De los 1.391 casos de dengue en Bolívar, Cartagena tiene 664

18 de agosto de 2019 10:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La lucha contra enfermedades trasmitidas por mosquitos, como el caso del dengue, el chicungunya y el zika, es una de las prioridades de la Cruz Roja. Así lo revelaron representantes de la institución tras un encuentro que se hizo en Cartagena, en el que participaron los presidentes de las sociedades nacionales de la Cruz Roja en Nicaragua, República Dominicana, Honduras, El Salvador y Colombia.

Escogieron Cartagena para hablar de los resultados y experiencias con el proyecto CAZ, que busca coordinar acciones con las comunidades en la lucha contra el zika.

Así lo dejó ver la cartagenera Judith Carvajal de Álvarez, presidenta en Colombia de la Cruz Roja. “Este proyecto consiste en el trabajo de preparación previa con voluntarios y líderes comunitarios, que van a las comunidades y enseñan cómo prevenir picaduras del mosquito del zika, que produce enfermedad en madres gestantes y genera a niños la microcefalia. Se les dice a las madres cómo deben actuar para prevenir picaduras, cómo usar toldillos, tapar tanques con agua, prevención y también atención psicosocial con ellas”, explicó Carvajal.

Esta explicó que el proyecto tiene cuatro pilares, como lo son el control vectorial, vigilancia basada en la comunidad, participación comunitaria y apoyo psicosocial en el zika en aquellas madres que han sido picadas por el mosquito y los niños nacen con microcefalia.

“Somos ayudados por Salud Pública, por el Ministerio, y aportan a la parte económica por ser un proyecto oneroso. Queremos llegar a todas las partes del país, porque sabemos que todavía no hemos desterrado este mosquito. La enfermedad sigue y debemos seguir previniendo. Estamos comprometidos a seguir con el proyecto en los cinco países”, señaló Judith Carvajal.

Juvenal Francisco Moreno Carillo, director ejecutivo de la Cruz Roja colombiana, añadió que estas enfermedades transmitidas por mosquitos no tienen tratamiento ni vacuna, de tal manera que el mejor control es la prevención. “Y la prevención es trabajar con las comunidades para control vectorial, que es controlar que el mosquito crezca y que esté trasmitiendo las enfermedades. Colombia trabaja en nueve departamentos, los más afectado por estas enfermedades. Implementamos herramientas como realidad virtual, de una manera que llamamos obitrampas, que es una manera de identificar cuáles son los mosquitos y cómo se reproducen en las casas. Así podemos hacer identificación de dónde están reproduciéndose los mosquitos, poderlos controlar y disminuir la transmisión de estas enfermedades. Se hacen actividades con funcionarios y sobre todo con voluntarios de la Cruz Roja en los distintos departamentos”, explicó.

Moreno Carrillo se refirió puntualmente al trabajo contra el dengue, dejando ver que, hasta el 3 de agosto, se reportaron 75 mil casos de dengue en Colombia. “Esa cifra está por encima del canal regular del dengue y pudiera estar poniéndonos ad portas de una situación de enfermedad muy grande en Colombia. En Bolívar tenemos reportes de 1.391 casos en todo el departamento (1,85% de los casos reportados en el país); y Cartagena tiene 664 casos (0,88% de casos del país y el 47,7% de los casos en Bolívar). Son cifras para entender que hay que trabajar bastante en prevención y evitar circunstancias más grandes. Son cifras para entender que el dengue hay que controlarlo y trabajar mucho más en la prevención, pues vemos que puede tener una presentación benigna, pero también una con signos graves que pueden llevar a la muerte”, dijo Moreno, quien destacó la importancia de empoderar a la comunidad en el conocimiento de estas enfermedades transmitidas por vectores para prevenirlas.

El impacto

Walter Cottes, director regional de la Federación para Las Américas de la Cruz Roja (desde Norteamérica hasta el sur y el Caribe), destacó la labor con el proyecto CAZ, indicando que ha tenido un gran impacto.

“Hay que destacar que la reunión nos ha dado valor de agregación, pues hemos llegado a 430 mil personas directamente y a unos 10 millones de personas indirectamente en los cinco países, pero tenemos proyectos similares en el Caribe, donde tenemos menor población pero logramos un impacto de 270 mil personas directos y cerca de un millón 750 mil indirectas. Así que hemos hecho un impacto regional muy grande, que atiende 18 países de manera muy concreta, además de lo que hacemos en los 35 países de la región”, señaló.

Dijo que tras la reunión en Cartagena, quedaron con varios compromisos, como seguir atendiendo emergencias graves causadas por vectores y enfermedades causadas a raíz del mal manejo del agua y saneamiento en la región. También fortalecer la capacidad y alianzas con sistemas de salud regionales de cada país, y seguir trabajando con las comunidades, buscando socios y aliados.

“Hemos declarado emergencia grave en cinco países. Estamos haciendo unas alocaciones, asignando fondos del fondo de emergencia de la federación internacional en cinco países de Centroamérica y al paso que vamos en Colombia es muy posible que tengamos que hacer un llamado al fondo de emergencia, dada la situación del país, y por el éxito del proyecto zika, sé que las autoridades colombianas estarían muy contentas, pues son fondos que podrían llegar a 200 o 300 mil dólares inicialmente. Tenemos que buscar más fondos para hacer un programa a más largo plazo. Tenemos que tener una labor de varios años para lograr cambios estructurales, de comportamiento y cultura.

“A esto hay que agregar que los efectos adversos del cambio climático están haciendo que temperaturas que estaban en unas cotas de altura específica están empezando a elevarse en cotas más altas. Zonas que no facilitaban la presencia del mosquito porque eran a más de 1.500 metros del nivel del mar, ahora su temperatura se ha elevado y eso facilita la presencia del mosquito, de los vectores. Eso le pasa a Colombia y a todo el continente y pueden aumentar las personas expuestas a estas epidemias. Hay que ponerse a hacer una tarea fuerte en toda la región”.

Coni Silva Martínez es coordinadora del proyecto CAZ de la Cruz Roja en Nicaragua, que lucha contra el zika. Ella asistió a la reunión en Cartagena. “El evento me parece importante porque está en la recta de un proceso de 3 años. Es importante lo que ha hecho cada uno y el impacto. Sobre todo compartir las experiencias y que se pueda aprender de las experiencias de unos y otros. Cada uno hace iniciativas distintas para llevar el mensaje a los distintos grupos. Eso permite aprender para que nuevos procesos se hagan de mejor forma. Sobre todo en temas de reproducción de vectores, donde todos los países en Latinoamérica somos endémicos de este vector y es una enfermedad que prevalece”, dijo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS