo que en una institución se puede dar el caso de aulas con presencialidad plena y otras con presencialidad parcial. No es necesario unificar la forma de la prestación del servicio”, comentó Bolaños.

Siendo así las cosas, aquellos colegios que tienen presencialidad con alternancia, pueden hacerlo por días y horas, “siempre respetando la jornada laboral de los maestros. Todo esto debe pasar por el conocimiento de los gobiernos escolares, que podrán hacer acompañamiento y veeduría”, dijo.

Con relación a la presencialidad plena, serán 9 instituciones: Arroyo de Piedra – sede Pua; Arroyo de Piedra, sede Arroyo de las Canoas; José María Córdoba de Pasacaballo, sede Bajo del Tigre; IE de Leticia, sede El Recreo; IE de Leticia, sede principal; Colegio Naval de Manzanillo, sede principal; Concesión Escolar Bernardo Foergen, sede principal; Fundación Pies Descalzos, sede principal, y la IE Nuevo Bosque. Lea aquí: El regreso a clases en los colegios rurales de Cartagena

“Estas instituciones que tienen una presencialidad plena es porque los estudios arrojaban que cumplían con el aforo y con los espacios permitidos para hacerlo”, argumentó la secretaria de Educación, y añadió que: “La otra modalidad es la virtual o remota y es para 31 colegios que definitivamente no tienen la infraestructura y a las cuales se les están haciendo intervenciones”.

Protestaron

Mientras algunas instituciones celebraban ayer el tener a la mayoría de sus estudiantes en sus planteles educativos, los padres de familia de las instituciones educativas Juan José Nieto, en El Socorro, y María Reina, en La Esperanza, protestaron pidiéndole al Distrito garantías para este regreso a clases.

“No queremos que regresen porque no están dadas las condiciones. Los salones son muy pequeños, no hay ni gel, ni antibacterial, ni nada para el regreso”, comentó Ana Milena Acosta, miembro del consejo de padres de la IE Juan José Nieto.

Por su parte, Carlos Álvarez, participante del plantón en María Reina, indicó que: “Pasó un año y medio pero el Distrito no invirtió en la planta física de la institución. Hoy los muchachos están obligados a dar clases con humedad, calor, ocho baños para más de 500 estudiantes y sin elementos de bioseguridad. Nuestros hijos no van a ser carne de cañón”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS