Cartagena


De esta manera buscan erradicar la violencia con paz en Cartagena

Autoridades presentaron una hoja de ruta para alcanzar una paz duradera, derivada de un diálogo por la no repetición del conflicto con la ciudadanía.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

01 de octubre de 2021 12:00 AM

De la violencia histórica ningún colombiano ha escapado. Directa o indirectamente han sufrido por sus tentáculos. En Cartagena y sus corregimientos, durante el conflicto armado, hubo afectaciones a comunidades y organizaciones por cuenta de los actores de la guerra. (Lea aquí: Lanzan plan de choque contra la explotación sexual de menores en Cartagena)

La ciudad ha sido destino de diversos éxodos de seres humanos huyendo de la muerte por trochas. Incluso, en medio de la selva de cemento, la guerra urbana, la inseguridad y el crimen ejercieron sobre ellos una revictimización cuando creían estar seguros en las calles de pavimento.

La Comisión de la Verdad es una entidad del Estado que busca el esclarecimiento del conflicto y sus causas en pro de la construcción de una paz estable y duradera, creada en el marco del acuerdo final entre el Gobierno y las Farc en 2017.

En su cumplimiento de la promoción de derechos y convivencia dio apertura a un espacio donde se escuchó la voz de cerca 200 personas, entre ellas mujeres heterosexuales, lesbianas y trans, víctimas de violencias sexuales y violencias políticas; lideresas defensoras de derechos. Consejos comunitarios y organizaciones sociales de base que trabajan con comunidades afro, negras, raizales y palenqueras. Poblaciones que sufrieron afectaciones por parte de grupos armados ilegales y por el mismo Estado en el marco del conflicto armado interno.

200
representantes de las víctimas del vestigio de la violencia en Cartagena fueron escuchadas para construir el manifiesto.

Además, aunaron esfuerzos con universidades cuyas comunidades resultaron víctimas de desaparición, persecución, estigmatización, asesinatos selectivos y reclutamiento a estudiantes. Y comerciantes que sufrieron afectaciones en el marco del conflicto armado.

Toda esa conversación multidiversa fue insumo al acto protocolario realizado ayer en la plaza San Pedro Claver, presidido por la Comisión de la Verdad y la Alcaldía de Cartagena, donde se realizó un dialogo social por la no repetición: “Construyendo paz territorial en Cartagena”.

El espacio fue un sumario de la conversación multidiversa llevada a cabo durante tres meses con alrededor de 200 representantes de los sectores sociales de la ciudad. En esas mesas llamadas “Acuerdos de Paz para la No Repetición”, colectivos, minorías y sujetos que sufrieron los embates de la violencia entregaron sus recomendaciones en aras de la no repetición de dichas penurias.

Al evento asistieron funcionarios distritales, personajes públicos y representantes de las comunidades y organizaciones que enriquecieron el diálogo social.

La gran meta del manifiesto es la construcción de paz territorial integral, adaptativa, resiliente y duradera. Fin que se pretende conseguir a través de las recomendaciones encaminadas para evitar la reincidencia de los impactos y afectaciones que causó el conflicto armado en comunidades y decenas de familias que resultaron víctimas de acciones violentas por parte de grupos armados ilegales.

Estos espacios de escucha activa se dieron gracias a la articulación de la Comisión de la Verdad con la Administración Distrital de Cartagena, su alcalde William Dau, la Secretaría del Interior y la Escuela de Gobierno y Liderazgo Público, representantes institucionales comprometidos a estudiar las recomendaciones como insumos funcionales para establecer estrategias y políticas públicas encaminadas hacia la paz.

“Cartagena ha sido impactada durante años por dos flagelos: la corrupción y la violencia. El acto se realizó con el fin de escuchar historias y relatos de cómo se configuró el conflicto en la ciudad y cómo impactó a las personas. Es un espacio útil para salir de la espiral de la violencia y construir una Cartagena soñada: incluyente, participativa, democrática y transparente”, dijo Fidel García, director de la Escuela de Gobierno y Liderazgo.

Armonización y encuentro cultural

“Cuando se da paso a la verdad, la verdad te apodera y te empodera, y con ello, se abren los caminos hacia la reconciliación”, con esas palabras inició el espacio. Discurso de apertura proclamado por Bani Amaya Salas, subdirectora la Asociación de Mujeres Espejo de Cartagena, quienes trabajan con las mujeres víctimas del conflicto armado, especialmente de la violencia sexual, y todo tipo de violencia por el simple hecho de ser mujer.

“Este escenario permitirá una incidencia política frente a la violencia en nuestro territorio. El manifiesto es un pacto de compromiso que esperamos que se firme y con este se cumpla el sueño de ver materializado, en Cartagena y el país, una paz real y palpable”, expresó Rosiris Murillo Morelo, miembro de las Mujeres Espejo.

Un acto de armonización con flores y otros elementos energéticos acompañó el inicio del evento donde se entregó el Manifiesto capítulo Cartagena y se presentaron los tópicos y requerimientos útiles para que las instituciones mitiguen la persistencia de la violencia en la ciudad.
  NOTICIAS RECOMENDADAS