Cartagena


Denuncian oleada de robos en la Institución Educativa Antonia Santos

Las directivas de la institución denuncian los recurrentes robos en la sede Juan Salvador Gaviota. Ya hurtaron dos televisores en los últimos días.

Dos televisores, una escalera metálica, una mesa y unos tubos de cobre es el motín que los dueños de lo ajeno han recolectado de la Institución Educativa Antonia Santos. Los directivos denuncian que la sede Juan Salvador Gaviota ha sido víctima de los hurtos de manera constante y necesitan ayuda por parte de las autoridades.

Carmen Castro de Guzmán, rectora del colegio que se encuentra ubicado en el barrio El Espinal, explicó cómo se han venido dando los hurtos. Lo que cuenta es que los robos se vienen presentando desde hace tres meses y en el último tiempo se intensificó. Lea aquí: Dumek vuelve a apuntarle a las tarifas de energía “justas” en el Caribe

“Se han venido presentando robos continuos en la institución. La semana antepasada hubo un robo, donde partieron la malla del lado principal de la institución y sustrajeron un televisor de uno de los salones. También se llevaron una mesa y cortaron algunos tubos de cobre de uno de los aires”.

Denuncian oleada de robos en la Institución Educativa Antonia Santos

Explican que este viernes, en horas de la mañana, llegaron por primera vez en el año a la sede y se encontraron con otro robo. En la revisión que hicieron notaron que el candado de un salón fue forzado y el televisor que estaba para el recurso educativo de los niños ya no está. El vigilante no entiende cómo desapareció si estaba con candado. Lea aquí: Revocan decreto que delegaba funciones sobre la bahía al EPA Cartagena

Además de la seguridad del personal, preocupa que recursos pedagógicos están siendo desmantelados y están violentando los derechos de los niños al sustraer los recursos.

Al mismo tiempo, Alfonso Cassiani, rector de la institución, afirma que denunciaron la situación, pero siguen sin recibir ayuda. “No es posible que hayamos denunciado las falencias que tenemos con el cuerpo de vigilantes que nos han asignado y nadie haya hecho nada. Nos hemos quejado por escrito, diciendo que algo así podía pasar y no tomaron ninguna medida”.

Además de los problemas de seguridad, el estado de la estructura del colegio es malo. Varios sectores de la construcción se han deteriorado con el tiempo y requieren reparación.

Finalmente, los directivos consideran que es necesario un cambio en el servicio de vigilancia que reciben en la sede. Afirman que el actual es deficiente y la Secretaría de Educación, junto a los demás entes de control, deben poner la lupa sobre la sede para mejorar la estructura y la guardia.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS